Cómo iniciarse en el yoga

Niños y yoga: precauciones y consejos

Se trata de una disciplina de lo más beneficiosa para cualquier persona. Por eso, es ideal que los más pequeños de la casa la practiquen. Mira algunos consejos y precauciones para que los niños se inicien en el yoga.

El yoga es una actividad milenaria que resulta beneficiosa para todos: mayores y pequeños. Es una buena manera para ejercitarse a la par que para relajar la mente. Si quieres que tus hijos lo practiquen, veamos algunos consejos y precauciones para que lo hagan de una forma segura.

El yoga con niños, al igual que otras tantas cuestiones, no debe entenderse como una obligación, sino como un juego. Al poder ser practicado por todo el mundo, lo ideal es que lo puedan realizar con amigos o incluso en familia, ya que será un buen factor de motivación.

Lo mejor es que los más pequeños pueden iniciarse en esta actividad más o menos a partir de los 4 años. A esta edad son más conscientes de lo que se les pide, además de que ya tienen mayor capacidad para concentrarse y para llevar a cabo posturas adecuadamente y sin forzar su cuerpo.

Pero… ¿Necesitan algún material especial? Para empezar a practicarlo lo esencial es que tengan un vestuario que sea cómodo, como ropa ancha, ligera y que les permita una buena movilidad. De este modo podrán hacer fácilmente las posturas de yoga. En cuanto a los pies, si la temperatura lo permite, pueden hacerlo descalzos. De no ser posible pueden utilizar calcetines.

Otra de las facilidades que da este deporte es que puede realizarse a cualquier hora del día, ya sea a primerísima hora, a media tarde, o incluso justo antes de dormir. Recordemos que sirve para relajarse.

Para practicarlo, lo más adecuado es que se haga en un espacio limpio, tranquilo, y a ser posible ventilado y con una iluminación no muy potente. Se puede crear un ambiente más acorde con música suave de fondo. Además, para hacerlo de una manera más cómoda se puede usar una colchoneta o alfombrilla (las hay especiales para yoga) para así también evitar resbalones y para que se una experiencia más cálida.

 

Precauciones del yoga infantil

Como realmente el momento del día que se elige para practicarlo depende de los gustos de cada uno, lo único que se debe tener en cuenta es que ya se haya hecho la digestión, por lo que lo mejor es esperar unas dos horas después de haber comido.

También hay que considerar que las posiciones se deben practicar de manera progresiva, por lo que no debes ser demasiado exigente. Lo habitual es que los niños estén un poco rígidos al principio, pero irán mejorando su flexibilidad. No olvides tampoco que a edades tempranas los pequeños pueden ser especialmente activos y algunos más que otros. Asimismo, es aconsejable que entre postura y postura los niños hagan pausas de entre 30-45 segundos.

Recuerda no hacer comparaciones entre los menores, por ejemplo, sobre la agilidad o la flexibilidad que tienen. Tampoco debes corregir en exceso sus movimientos, y al hacerlo, hazlo de manera que no les genere apatía.

Por otro lado, aunque la mayoría de posturas de un nivel principiante pueden ser realizadas por niños, es importante conocer si estos sufren alguna patología, dolor o lesión, ya sea para adaptar la posición o para descartarla. Se debe considerar la condición física de cada uno.  

Continúa leyendo