Ocio

¡Nos vamos de campamento! Todo lo que debes tener en cuenta

Es el momento más esperado por los niños cuando tienen vacaciones en el colegio. El campamento les permite hacer amigos, jugar, conocer su personalidad, pero sobre todo divertirse y desconectar de la rutina.

Recuerdas cuando llegaban las vacaciones y tus padres te decían que te iban a enviar a un campamento de verano? Era un momento mágico. Pasar varios días con tus mejores amigas o la ilusión de conocer a otros chicos y chicas de tu edad con quienes compartir esa maravillosa experiencia. Ahora te toca a ti elegir qué campamento es el más apropiado para tu pequeño, así como pasar por el mal trago de separarte de él, emoción que se te pasará muy pronto cuando veas su cara de alegría cuando se suba al autobús. Para ponértelo más fácil, te contamos qué tipos de campamentos hay, a qué edad es aconsejable llevarles y qué medidas se aplican en este año de pandemia.

 

Tipos de campamentos

Como nos explica Francesc Guijosa i Mira, director técnico deportivo y coordinador de actividades extraescolares de Agora Sant Cugat International School, miembro de Globeducate, "hay muchas modalidades de campamentos. Desde los viajes al extranjero para los mayores, pasando por campus con pernocta que suelen ser de alguna modalidad deportiva específica. Los que más éxito tienen entre los más pequeños", continúa Francesc Guijosa, "suelen ser los que se organizan en horario habitualmente escolar y en el que los niños duermen en casa después de hacer las actividades en el colegio". A grandes rasgos, estas son las modalidades más comunes:

  • Urbanos: los chavales pasarán unas horas fuera de casa realizando las actividades que más le gusten acompañados de otros niños, pero volverá a casa para dormir. Sería como seguir en el colegio, pero más divertido. Son muy aconsejables cuando el niño es aún pequeño y puede echar de menos a sus padres. Su coste es más asequible.
  • Deportivos: son los preferidos de muchos niños, ya que les permite jugar a su deporte preferido, competir con otros chavales, además de disfrutar de tiempo libre y realizar otras actividades, como seguir practicando inglés. Los hay de muchos tipos: de fútbol, ecuestres, actividades acuáticas, etc.
  • Dormir fuera de casa. Son las antiguas colonias. En este caso, los campamentos no suelen especializarse en nada en concreto y se basan, fundamentalmente, en fomentar la convivencia, disfrutar del tiempo libre, además de realizar todo tipo de actividades.

¿Cuáles son los beneficios de llevarles de campamentos?

Como nos explican desde Kids&Us, empresa especializada en la organización de campamentos, los beneficios son muy amplios. Los niños tienen la oportunidad de convivir con compañeros de su edad y de disfrutar de momentos inolvidables. El aprendizaje emocional y educacional de este tipo de experiencias repercutirá de forma muy positiva en su crecimiento y desarrollo personal. Pasado el periodo de adaptación, aprenden a tratar con gente nueva desarrollando sus habilidades sociales, explorando su independencia y mejorando su autoestima. Aprenden a relacionarse, a interactuar con otras personas de manera positiva, a empatizar, y a conectarse con los demás.

Este tipo de actividades proporcionan una rutina diaria. Los chavales aprenden lo que les hace sentir bien y contribuye a su bienestar, continúan los expertos de Kids&Us. Los juegos y las diferentes actividades les permiten adoptar un estilo de vida saludable casi sin darse cuenta. Son una oportunidad para conectarse con aventuras al aire libre y alejados de las pantallas. Incluso, los campamentos urbanos suelen tener una parte exterior.

¿A qué edad es aconsejable que asistan?

Francesc Guijosa nos explica que, en relación a las actividades que conllevan pernocta, las colonias escolares para los más pequeños en etapa de educación infantil cubrirían las expectativas que se pueden generar en un campamento de verano, por lo que quizás a partir de primaria sería la etapa en que ya tienen suficiente autonomía para sentirse cómodos y no echar tanto de menos a los familiares.

Si el niño es más pequeño, y está preparado, también puede acudir a un campamento de verano, aunque Francesc no aconseja que pasen más de dos noches fuera de casa. Hay que tener en cuenta que aunque a los padres nos cueste separarnos de nuestros hijos, ellos lo disfrutan y es muy bueno para su desarrollo poder socializar con otros chavales de su edad. Respecto a las actividades sin pernocta, a partir de P1 y P2 ya se ofrecen actividades diseñadas para compartir con los compañeros habituales de clase, en donde el aprendizaje está basado en el juego, y se introducen diferentes elementos veraniegos, que les hagan sentir en un sitio diferente del que están durante el curso.

Seguridad y medidas COVID para llevarles con confianza

La mayor preocupación de los padres que envían a sus hijos de campamentos es la seguridad de los pequeños. En este sentido, todas las entidades organizadoras se aseguran de que los chavales estén en un entorno seguro para evitar cualquier incidente. Los monitores se han preparado para ello. De hecho, han recibido una formación para poder atender las necesidades de los asistentes. Suelen ser diplomados en Magisterio o en Educación Infantil, licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte o técnicos superiores en Actividades Físicas y Animación Deportiva, así como monitores de tiempo libre. Este año, además, se incrementan las medidas para garantizar un entorno seguro y libre de contagios COVID. Como nos explica Francesc Guijosa, se aplican las mismas medidas que en los grupos burbuja en clase, pero con un número menor al permitido por el colegio.

Además, se insiste en el uso de la mascarilla, distancia entre alumnos, distancias entre grupos, distancias más amplias en el comedor, aumento de turnos, priorizar actividades al aire libre, delimitar espacios, ventilación periódica en espacios cerrados, material individual, higiene del material, entradas y salidas escalonadas, toma de temperatura, desinfección de espacios antes y después de uso, gel hidroalcohólico, especial atención a posible sintomatología y los requerimientos legales que se tengan que aplicar en el momento en que comiencen los campamentos. Guijosa asegura que se hace un gran esfuerzo en la atención y servicio deseado, para mantener el control y seguridad, y así realizar las actividades en un entorno seguro.

Continúa leyendo