Uso de pantallas

Ordenador o tablet, ¿a qué edad es más recomendada cada cosa?

Ambos dispositivos son compatibles a partir de la edad mínima recomendada para su uso, pero es igual de importante el tiempo que se les dedique y cómo se haga uso de ellos.

Niño con tablet
Niño con tablet (Foto: depositphotos)

No existe un momento concreto recomendado de forma amplia por los expertos para empezar a usar una tablet o el ordenador. En cambio, sí existe consenso en la edad hasta la que no deberían usarlo jamás los peques: los dos años. Así lo recomiendan instituciones como la Asociación Americana de Pediatría, que considera que un niño no debe tener acceso a las pantallas digitales antes de dicha edad. 

Esto va en consonancia con los planes educativos, que suelen incluir la introducción a la informática no antes del primer curso del segundo ciclo de educación infantil, a partir de los 3 años de edad aproximadamente. En clase se suele trabajar esta parte más específica con ordenador porque uno de los primeros objetivos es que los pequeños se familiaricen con el uso del ratón, y eso no es posible hacerlo con una tablet. 

Estas, en cambio, también están presentes en la educación porque se utilizan como una herramienta más en muchos colegios. En casa, en cambio, el uso suele ser ocioso, y este es uno de los principales peligros de estos dispositivos electrónicos: que a los peques les encantan porque saben que son sinónimo de dibujos animados y además las pueden manejar con mucha autonomía por su tamaño y porque son táctiles, así que una vez las prueban, las demandan mucho. Al mismo tiempo, para los padres son un comodín, un recurso fácil con el que tomarse un respiro, y eso suele derivar en abuso de la herramienta, que el niño acaba usando en muchas ocasiones en más tiempo del recomendado. 

Uso responsable

En uno y otro caso, negarles el acceso a la tecnología a partir de cierta edad es una misión imposible. El ordenador, en las edades más tempranas, se puede utilizar en casa simplemente para reforzar el trabajo que los niños han hecho en clase o para que hagan algunas actividades de refuerzo específicas de otras materias. Y la tablet, lo recomendable es limitarla y enseñarles a usarla con responsabilidad, fomentando otras actividades libres de pantallas que completen sus horas de ocio y así no dependan tanto de esta y de la tele al principio, y más adelante del ordenador. 

La mencionada AAP recomienda a los padres en este sentido la creación en casa de “zonas libres de pantallas”, la mejor forma de no generar dependencia tecnológica en los peques junto a las actividades al aire libre. Una zona de juegos amplia donde convivan los de mesa tradicionales con los puzzles, el juego simbólico, las actividades culturales como la pintura y la lectura, por ejemplo. Y en la que todos los miembros de la familia compartan tiempo juntos, de tal forma que el uso de los dispositivos electrónicos se limite a espacios cortos de tiempo al día. En general, los expertos hablan de media hora en los niños de cuatro y cinco años, y de una hora para los niños de seis y siete.

Aprendizaje y entretenimiento

No olvides que cada minuto que un niño pasa delante de un móvil o una tablet es un minuto que deja de explorar el mundo, el gran aliciente de la niñez, básico para su desarrollo y aprendizaje. Así que trata por todos los medios de cumplir con las recomendaciones en cuanto al uso de aparatos tecnológicos y, en la medida de lo posible, intenta que cada segundo que le dediquen a ello también sea provechoso, y no se limite a una forma de entretenimiento que se quede únicamente en el momento presente.

Para eso, es fundamental que supervises cómo le dan uso a la tecnología y que les guíes en el proceso, especialmente a partir de los 4 años, momento en el cual pueden aprender a reforzar sus conocimientos a través de internet. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo