Tecnología

EdTech o plataformas tecnológicas para aprender jugando: ¿qué son y por qué tienen tanto éxito?

La tecnología educativa es el presente y el futuro de las aulas y permite que los niños y niñas no sean solo receptores de información sino que se conviertan en los protagonistas de su propio aprendizaje a través de las aplicaciones y lo que pretende consolidar la Inteligencia Artificial.

niño envuelto en la realidad virtual
Fuente: iStock

No es la primera vez que hablamos de las ventajas de la tecnología en la educación. Ccada vez son más los maestros que se inclinan por adaptar las aulas y la enseñanza a la tecnología educativa porque facilita en gran medida el aprendizaje y el rendimiento de los y las alumnas.

Para la directora del departamento de Nuevos Servicios de la empresa Telecoming, Raquel Conde, “la tecnología educativa aporta metodologías interactivas que complementan la labor del docente, no sustituyen su papel”. La gran ventaja es que los alumnos ya no son únicamente receptores de información sino que se convierten en los “protagonistas de su propio aprendizaje”.

Esta forma de aprender tan dinámica y casi divertida, facilita que los niños y niñas retengan los contenidos y los conceptos. Además, está en continuo crecimiento y a punto de dar paso a la Inteligencia Artificial (IA) en la Realidad Virtual y Aumentada, lo que promete llevar a otro nivel al sistema educativo.

“Nuestros hijos van a tener la oportunidad de aprender de forma diferente porque tanto el EdTech como el Edutainment cambian el enfoque tradicional de la educación” asegura Conde. Los hijos de la sociedad hiperconectada en la que vivimos, serán los grandes beneficiarios de este modelo de aprendizaje.

Aprender jugando con la tecnología

La tecnología no solo transforma el proceso de aprendizaje sino que también tiene un impacto en la labor del docente, al que le aparece un gran aliado: las aplicaciones digitales. Los dispositivos electrónicos ya son el soporte perfecto para que el profesorado vuelva atractivo al aprendizaje y potencie las habilidades de los estudiantes.

El EdTech al que se refiere Conde o la tecnología educativa, favorece la adquisición de otros recursos que enriquecen el proceso educativo de forma transversal: las habilidades blandas o o soft skills que en la comunidad docente son cada vez más apreciadas.

En este contexto tecnológico, el tiempo de ocio es ahora tiempo para el aprendizaje también cuando los juegos se convierten en propuestas educativas

Edutainment: Educación y entretenimiento

La educación y el entretenimiento ahora van de la mano gracias al Edutainment, que nace para fomentar la motivación en el proceso de aprendizaje y ofrecer elementos que permitan que los niños y niñas se diviertan mientras aprenden.

Los niños usan el teléfono móvil para divertirse y las aplicaciones son la manera perfecta de atraerles para que aprendan y mejoren sus habilidades. ¿Sabías que los estímulos audiovisuales contribuyen a mejorar la memoria y la retención de la información? Por esta razón, los formatos de vídeo se consideran entre los más útiles y populares para fines educativos y de entretenimiento.

El reto principal de la EdTech: la ciberseguridad

El punto de mira de los desarrolladores tecnológicos ahora está en las aplicaciones de EdTech para que a través de videojuegos, web o aplicaciones, la tecnología se centre en los procesos de aprendizaje, de niños pero también de los adultos, ofreciendo contenido educativo de calidad a través del entretenimiento digital.

“Si el contenido no cumple las expectativas del público infantil, la consecuencia inmediata es la pérdida de atención”. Los niños reconocen rápida y fácilmente el contenido que responde a sus necesidades. En este segmento de audiencia, las tecnológicas tienen el gran reto de generar una experiencia memorable si quieren ganarse la lealtad de sus pequeños usuarios, que son, al mismo tiempo, los mejores consumidores y los mayores influencers en la decisión de compra de sus padres.

Eso sí, para ganarse a padres y madres, las EdTech tienen que hacer frente al problema de la ciberseguridad. Las tecnologías son un campo aún nuevo y hay generaciones que no han sido formadas en cultura digital y su preocupación por la ciberseguridad les hace reticentes al cambio del paradigma educativo.

Respecto a esto, la directora reconoce que “el público infantil necesita estar protegido en el entorno digital” así que lo primero que tienen que garantizar los servicios es la seguridad mediante el control parental. Para conseguirlo, apuestan por certificaciones como la de Kids Safe, que “garantiza que tanto el contenido como la experiencia son adecuados para cada edad”.

Continúa leyendo