Niños y colegio

¿Mi hijo está a tiempo de sacar buenas notas?

Nos enfrentamos a los últimos meses del curso y el niño no ha obtenido los resultados esperados ¿está a tiempo de sacar buenas notas?

Mejorar el rendimiento académico en este nuevo curso es una preocupación para muchas familias. Durante el primer y segundo trimestre, tu hijo ha puesto en marcha diferentes estrategias que no le han ayudado o con las que no ha obtenido los resultados esperados y es necesario tratar de averiguar las causas para poder ayudarle de forma adecuada y que así pueda disfrutar de un verano tranquilo.

Causas del bajo rendimiento escolar

a. Escasa motivación: Para el aprendizaje de cualquier asignatura es importante mostrar interés, sin embargo, va a ser difícil lograrlo si tu hijo tiene una baja autoestima, no le estimula una determinada asignatura o tiene una mala relación con el profesor que imparte la materia.

b. Falta de técnicas de organización y de estudio: Muchos estudiantes tienen problemas en este apartado y es que un bajo rendimiento frecuentemente viene relacionado por la improvisación, distracciones y la falta de estrategias a la hora de estudiar.

c. Problemas personales, familiares o sociales: Si tu hijo no maneja de forma adecuada sus emociones (ansiedad, miedo, tristeza…) durante el estudio o en los exámenes o no se siente bien consigo mismo va a ser difícil que pueda concentrarse en los estudios. Lo mismo sucede si tiene problemas en su entorno más cercano como una muerte reciente, un divorcio o está sufriendo acoso escolar.

Mejora el rendimiento escolar

La mejor forma para que tu hijo pueda mejorar a nivel académico es utilizando estrategias de aprendizaje efectivas que le ayuden a aprovechar mejor el tiempo:

- Cognitivas: Si tu hijo estudia memorizando la lección y no tiene técnicas de estudio, necesitas enfocarte en dedicarte a enseñarle estrategias cognitivas, estas estrategias engloban todo lo que tiene que ver con la elaboración y organización del estudio. Por ejemplo, técnicas de estudio como subrayar, realizar esquemas o resumir. No consiste en que tú se lo hagas, sino que le guíes para que él pueda hacerlo por sí mismo.

- Metacognitivas: El primer paso para estudiar es saber si tu hijo ha comprendido la lección, para ello no solo es interesante averiguarlo en el momento que le preguntas la lección, también que él mismo se haga preguntas al finalizar cada hoja para saber si ha comprendido los puntos clave o que vuelva a repasar los ejercicios que ya ha hecho para asegurarse de que es capaz de hacerlo correctamente o entiende la materia.

- Control de recursos: Hace referencia a los recursos de apoyo y afectivos que tan necesarios son, pero a que veces descuidamos y sin frecuentemente las que mejor resultado dan. Este tipo de estrategias inciden en ayudar a tu hijo a gestionar su tiempo mediante horarios o marcándole tiempos para estudiar, ayudarle a encontrar motivación de las asignaturas que menos le interesan a través de juegos o concursos o ayudarle a gestionar su ansiedad de forma adecuada a través de la respiración o la relajación.

Si con estas estrategias de aprendizaje no consigues ayudar a tu hijo y mejorar ese aspecto emocional, quizás es el momento de que pidáis ayuda a un especialista.

Nuria García Alonso de la Torre, fundadora y psicóloga de Ayudarte Estudio de Psicología.

Continúa leyendo