Comportamiento infantil

Mi hijo está siempre haciendo el payaso, ¿por qué?

Hacer demasiado el tonto puede ser una llamada de atención cuando el niño no se siente bien. ¿Cómo ayudarle a expresar lo que siente?

hacepayaso

El sentido del humor es un síntoma de equilibrio mental y extroversión. También cumple una importante función socializadora (los niños que ríen juntos estrechan su amistad y se sienten camaradas), proporciona popularidad y constituye un síntoma de creatividad. Sin embargo, algunos pequeños se pasan de chistosos y continuamente gastan bromas muy pesadas. 

Es posible que tras estas muletillas machaconas se esconda alguna dificultad emocionalUn afán exagerado de hacer gracia a toda costa puede significar que algo no va bien: el motivo de fondo suele ser la búsqueda de aprobación, reconocimiento y afecto en los demás.

 Cómo actuar

Cuando un niño se pasa de gracioso, conviene, por un lado que los padres reflexionen si tratan por igual a todos los hermanos (a veces, sin querer elogiamos más a uno porque destaca en algo que a nosotros nos parece más importante) y si están valorando adecuadamente las capacidades del niño (no solo las intelectuales).

Conviene indagar también si tiene algún problema en el cole, algún tipo de rechazo por parte de otro niño o un problema con el profesor. Puede ser conveniente hablar con sus profesores para ver cómo se comporta en el cole.

Para ayudarle a que se sincere contigo, cuéntale tú algún problema que hayas tenido y que él pueda entender. Dialogando con él es más fácil descubrir lo que le pasa.

Es posible que el problema se resuelva dedicándole mayor atención, pero, si su conducta persiste, convendrá consultar con un psicólogo infantil. Estos comportamientos, muchas veces, esconden un fondo de amargura y frustración que hacen sufrir al niño. Un especialista puede ayudarle a resolverlos.

 

Etiquetas: autoestima, colegio, comunicación con adolescente, hermanos, hijos, paternidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS