Educación del niño

Creatividad, pensamiento crítico y valores en niños

La creatividad, el pensamiento crítico y los valores son habilidades indispensables en la adolescencia y en la etapa adulta. Pero, ¿cómo podemos enseñárselos a nuestros hijos?

La creatividad, el pensamiento crítico y los valores son habilidades que tienen gran impacto en todos los ámbitos de la vida del ser humano. Por ello, es recomendable que estos tres elementos formen parte del desarrollo y educación de tu hijo desde bien pequeño.

Pensamiento crítico en niños
Foto: Istock

Sin embargo, a pesar de ser tan importantes, estos elementos no se potencian en las escuelas, incluso a veces ni se abordan. Podemos decir que son grandes olvidados desde el punto de vista educativo. 

Junto con la Inteligencia Emocional, representan una parte importante del desarrollo del ser humano, y sin embargo, no se enseñan en las escuelas. Tener conciencia de su importancia y sobre todo, de que actualmente solo los podemos fomentar mayormente desde el hogar, nos hará poner el énfasis en ellas y promover acciones, juegos, o conversaciones que las favorezcan.

Así que los padres tenemos una gran labor al respecto. Si quieres que tu hijo se convierta en una persona buena, cívica y respetuosa, es necesario que le ayudes a despertar su creatividad, le ayudes a entrenar su pensamiento crítico y fomentes en él los valores adecuados.

Qué es la creatividad y cómo puedes despertarla en tu hijo

La creatividad es la capacidad de crear y de generar ideas nuevas. Una persona creativa tiene la capacidad de solucionar problemas de maneras distintas y de transformar el entorno. Asimismo, una persona creativa suele tener autoconfianza, imaginación, intuición y sensibilidad perceptiva, y suele mostrar curiosidad y entusiasmo.

Cuando pensamos en la creatividad a menudo la asociamos a actividades artísticas, que por supuesto también son creativas, pero va mucho más allá. Ser creativo es ser capaz de imaginar, de soñar, ser libre para pensar cualquier cosa, imaginar un futuro distinto, sentirse capaz de hacer cosas diferentes y buscar alternativas a lo establecido. 

Ser creativo es poner tu sensibilidad en valor, prestar atención a los sentimientos y expresarlos de una manera positiva. Es ganar autoconocimiento, estar abierto a explorar y conocer nuevas experiencias. Explorar la creatividad es abrir una puerta inmensa a lo más tierno y bello del ser humano.

“El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender.”, Albert Einstein.

De hecho, los niños ya son curiosos por naturaleza, por eso tienen mucha imaginación y les gusta salirse de la rutina. En este sentido, quizás baste con que no dejes que la creatividad de tu hijo se apague.

No obstante, también puedes despertar su creatividad favoreciendo que tenga tiempo libre para pensar, incluso para aburrirse. Por otra parte, algunas actividades también te pueden ayudar a fomentar la creatividad de tu hijo, como las relacionadas con el arte (clases de pintura, música, baile o teatro).

Qué es el pensamiento crítico y cómo puedes fomentarlo en tu hijo

Qué es el pensamiento crítico en los niños
Foto: Istock

El pensamiento crítico es la capacidad de pensar de forma diferente y original. En general, tendemos a buscar soluciones sin reflexionar sobre cuál es el problema de fondo. Por el contrario, una persona que piensa de manera crítica sabe analizar los problemas y encontrar soluciones alternativas, dejando de lado las ideas preconcebidas. Esta capacidad es útil en todas las áreas de la vida de la persona.

Vivimos en una sociedad que no quiere que pensemos. Si pensamos, corremos el riesgo de disentir. De ser diferentes, de cuestionarnos las cosas. Se busca promover la uniformidad y la planicie de pensamiento. Pero el desarrollo del ser humano proviene justamente de lo contrario: ningún descubrimiento se produjo sin un pensamiento original, sin una pregunta o sin imaginación. 

Si quieres que tu hijo sea capaz de razonar por sí mismo y no creer todo lo que escucha o lee, deberás enseñarle a tener pensamiento crítico. Anímale a cuestionarse lo establecido, a abrir su mente a otras posibilidades y a buscar otros puntos de vista o soluciones diferentes. Con esta finalidad, podéis comentar juntos las noticias, generar debate y argumentar cada punto de vista.

Qué son los valores y cómo puedes inculcarlos en tu hijo

Los valores son aquellas convicciones que guían nuestra conducta. Todos tenemos nuestro propio sistema de valores en torno al cual giran todos nuestros comportamientos. En esta línea, si actuamos conforme nos dictan nuestros propios valores, con coherencia, sentimos que vivimos con integridad.

“Tus valores definen quién eres realmente. Tu identidad real es la suma de tus valores.”, Assegid Habtewold.

La familia tiene un gran poder educativo en el terreno de los valores. Es por ello que, si en casa fomentas que tu hijo perciba una serie de valores determinados, como el respeto, la responsabilidad o la prudencia, poco a poco él mismo los irá integrando. También puedes comentar con tu hijo determinadas conductas (propias y de otras personas) y sus consecuencias, para guiarle en su desarrollo y que aprenda los valores fundamentales.

Como conclusión, es necesario que desde tu propio hogar abordes la educación de tu hijo de manera integral. Por ello, no debes ceñirte solo a lo académico, sino que también debes educarle en otros elementos importantes, como enseñarle valores, despertar su creatividad y entrenar su pensamiento crítico.

Úrsula Perona

Úrsula Perona

Úrsula Perona es psicóloga infanto juvenil y mamá de 3 hijos. Lleva más de 15 años tratando a pacientes de todo el mundo, estando especializada en psicopatología en infancia y adolescencia. El asesoramiento a padres es otra de sus pasiones, pues concede especial atención a la impronta que los padres dejan en los hijos. Es colaboradora habitual en medios de comunicación nacionales de prensa y televisión. Docente universitaria, traslada su experiencia en el campo clínica a los estudiantes de psicología de la Universidad Católica de Murcia. Ha escrito dos libros de divulgación para padres: 'Hijos de Alta Demanda,' y 'Niños altamente sensibles'.

Continúa leyendo