Patrocinado

Incontinencia Infantil Nocturna: causas, síntomas y soluciones

La incontinencia infantil nocturna también es conocida como enuresis y solo debemos inquietarnos si se continúa produciendo cuando el niño es mayor.

El control de la vejiga se consigue, generalmente, entre los 2 y 4 años por lo que hasta los cinco años los escapes nocturnos de pipí son completamente normales y no deben inquietarnos, cumplida esa edad tampoco debe preocuparnos una noche suelta en la que mojen la cama, sin embargo, sí deberemos prestar atención si ocurre regularmente. Para estos momentos tenemos productos específicos que nos ayudarán a pasar por esta época sin grandes preocupaciones como los calzoncillos o braguitas DryNites® (aquí puedes solicitar una muestra GRATIS de los mismos) o bien podéis optar por usar el protector de cama DryNites®, una buena solución si tu hijo moja la cama de forma esporádica o simplemente si queréis conseguir una protección adicional a las braguitas y calzoncillos absorbentes.

Causas de la Incontinencia Infantil Nocturna

La enuresis es muy frecuente y se produce principalmente porque el niño está profundamente dormido y no se despierta cuando su vejiga se llena y debe vaciarla. Se estima que 1 de cada 6 niños de 5 años moja la cama al menos dos veces a la semana y 1 de cada diez, es decir, un 10% de los niños de 7 años tiene escapes nocturnos. A los diez años los casos de incontinencia se reducen hasta pasar a darse en 1 de cada 14 niños.

No existe una causa concreta para cada niño pero la Incontinencia Infantil Nocturna se ha relacionado con:

  • Herencia genética: generalmente algún familiar también la habrá tenido durante su infancia.
  • Sexo masculino: es más frecuentes en niños que en niñas.
  • El niño tiene una producción mayor de orina por diversas causas, como puede ser beber mucha agua antes de irse a la cama.
  • Alteraciones del sueño: no haber aprendido bien a controlar la micción en los primeros años de aprendizaje o como resultado de alguna patología o la incapacidad de despertarse para orinar cuando la vejiga está llena.
  • Las situaciones de estrés y los problemas de tipo psicológico también pueden provocar Incontinencia Infantil Nocturna. El divorcio o separación de los padres, o el fallecimiento de un ser querido, el cambio de residencia, abusos en el colegio o una situación de maltrato… son causas que pueden desembocar en enuresis.

Síntomas de la enuresis

El principal síntoma de la enuresis es la pérdida de orina involuntaria. Ésta puede ocurrir varias veces durante la noche, periodo en el que pueden ser muy abundantes.

En algunos niños con enuresis nocturna pueden aparecer dificultades para despertarse y también estreñimiento.

Soluciones para la Incontinencia Infantil Nocturna

Para empezar no debemos alarmarnos, como ya hemos dicho, la enuresis es muy frecuente, por lo que deberemos comprender que, ya que el niño no se hace pis voluntariamente, está de más regañarlo o hacerle sentir culpable. Deberemos tener paciencia, prestar atención a la frecuencia con la que tiene escapes de pis durante la noche y utilizar productos como los calzoncillos o braguitas DryNites® (solicita aquí tu muestra GRATIS) o el protector de cama DryNites®; este tipo de productos les permitirán sentirse más tranquilos intentando evitar, de esta manera, aumentar su estrés. Además, hay que evitar enfados ante estas situaciones y comprender que es involuntario y que a ellos mismos también les hace sentir incómodos y, si ya son algo mayores, sentir vergüenza.

Hay que tener en cuenta que en un gran porcentaje de niños, la enuresis desaparece de forma espontánea, aun así, para evitar estas incontinencias el mejor tratamiento es seguir rutinas como hacer pis antes de ir a la cama, no beber líquido desde dos o tres horas antes de acostarse o llevar la cuenta de las noches que moja o no moja la cama.

También existen alarmas de enuresis y tratamientos farmacológicos pero, para comenzar a usarlos lo mejor es que acudamos al pediatra y que sea él el que valore si realmente es necesario.

Además de todo esto, la familia nunca debe burlarse del niño, mostrar satisfacción con cada pequeño avance. También debemos dejar que el niño se cambie solo la ropa mojada y que le ayude a cambiar las sábanas pero nunca debemos dejar que el pequeño entienda esto como un castigo.

Continúa leyendo