Vacunas COVID-19

Moderna señala que una dosis reducida de su vacuna es eficaz en niños de 6-11 años

Recientemente Moderna ha anunciado resultados positivos para su vacuna contra la COVID-19 en niños de 6 a 11 años de edad. Lo que abriría la puerta a una próxima solicitud de uso de emergencia.

Moderna señala que una dosis reducida de su vacuna es eficaz en niños de 6-11 años
Foto: Istock

Hasta el momento, la vacuna desarrollada por Pfizer era la única que se encontraba en espera de la autorización de uso de emergencia (EUA) para niños de entre 5 a 11 años de edad. Y, concretamente, en el día de ayer debía reunirse el panel de expertos de la FDA para anunciar si recomendaba dicha vacuna para este grupo de población.

Sin embargo, el pasado lunes conocíamos los resultados de los ensayos clínicos de Moderna, la farmacéutica desarrolladora de otra de las vacunas de ARNm, cuyo anuncio podría dar lugar a que, próximamente, sean autorizadas dos vacunas contra la COVID-19 en niños más pequeños. Especialmente después de que las vacunas fueran autorizadas para niños mayores de 12 años de edad.

¿Qué indican los resultados de los ensayos clínicos de Moderna?

En un comunicado de prensa, hecho público el pasado lunes, la compañía ofreció datos sobre los ensayos clínicos en fase 2 y 3 en los que estudió los efectos de su vacuna contra la COVID-19 en niños de entre 6 a 11 años de edad.

Así, supimos que sus resultados “demuestran una fuerte respuesta inmune en ese grupo de niños un mes después de la segunda dosis”, con niveles de anticuerpos “robustos” detectados. Y no solo eso, además, la vacuna exhibe un “perfil de seguridad favorable” y fue “en general bien tolerada”.

Vacuna de Moderna para niños
Foto: Istock

La dosis para niños se ajustó a 50 microgramos, en comparación con los 100 microgramos utilizados para los grupos de mayor edad. De hecho, esta es la dosis elegida para la dosis de refuerzo de Moderna en los adultos, que ha sido también recientemente autorizada en Estados Unidos.

De esta manera, leemos en el comunicado hecho público por Stéphane Bancel, jefe de Moderna, que la compañía espera “enviar los datos a las agencias reguladoras globales” en un futuro muy próximo.

¿Cuáles fueron los efectos secundarios más comunes?

En el estudio participaron más de 4.700 niños con edades comprendidas entre los 6 y los 11 años. Así, tal y como ha comentado la compañía en el citado comunicado de prensa, los principales efectos secundarios que se encontraron durante los ensayos fueron similares a los que surgen en adultos.

Principalmente fatiga, dolor de cabeza, fiebre y dolor en el lugar de la inyección. Como vemos, exactamente los mismos efectos secundarios que ocurren habitualmente con cualquier vacuna (ya sea adulta o infantil).

Ensayos adicionales en poblaciones aún más jóvenes

A su vez, Moderna ha anunciado que está llevando a cabo ensayos clínicos paralelos en niños aún más pequeños, con edades comprendidas entre los 6 meses a los 5 años de edad. Pero, al menos por ahora, todavía continúa reclutando participantes para este grupo de edad.

Recordar que, por el momento, en Estados Unidos la vacuna de Moderna solo está autorizada a partir de los 18 años de edad, incluso aunque la empresa presentara una solicitud de autorización para adolescentes hace ya unos cuantos meses.

En cualquier caso, es evidente que los resultados anunciados el lunes pone sobre la mesa que, próximamente, dos vacunas podrían estar disponibles para niños pequeños. Especialmente después de que un comité asesor de la FDA se reuniera ayer para estudiar la solicitud de autorización de la vacuna de Pfizer en niños de 5 a 11 años en Estados Unidos, lo que representaría a 28 millones de niños.

Recordar que la pasada semana el laboratorio estadounidense anunció que su vacuna tenía un 90,7% de efectividad en la prevención de formas sintomáticas de la enfermedad en este grupo de edad. 

¿Es posible la vacunación ya en el mes de noviembre?

Hasta el momento, es cierto que la FDA se encontraba particularmente preocupada de que la vacuna pudiera causar un número significativo de casos de miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, especialmente en los niños. 

Sin embargo, el análisis llevado a cabo “predice que el número de resultados clínicamente significativos evitados vinculados al COVID-19 contrarrestaría claramente el exceso de casos de miocarditis asociados a la vacuna”. Es más, deberíamos recordar que algún que otro estudio ha demostrado ya que el riesgo de miocarditis por una infección de SARS-CoV-2 es mucho mayor que después de la vacuna.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo