Educación: idiomas

Mi hijo se va de intercambio al extranjero, ¿qué debemos saber?

¿Qué cosas debemos tener en cuenta si nuestro hijo se va a casa de una familia extranjera a aprender idiomas?

También te puede interesar: 10 razones para mandar a tus hijos al extranjero
intercambio_extranjero

Ha llegado una circular del colegio en la que se nos ofrece la posibilidad de inscribir a nuestro hijo en un programa de intercambio para aprender inglés. Durante dos semanas, una familia le acogerá en su casa y cuidará de él. También asistirá a clase en un colegio de Londres, Oxford, Dublín, Sussex... Otra posibilidad es la de realizar el intercambio a través de una agencia.

Sin duda, es una gran oportunidad para mejorar su inglés, conocer otra cultura y relacionarse con chicas y chicos de otro país. Pero es inevitable sentir ciertos temores ante su primer viaje por su cuenta. ¿Lo más importante? Informarse, pero que muy bien, de todas las condiciones.

Huelga decir que bajo ninguna circunstancia debemos permitir que nuestro hijo se marche sin que sepamos exactamente en qué consiste el programa, bajo qué condiciones viajará, quién se ocupará de recogerle, cuidarle, llevarle a clase, el tipo de colegio al que asistirá y las garantías que nos ofrecen. Y hay que exigir siempre un seguro de accidentes, responsabilidad de daños y pérdida de equipaje.

Debemos controlar todo el proceso

Si la propuesta parte del colegio, lo primero es hablar con los responsables. Lo más habitual es un viaje de dos semanas de duración como mínimo, cuyo programa incluye actividades deportivas, visitas culturales, un horario de clases y estancia con una familia de la ciudad.

También puede tratarse de un sistema de hermanamiento entre colegios. Es decir, el intercambio se realiza con estudiantes de un colegio extranjero con el que el centro mantiene una relación directa (hay colegios extranjeros establecidos en España que envían a sus alumnos a sus centros hermanos en sus países de origen).

En el caso de la agencia, tenemos que informarnos del procedimiento habitual que sigue para buscar la familia de acogida, organizar el viaje, las clases, las visitas, etc.

Cabe la posibilidad de que conozcamos a alguien que haya realizado ya algún programa de este tipo. Interesarse por su experiencia es una manera sencilla y directa de comprobar su efectividad. Una buena agencia se ocupará de completar toda la documentación, incluyendo un seguro de responsabilidad civil y, en algunos casos, el visado correspondiente.

Si viajan en grupo por medio del colegio, los niños que se acojan al programa deben ir acompañados de uno o varios profesores que se responsabilicen de su bienestar.

¿Qué debe incluirse en el contrato?

  • En cualquiera de los casos, el contrato ha de especificar la recogida y entrega de los niños en los aeropuertos correspondientes tanto a la ida como a la vuelta. No deben quedarse solos en ningún momento: no olvidemos que se trata de un país extraño con una lengua que no manejan todavía.

  • Es habitual que, durante los meses que preceden al viaje, la agencia o el colegio se interesen por las características y personalidad de los chicos para instalarles en la familia adecuada.

  • En el documento tiene que incluirse también la posibilidad de cambiar de casa si la que les han adjudicado no resulta satisfactoria.

  • El documento debe dejar bien claro si los niños disponen de habitación individual o compartida, y si la casa cuenta con las condiciones adecuadas, tanto higiénicas como de bienestar general.

  • Hay que saber desde el principio si los gastos de viaje, transporte local y manutención corren por cuenta de la agencia, del colegio o de los niños.

Evidentemente, todo esto depende del precio final, pero lo habitual es el paquete completo. En caso de que no cumplan con cualquiera de las cláusulas del contrato, tenemos derecho a reclamar su cumplimiento.

En caso de intercambio directo

Si se trata de un colegio que tiene acordado un intercambio directo de estudiantes con otro similar en otro país, conocer los antecedentes también es un paso importantísimo. Las buenas o malas experiencias de cursos anteriores nos darán una idea de lo que se puede esperar de esta aventura.

Tampoco en este caso viajarán sin la escolta de profesores, a razón de uno por cada 10 ó 15 alumnos. Las garantías deben ser las mismas, aunque en este caso es posible que tengamos que realizar algunos trámites por nuestra cuenta, como formalizar la documentación (para Europa, DNI con un permiso especial de los padres; y para USA, un visado) y los seguros correspondientes.

Sea a través de agencia o del colegio, el contrato siempre debe especificar el programa de actividades extraescolares, visitas, horarios de clases y atención de un profesorado cualificado. Debemos asegurarnos de que cumplen con todo lo acordado. 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS