Salud mental infantil

Debes cuidar la salud mental de tu hijo tanto como cuidas su salud física

Los padres nos preocupamos en exceso por la salud física de nuestro hijo, pero, a menudo, nos olvidamos de una igual de importante: la salud mental. Es esencial que no la descuides, ni en la infancia.

salud mental
Fuente: iStock

“Eso que te pasa no es absolutamente nada”; “Yo a tu edad no tenía tantas tonterías en la cabeza”. ¿Te suenan estas expresiones? Seguro que, de manera automática, se te ha escapado alguna que iba dirigida a tu hijo, aunque desde Ser Padres siempre hemos recordado la importancia de validar cualquier emoción que sientan.

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental queremos incidir en ello: en la importancia de no pasar por alto cualquier cosa que le pase al pequeño. En la importancia de cuidar su salud mental tanto como nos preocupamos por su salud física, pues es igual de importante. ¿Por qué? No han sido pocos los artículos en los que hemos hablado de ello, pero por si se te ha olvidado, vamos a volver a recordarlo.

La mayoría de las enfermedades mentales surgen por brotes

Uno de los últimos informes presentados por UNICEF alerta de que el suicidio esa día de hoy la quinta causa de muerte entre adolescentes de 10 a 19 años. De hecho, va un paso más allá asegurando de en esa franja de edad, uno de cada siete chicos tiene un problema de salud mental diagnosticado. Casi la mitad de estos casos están relacionados con la depresión y la ansiedad.

Y las cifras desastrosas no se acaban ahí: se calcula que, cada año, cerca de 46.000 adolescentes se suicidan en todo el mundo, convirtiendo a esta causa en una de las principales de muerte entre los más jóvenes.

El mismo estudio de UNICEF asegura, a su vez, que antes de la pandemia la población más joven ya sufría problemas de salud mental, pero que desde que la COVID está en nuestras vidas, se ha dejado al descubierto el alcance de esta problemática.

Y no hace falta irse muy lejos para averiguarlo: el pasado mes de junio, la Asociación Española de Pediatría lanzaba una nota de prensa en la que aseguraba que, desde el otoño de 2020, las urgencias psiquiátricas infantiles se habían duplicado. “En los servicios de pediatría de atención primaria y en las derivaciones a salud mental se ha observado un repunte de las consultas por ansiedad, síntomas de tipo obsesivo-compulsivo, depresión, autolesiones y somatizaciones”, aseguraba Azucena Díez, presidente de la Sociedad de Pisquiatría Infantil. Además, apuntaba también que los trastornos de la conducta alimentaria son, desde que diera comienzo la pandemia, más graves.

“Los niños de hoy serán los adultos de mañana”

A propósito de estos datos  tan alarmantes, desde Ser Padres decidimos ponernos en contacto con Díez, quien nos aseguró que es más importante que nunca no descuidar la salud mental de los más pequeños de la casa. “Debemos recordar que los niños y adolescentes de hoy, son los adultos españoles de las próximas décadas”, apuntillaba.

¿Por qué decía esto? Porque, tal y como ella misma nos contó, la mayoría de las enfermedades mentales (como la depresión y la ansiedad, dos de las más diagnosticadas) suelen cursar en brotes y, además, suelen desencadenarse, entre otros, por una influencia importante de los factores ambientales que vive el niño (la pandemia podría ser la excusa perfecta para sufrir alguna de estas enfermedades). “Es de esperar que el niño que ha tenido un trastorno depresivo en la infancia, lo tenga otra vez en algún momento de su vida y, de hecho, sea más vulnerable que el resto a cualquier factor vital estresante”.

¿Cómo cuidar la salud mental de tu hijo?

Llegados a este punto, probablemente estés pensando cómo puedes ayudar a tu hijo a cuidar su salud mental. Pues bien, en primer lugar, es imprescindible que valides todas sus emociones y que te olvides de frases como las que comentábamos al inicio de este párrafo: el pequeño es libre de sentir cualquier emoción y tú debes apoyarle, no restarle importancia.

Otros consejos son:

  • Vigila la calidad de su sueño: “La restricción del sueño actúa como un estresor neurobiológico que afecta a los provesos que regulan el estado de ánimo por múltiples vías”, asegura Robert Cilveti, pediatra y psicólogo clínico en AdSalutem Instituto del Sueño. Si los peques están en estado de hiperalerta por algo que les resulta amenazante, probablemente no puedan llegar al estado de relajación necesario para conciliar el sueño como deberían. O tendrán muchos despertares nocturnos.
  • Intenta que hagan ejercicio físico: está demostrado que la práctica de deporte ayuda a liberar la hormona de la felicidad y sume en un estado de relajación perfecto para dormir bien.
  • Su dieta ha de ser saludable y equilibrada
  • Pasa tiempo de calidad con ellos para mejorar su desarrollo emocional
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo