TDAH

Cómo se comportan los niños con TDAH

4 minutos

¿En qué no les cuesta concentrarse? ¿Cómo planifican y organizan sus tareas?… Así se comportan los niños con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

También te puede interesar: Se abre una línea para reducir la medicación del TDAH
hiperactividad

Los niños con TDAH pueden tener dificultades en su vida cotidiana en un abanico bastante amplia de tareas y procesos psicológicos, aunque dependerán de la edad, ya que las dificultades no serán las mismas en la etapa infantil que en la adolescencia o en la edad adulta. En líneas generales, estas son, según el psicólogo Rafael Guerrero, algunas de las dificultades con las que pueden encontrarse a lo largo de su vida:

Concentración

Los niños con TDAH suelen mantener una buena concentración en tareas que les resultan gratificantes y excitantes, como por ejemplo, los videojuegos, las películas y el deporte. En cambio, se descentran muy fácilmente ante tareas rutinarias, aburridas y con poca emoción. Por ello es imprescindible presentar las actividades, especialmente las escolares, de la manera más motivadora y dinámica posible.

Planificación y organización de tareas

Los niños con TDAH tienen dificultades en el establecimiento de metas conscientes a corto, medio y largo plazo. Son niños que viven en el presente y por eso les cuesta mucho hacer predicciones sobre el futuro o bien planificar alguna tarea que no sea del momento presente. Esta dificultad les causa muchos problemas, sobre todo en el entorno escolar, donde se exige una gran capacidad de planificación, especialmente a partir de secundaria. Por ello es muy importante que tanto los padres como los profesores les ayuden a establecer metas a corto plazo, y también que lleven un buen seguimiento del niño para confirmar que los objetivos se están cumpliendo.

Autocontrol: inhibición de pensamientos y conductas

Los niños con TDAH tienen grandes dificultades para regularse a sí mismos emocional y conductualmente hablando. Por ejemplo, les cuesta mucho esperar el turno de palabra, guardar la cola, administrar la paga semanal, etc. Suelen tener una menor activación de los centros inhibitorios, lo que les hace actuar de modo más impulsivo, tanto cognitiva como conductualmente. En el colegio es muy común que lean la primera frase del del enunciado y no terminen de leerlo entero, lo que les causa dificultades a la hora de hacer correctamente los ejercicios.

Memoria operativa

La memoria operativa es un tipo de memoria que nos permite guardar información durante unos segundos para realizar algún tipo de operación. Este tipo de memoria, también llamada de trabajo, se diferencia de la memoria a corto plazomemoria (MCP) en que esta última sirve sólo para almacenar datos (por ejemplo, retener una matrícula de un coche), mientras que la memoria operativa utiliza esos datos para realizar una operación mental. Los niños con TDAH suelen tener grandes dificultades en la correcta utilización de su memoria operativa. Suelen ser muy olvidadizos y tienen una capacidad de memoria de trabajo muy baja y débil, entre otras cosas debido a su constante cambio de foco de atención.

Reconocimiento e identificación de emociones

Los chicos con TDAH suelen tener dificultades en el reconocimiento de las emociones, tanto las suyas como las de las personas con las que se relacionan. A veces les cuesta diferenciar una emoción de otra, lo cual les cuesta diferenciar una emoción de otra, lo cual les lleva a malinterpretar ideas o emociones de los demás. Es relativamente frecuente ver como niños con TDAH sufren explosiones de rabia o bien sentimientos de tristeza sin que tengan una explicación clara de lo que les pasa y por qué les pasa. En ocasiones pueden llegar a mostrarse agresivos, sobre todo en el TDAH con presentación impulsiva, siendo esto un síntoma de que el pequeño está sufriendo y no es capaz de hacerse con las riendas de su vida.

Control interno del tiempo

Las personas tenemos un reloj biológico interno que nos hace saber aproximadamente la hora que es y también nos permite calcular el tiempo que podemos invertir en realizar una tarea. En cambio, los niños con TDAH no tienen un manejo adecuado del tiempo. Suelen subestimar lo que van a tardar en hacer una tarea. Cuando llegan a casa con los deberes, se piensan que en diez minutos los van a terminar. Por eso quieren dejarlo todo para el final de la tarde, porque creen que en pocos minutos lo tendrán acabado. Tampoco tienen una noción aproximada del momento del día en el que están o del día de la semana que es.

Fuente: Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (Ed. Libros Cúpula). Rafael Guerrero

Carta abierta de unos niños con TDAH a sus profesores...¿Cómo te sentirías tú?

00:00

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS