Salud visual

Uno de cada 30 niños de Primaria podría tener discapacidad visual cerebral

Un estudio ha comprobado que las revisiones ópticas de los niños y niñas mediante las tablas optométricas no detectan algunas discapacidades visuales infantiles que mantengan una agudeza visual normal o casi normal.

mirada de un niño
Fuente: Pixabay

Solemos normalizar los procesos que ocurren en nuestro cuerpo como si fueran actos ordinarios, aleatorios y ajenos a nosotros, pero la realidad es que el cuerpo humano es una máquina de misterios donde suceden cosas extraordinarias.

Los ojos, por ejemplo, son los responsables de aportar información visual al cerebro para que éste, después, interprete y procese la información. Gracias a la información enviada por la retina, el cerebro transforma la luz y crea la realidad externa; es decir, otorga un significado sobre aquello que le han trasmitido los ojos.

Sin embargo, a veces surgen complicaciones y problemas que afectan al cerebro y, entonces, lo que el cerebro no comprenda, el ojo no podrá verlo, aunque goce de una gran agudeza visual.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, han puesto de manifiesto, en un estudio publicado en la revista 'Developmental Medicine and Child Neurology', que los problemas visuales relacionados con el cerebro podrían estar afectando a uno de cada treinta niños de primaria.

Las revisiones ópticas no detectan todas las CVI

Según explican en el trabajo, las pruebas visuales que pasan los niños en las revisiones médicas tienen que ver con una tabla optométrica que verifica la forma en la que una persona puede ver los detalles de una letra o símbolo desde una distancia específica. No obstante, estas evaluaciones de diagnóstico de agudeza visual, no detectan a niños con discapacidad visual cerebral (CVI, por sus siglas en ingles), cuya agudeza es normal o casi normal.

El equipo analizó recopilaciones de información sobre un total de 2.298 niños de entre 5 y 11 años de 12 escuelas diferentes, mediante cuestionarios para maestros y padres. Invitaron a 262 de esos alumnos a una evaluación detallada utilizando otras pruebas validadas, más allá de la tabla optométrica, para identificar a los niños con problemas visuales relacionados con el cerebro que pudieran padecer CVI.

Los investigadores descubrieron que, según sus resultados, en promedio, cada clase de 30 niños tendría uno o dos niños con al menos un problema de visión relacionado con el cerebro. Las dificultades observadas incluían problemas con los movimientos oculares, el campo visual, el reconocimiento de objetos y ver cosas desordenadas.

Una relación entre refuerzo escolar y problemas visuales del cerebro

En el documento del estudio, consta también que las niñas y niños que estaban asistiendo a clases de refuerzo, es decir, que recibían ayuda adicional en la escuela, tenían más probabilidades de tener problemas de visión relacionados con el cerebro. En concreto, cuatro de cada diez niños con apoyo para necesidades educativas especiales tenían uno o más problemas de visión relacionados no diagnosticados hasta ese momento.

Esto tampoco implica que todos los niños con problemas de aprendizaje padezcan de problemas de visión, así como tampoco prueba que estos fallos de conexión entre el cerebro y el ojo sean la causa de las dificultades en el lenguaje, simplemente, “sugiere que atender las necesidades visuales de los niños podría ser un buen lugar para comenzar” declaran los expertos.

Es probable que las intervenciones puedan funcionar para reducir el impacto de estos problemas en el aprendizaje de los niños, lo que quizá mejoraría los resultados educativos y de bienestar de los niños y niñas.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo