Crecimiento del niño

El humor inteligente es clave para los niños

De acuerdo a los expertos, el conocido como humor inteligente sería esencial para el desarrollo de los más pequeños, el cual tendría relación con un coeficiente intelectual más elevado.

El humor inteligente es clave para los niños
Foto: Istock

Un reciente estudio encontró que la inteligencia estaría relacionada con el humor en los niños. Concretamente, encontró que aquellos niños que obtenían puntuaciones más altas en las pruebas de coeficiente intelectual eran más ingeniosos y mucho más divertidos.

Unos resultados que venían a respaldar los hallazgos de investigaciones anteriores. De hecho, la investigación muestra de forma constante un vínculo entre la inteligencia y la capacidad de ser divertido, tal y como mostró un artículo publicado en el año 2018. 

Los expertos afirman que puede que no sea tan simple como decir que un niño es inteligente y que, por lo tanto, también tenderá a ser divertido, sino que, en realidad, lo que entraría en juego sería su capacidad para racionalizar y responder

Según parece, el humor en los niños también podría estar ligado al aprendizaje previo. Así, cuando los niños están expuestos a distintas actividades que estimulan el hemisferio izquierdo del cerebro, que se ocupa del pensamiento lógico, pueden afectar su inteligencia.

Dicho de otra forma, los niños tendrán una base más amplia de experiencias, palabras y razonamiento verbal de donde basarse. De ahí que sea importante contar bromas y palabras ingeniosas, y también la propia entrega en sí. Es decir, en saber cómo transmitir una determinada historia de manera cómica, y en su capacidad para comprender tanto el humor como la creación de material humorístico.

Humor inteligente en niños
Foto: Istock

Como resaltan los especialistas, los niños tienden a utilizar a menudo el humor para ser aceptados por sus compañeros e incluidos en un determinado grupo, así como para llamar la atención (esto es algo que puede observarse incluso entre los más pequeños). 

Pero el humor también podría ser un mecanismo de defensa, permitiendo a los niños desviar la atención de algo negativo y centrarse en el chiste en sí mismo. Así, la inteligencia también influye a medida que los niños aprenden a usar el humor en su beneficio en una situación determinada. Y el humor inteligente sería clave.

¿Qué es y en qué consiste el humor inteligente?

Aunque la inteligencia mide una aptitud específica, el humor proporciona una visión mucho más amplia de la capacidad de tomar información y comprenderla, procesarla y, seguidamente, presentarla de una forma que genere una conexión con los demás. Por lo que, como señaló el estudio publicado recientemente, el humor y la inteligencia van de la mano.

Cuando se habla de humor inteligente, los expertos se refieren precisamente a la capacidad de usar un determinado evento humorístico en momentos puntuales, en función de las diferentes experiencias que tenga el niño, especialmente cuando tiene más bases de conocimientos de las que basarse con la finalidad de hacer reír a los demás.

Por este motivo, cuando un niño es ingenioso, y además tiene la capacidad de hacer reír a los demás, es bastante posible que también tenga fuertes habilidades tanto de razonamiento como verbales. 

Pero esto no significa que debamos preocuparnos si para nuestro hijo/a, por ejemplo, el humor no es su punto fuerte. Evidentemente, los niños pueden seguir siendo hábiles e inteligentes independientemente de que tengan o no habilidades para el humor.

En el caso de los niños, por ejemplo, mientras que los adultos suelen usar el humor frecuentemente para entretener a los demás, los más pequeños lo usan, sobre todo, para conseguir una mayor aceptación por parte de sus compañeros. De ahí que la naturaleza del humor de niños y de adultos sea diferente.

Moldeados por normas y creencias

Como manifiestan los expertos, es necesario tener en cuenta que tanto la inteligencia como el humor están moldeados por creencias, normas y valores culturales.

Esto significa que una broma considerada como divertida en una determinada cultura, para otra puede no serlo tanto (o no serlo, a fin de cuentas). Del mismo modo, un comportamiento particular podría ser considerado como una señal de alta inteligencia en una determinada cultura, pero otras, sin embargo, pueden considerarlo inapropiado.

Por tanto, la influencia de la inteligencia en los comportamientos humorísticos debe ser evaluados en culturas específicas.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo