Vacunas COVID-19

¿La vacuna COVID-19 afecta la fertilidad de los niños o adolescentes? Los expertos concluyen que no

A medida que avanza la vacunación infantil contra la COVID-19 en el grupo de edad de 5 a 11 años, es normal que muchos padres puedan tener dudas. Y las relacionadas con la fertilidad tiende a ser unas de las más comunes.

La vacuna COVID-19 afecta la fertilidad de los niños o adolescentes
Foto: Istock

Es cierto que la pandemia de coronavirus en la que aún nos encontramos inmersos ha sido muy dura para muchas familias. Al cierre de los colegios y escuelas de forma abrupta hace un año y medio se le unió la obligación de llevar mascarillas faciales a partir de determinada edad. Unido a la confusión emocional de las distintas medidas que, al final, acabaron generando un entorno difícil con el que lidiar, principalmente para padres e hijos.

A comienzos de este año, la introducción de las esperadas vacunas contra la COVID-19 se convirtieron en un paso increíble en la lucha contra la pandemia. Sin embargo, desde su llegada, ha estado circulando muchísima información sobre los posibles efectos secundarios de las vacunas, en su mayoría falsa.

Ahora que los niños de 5 a 11 años pueden vacunarse, desde la Asociación Española de Pediatría (AEP) en España, al igual que la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, instan y recomiendan a los padres a que vacunen a sus hijos. 

Pero es normal sentir cierta aprensión acerca de cómo esta nueva vacuna podría afectar a la salud de nuestros hijos, y también en el futuro, especialmente si hemos escuchado rumores aterradores sobre sus supuestos efectos secundarios, como podría ser el caso de que la vacuna puede afectar a la fertilidad del niño/a. ¿Qué hay realmente de cierto en ello?

¿Cuáles son las preocupaciones reales sobre la vacuna contra la COVID-19 y la fertilidad?

Los rumores que relacionaban las vacunas contra la COVID-19 con supuestos problemas de fertilidad empezaron a rodar a finales de 2020, cuando empezó a hacerse viral una captura de pantalla en la que se afirmaba que el jefe de investigación de Pfizer decía que la vacuna causaba esterilización en las mujeres.

Como manifiestan los expertos, dado que los temas asociados con la salud reproductiva y la fertilidad en general tienden a ser increíblemente emocionales, es normal que desde un primer momento estas afirmaciones falsas contra la vacunación se empezaran a extender rápidamente por Internet, disuadiendo incluso a algunas de las poblaciones más vulnerables de recibir la que, por el momento, se ha convertido en la única herramienta eficaz para prevenir el riesgo de formas graves de la COVID-19.

Fertilidad y vacunas COVID-19
Foto: Istock

Como se demostró pocos días después, en realidad el director de Pfizer no realizó tal afirmación. Y, originalmente, se basó en una declaración que decía que la vacuna contiene una proteína de pico, llamada sincitina-1, que sería esencial para la creación de la placenta.

Como ya hemos explicado en distintas ocasiones, la vacuna funciona entrenando al cuerpo para atacar al virus causante de la COVID-19. Y, en aquellos momentos, la preocupación era que, supuestamente, el cuerpo también estaría siendo “entrenado” para atacar esta proteína pico. Sin embargo, las vacunas contra la COVID-19 no contienen sincitina-1, por lo que se trataría de una preocupación, cuanto menos, discutible.

Básicamente, esto significa que, dado que no existe una similitud significativa en la estructura entre la proteína de pico y las proteínas placentarias, no hay riesgo de reacción cruzada entre los anticuerpos contra la proteína de pico y la placenta.

¿Las vacunas COVID-19 afectan a las hormonas?

Ciertos informes de cambios en el ciclo menstrual después de la vacunación también han alimentado las preocupaciones sobre una supuesta infertilidad futura. Los cambios en el ciclo menstrual generalmente indican fluctuaciones hormonales, de ahí que sea comprensible preguntarse hasta qué punto las vacunas podrían afectar la fertilidad.

Las hormonas influyen en el momento de la primera menstruación (menarquia), y en la forma en que los niños se desarrollan y crecen. De hecho, la infertilidad a menudo suele estar relacionada con el desequilibrio hormonal. 

En nuestro país, el décimo Informe de Farmacovigilancia sobre Vacunas COVID-19, publicado el pasado 24 de noviembre de 2021, concluyó que no hay evidencia suficiente de que alguna de las vacunas frente a la COVID-19 se asocie a los trastornos menstruales, en relación con la vacuna de Janssen, mientras que en otro informe anterior, los expertos también descartaron esta relación con las otras vacunas.

En este sentido, los expertos creen que el estrés de la pandemia en sí podría ser lo que realmente esté afectando los ciclos menstruales, en lugar de la vacuna. Por este motivo, los especialistas lo tienen claro: no hay nada que haga pensar que las vacunas COVID-19 puedan afectar la fertilidad de los niños/as, especialmente en el futuro.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo