Efectos del 'bullying'

Consecuencias del acoso escolar en la víctima y el acosador

Quizá a veces no somos conscientes de las múltiples y graves secuelas que pueden vivir en el futuro los niños que sufren acoso escolar. Y es que, es un problema que además de ir en aumento, tiene efectos negativos a corto y a largo plazo, tanto para la víctima, como para el agresor y para la “masa silenciosa” que es testigo de ello. Veamos aquí las consecuencias.

acoso escolar
Fuente: iStock

Hemos hablado ya de lo que es el bullying y de los tipos que existen, también de las causas que pueden generarlo. En esta ocasión tratamos un tema tan importante como los anteriores: las consecuencias que provoca este fenómeno.

Los efectos que puede derivar una situación de acoso escolar pueden ser bastante graves y dejar secuelas durante el resto de la vida. Además, aunque fundamentalmente se dan en la víctima, también las tiene el acosador y de forma indirecta también las personas que han sido testigos del problema.

 

Consecuencias para la víctima

acoso escolar
Fuente: iStock

Es fundamental que conozcamos las consecuencias que pueden aparecer en las personas que viven esta tesitura. Tanto para prevenirla, como para tratarla en caso de que sea necesario.

Algo que debemos tener en cuenta es que las secuelas pueden ser de muy diversa índole y van a tener más o menos notoriedad según la propia forma que tenga la víctima de sobrellevar y superar el maltrato. Estas son las más comunes:

  • Baja autoestima.
  • Trastornos emocionales.
  • Menor rendimiento académico y fracaso o abandono escolar.
  • Alteraciones de la conducta (aislamiento social, timidez).
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Periodos de estrés breves o continuos.
  • Dificultad para conciliar el sueño o tener pesadillas.
  • Deseos de venganza.
  • Manifestaciones neuróticas y de ira.
  • Desconfianza en las personas.
  • Dificultad para establecer relaciones interpersonales (sociales y familiares).
  • Trastornos psicosomáticos.
  • Problemas de socialización y en el futuro laboral.
  • Pensamientos destructivos, y en el peor de los casos, suicidas.

Consecuencias en el agresor

Es cierto que los agresores no se llevarán de esta situación un sufrimiento directo tanto como sí lo hacen las víctimas. Pero tal y como indican algunos estudios, la actitud de estos acosadores escolares podría derivar en conductas delictivas en el futuro.

En el momento de cometer las agresiones, la forma de actuar del acosador es autoritaria y violenta por lo que esto también dificulta su convivencia con los demás niños. Se comporta de manera impulsiva e intolerante y necesita siempre imponerse mediante la amenaza, la fuerza y las discusiones. Además, suele exteriorizar continuamente esa autoridad de forma exagerada.

Es común, también, aunque resulte paradójico, que la mayoría de acosadores tenga la aprobación e, incluso, la admiración de su entorno, y este supuesto “éxito” es el que precisamente le hace reforzar las conductas de intimidación hacia sus víctimas. ¿Qué ocurre con esto? Que se potencian esos patrones característicos de su comportamiento que hemos ido nombrando tales como los siguientes:

  • Ausencia de autocontrol.
  • Actitud violenta.
  • Muestras de autoridad exageradas.
  • Relaciones familiares y sociales problemáticas.
  • Uso de la fuerza y la amenaza.
  • Fracaso escolar.

Consecuencias para la “masa silenciosa”

Además de víctima y agresor, ese conjunto de espectadores que es testigo del problema y que mantiene una actitud pasiva, al final también sufre de algún modo las consecuencias, aunque estas no sean tan evidentes.

Estos niños pueden acabar teniendo el convencimiento de que no merece la pena construir relaciones positivas y que es mejor no hacer nada cuando se presenta una injusticia. Con ello acaban desarrollando una personalidad temerosa, caracterizada por la ausencia de valores como la tolerancia, el esfuerzo o la superación.

También te puede interesar:
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo