Acoso Escolar

Covid-19 y nuevo tipo de bullying: acoso, señalamiento y rumores de “positivos”

La COVID-19 ha cambiado por completo nuestras vidas y ha alterado también el día a día de los más pequeños en las aulas. De hecho, se ha observado que se está produciendo un nuevo tipo de acoso escolar o bullying relacionado con el virus y está en nuestra mano evitarlo.

Con motivo del Día Mundial de los Docentes que se celebra cada 5 de octubre, Totto y Gestionado Hijos han organizado una entrega de los primeros Reconocimientos “Dilo Todo Contra el Bullying” en la que se destacan las entidades -incluyendo entre otros alumnos, colegios, e instituciones- con mejores prácticas para sensibilizar y actuar contra el bullying.

Este evento ha contado también con la intervención de Carmen Cabestany, presidenta de la Asociación No al Acoso Escolar y docente, que ha hablado de una realidad que se está produciendo y que estamos a tiempo de frenar: la aparición de un nuevo tipo de bullying relacionado con la COVID-19, es decir, la exclusión, el señalamiento y los rumores de “positivos”.

¿Puede convertirse el COVID-19 en un caldo de cultivo para el bullying?

Cabestany ha explicado cómo ayudar a evitar que la COVID-19 se convierta en el caldo de cultivo para el bullying. Ella ha trabajado una guía de conductas para ayudar a familias y docentes a evitar que la pandemia genere ese caldo de cultivo y tener un nuevo bullying escolar: el señalamiento a niños por haber padecido la enfermedad o por tener familiares que han dado positivo, los rumores de “positivos” que llevan a la exclusión, la burla y la marginación de compañeros, etc.

En ocasiones, el miedo del propio niño, lo que oye en casa y también la actitud o comentarios de los docentes pueden fomentar e incrementar ese bullying asociado al coronavirus, por eso, para evitarlo, la docente ha elaborado la siguiente guía de conductas:

-Mantener, en la medida de lo posible, la normalidad en casa: los niños lo necesitan. Todos los días están oyendo hablar del virus en todos sitios, por eso es necesario apartarles un poco de eso.

-Aleja a tus hijos de noticias catastrofistas para evitar que entren en pánico: su día a día y su vida ha cambiado mucho, intentemos hacer que todo esto lo lleven de la mejor manera posible.

-Explícales que el índice de contagio entre niños y adolescentes es bajo: para Cabestany es importante informar a los niños y no infundirles más preocupación o miedo. Informarles de que ante un posible contagio es más habitual que ellos lo pasen de forma leve es importante.

-No muestres miedo ni discrimines en su presencia a nadie que haya enfermado. Aunque parezca que no oyen o no se enteran son como radares: a veces, los adultos adoptamos actitudes o hacemos comentarios que suponen un rechazo hacia personas que hayan padecido o padezcan COVID, comentarios que infunden miedo o que señalan a esas personas. Lo hacemos por miedo o preocupación, pero no somos conscientes de que nuestros hijos nos toman como modelo y nuestras formas de actuar repercuten en cómo lo harán ellos y cómo tratarán a las personas que les rodean.

-Refuerza que no se burlen ni ridiculicen a nadie por tener síntomas aparentes: un simple estornudo de un compañero de clase o una tos puede servir para que algunos niños aprovechen para acusarle de estar enfermo y fomentar que el resto de compañeros le den de lado, le excluyan y se convierta en blanco del acoso escolar. En casa debemos concienciar a los peques de que estos comentarios no se pueden hacer y para ello debemos dar ejemplo y no hablar de nadie que padezca la enfermedad como si fuera un “apestado”.

-Insistir en que no señalen ni marginen a un compañero si él o alguien de su familia ha sufrido la enfermedad: cuando un niño ha estado un tiempo sin ir a clase porque ha estado enfermo o porque alguien de su familia ha padecido la COVID-19, puede producirse un rechazo por parte de sus compañeros cuando el pequeño se incorpora de nuevo. Desde casa debemos trabajar para que no se produzcan estas actitudes y hacerles ver que acosar y discriminar a un compañero por algo así está mal y hace mucho daño.

-Enseña a tus hijos a empatizar con el dolor del prójimo como les gustaría -y te gustaría- que hicieran los demás con ellos mismos. Tratar a los demás como nos gusta que nos traten, partir de ese sencillo pero eficaz consejo es muy importante. Cuando se meten con nosotros nos hacen daño y no nos gusta, lo mismo les sucede a los demás.

Consejos para que los profesores apliquen en el aula

Carmen Cabestany también ha querido dar una serie de consejos para que los profesores apliquen en los colegios, ya que recuerda que los niños están sometidos a mucho estrés, muchos cambios y todo esto podría revertir sobre algún compañero porque no lo saben gestionar, por eso anima a los docentes a:  

-Utilizar estrategias que tengan que ver con lo emocional, como por ejemplo poner música en el aula o hacer relajaciones.

-Aportar positividad y sentido del humor.

-Planificar alguna excursión a algún espacio abierto en la naturaleza, si se puede y si no se puede que ellos organicen cómo sería esa excursión cuando puedan hacerla, involucrarles en la búsqueda del lugar, en mirar qué actividad podría hacerse allí, etc. Es una forma de animarles a pensar en el futuro con optimismo.

-Fomentar que los alumnos se escriban cartas de apoyo o de ánimo y leerlas en clase, que cada alumno organice alguna sorpresa para sus compañeros sin que nadie quede sin ella, siempre orientando esas actividades a cumplir con las normas sanitarias de prevención.

Continúa leyendo