Pandemia de coronavirus

¿La vacuna COVID-19 para niños será obligatoria?

Aunque el Gobierno no plantea esta posibilidad, sí existen mecanismos que pueden servir para implantar su obligatoriedad por el bien común en determinadas circunstancias.

Mientras que la pasada semana conocíamos que Pfizer había solicitado autorización a la Agencia Europea del Medicamento (EMA) para su vacuna COVID-19 en niños de entre 12 a 15 años de edad (después de que los resultados obtenidos en los ensayos clínicos fueran todo un éxito), también descubríamos que posiblemente las vacunas a niños más pequeños podrían ser administradas antes de acabar el año.

A su vez, en el día de ayer también sabíamos que Reino Unido ha planteado la posibilidad de vacunar a los menores de doce años al comienzo del curso escolar, lo que ayudaría positivamente a la hora de conseguir la tan ansiada inmunidad colectiva en el país.

Sea como fuere, tal y como estamos conociendo con la publicación de las últimas estadísticas, no hay duda que las vacunas eficaces son cruciales en la lucha contra el coronavirus (concretamente, contra el SARS-CoV-2, que es el virus causante de la COVID-19).

Por ejemplo, después de ensayos clínicos e investigaciones, las diferentes vacunas que recibieron autorización y ya se están administrando en la población han demostrado una efectividad de más del 94 por ciento, mientras que la vacuna de dosis única Johnson & Johson presentaría una efectividad de alrededor del 72 por ciento.

Como manifiestan los expertos, para conseguir la inmunización colectiva y que la propagación del coronavirus se ralentice es esencial que una gran parte de la población se vacune. Puesto que es necesario que suficientes personas tengan la vacuna, dado que, en caso contrario, no funcionará para frenar la pandemia.

Y los niños forman parte de un porcentaje de la población bastante elevado, por lo que nunca se conseguiría la inmunidad colectiva a menos que la mayor parte de los niños se vacunen. Naturalmente, esto plantea algunas preguntas a los padres, sobre todo a aquellos preocupados por la seguridad de las vacunas: ¿podría la vacuna incluirse en el plan o cartilla vacunacional, y pasar a ser obligatoria?

¿Se podría exigir en los niños una vacuna COVID-19?

Hasta el momento ningún país ha impuesto la obligatoriedad en la administración de la vacuna COVID-19. Y la mayoría de expertos consideran que no creen que una vacuna sea obligatoria para todos los ciudadanos españoles. Es más, al menos, es algo que por el momento no ha ocurrido. Pero, ¿qué sucede con los niños?

Aunque el Ministerio de Sanidad insiste en que la vacuna de la COVID-19 no es obligatoria, debemos recordar que el marco legal español sí admite esta posibilidad, por lo que, llegado el momento, podría dictaminarse su carácter obligatorio, tanto mediante un cambio de la norma como en determinadas decisiones que se vayan tomando en los tribunales (especialmente en relación con casos particulares).

Vacunas COVID-19 en niños
Foto: Istock

Dicho de otra forma, la imposición de la vacuna dependería principalmente del bien común, por lo que si los niveles de inmunidad necesarios para frenar la pandemia (recordemos el porcentaje establecido de un mínimo del 70 por ciento de la población vacunada) no se alcanzan mediante la vacunación voluntaria, es posible que se tome una medida que obligue a la vacunación en aquellas personas que sí podrían ponérsela.

De hecho, la Ley Orgánica 3/1986 recoge diferentes supuestos por los que podría ser legalmente posible la imposición de una determinada vacuna en caso de epidemia, siempre que se cumplan algunas circunstancias, como la existencia de un riesgo colectivo para la salud pública. Pero como ha manifestado en algún que otro momento el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), se trata de una ley de dudosa aplicabilidad.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que la vacunación infantil obligatoria, tanto en España como en cualquier otro país, sí está ampliamente aceptada, no ocurriendo lo mismo, sin embargo, con la imposición de una vacunación universal en los adultos.

Por lo que, aunque la población infantil representa un porcentaje muy pequeño de las infecciones por COVID-19 (no padeciendo incluso complicaciones y síntomas graves), todavía no está del todo claro cuál sería su papel en la transmisión del virus, aunque sí se ha demostrado que pueden contagiar a otras personas.

Y, como ya te hemos mencionado en distintas ocasiones, la vacunación infantil es fundamental para alcanzar la inmunidad colectiva y, con ello, frenar la evolución del SARS-CoV-2.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo