Beneficios de ir andando al colegio

¿Por qué es bueno que los niños vayan andando al colegio?

Ir y volver caminando al colegio supone casi el 65% de la actividad física diaria recomendada en niños por los expertos. Por eso, desde la Asociación Española de Pediatría instan a crear una red colaborativa que facilite este objetivo.

Los niños españoles son de los más sedentarios de Europa, así de alarmante es la conclusión que se extrae de datos recientes publicados por la Organización Mundial de la Salud. Esta falta de actividad física provoca graves problemas de salud, pero también tiene su reflejo en el medio ambiente: un mayor uso del coche y las aglomeraciones en las rutas escolares aumentan la contaminación atmosférica urbana (CAU), situación que perjudica especialmente a los niños, ya que son más vulnerables a la CAU debido a que respiran mayores volúmenes de aire por kilogramo de peso que los adultos, esto se debe a la inmadurez anatómica y funcional del su sistema respiratorio y a su menor estatura (respiran aire con mayor concentración de contaminantes que a la altura que respiran los adultos).

La Asociación Española de Pediatría (AEP) presenta el documento “Caminando al cole” en el que recopila toda la evidencia científica que existe sobre los beneficios de caminar y muestra como con pequeños gestos como ir andando al colegio, los resultados pueden ser de gran envergadura: “cerca del 23% de nuestros escolares tiene sobrepeso y en torno a un 18% padece obesidad. Caminar un kilómetro de ida y otro de vuelta al día, -distancia media entre el colegio y el hogar-, supone realizar hasta 2/3 partes del ejercicio diario recomendado en los menores”, asegura la doctora María José Mellado Peña, presidente de la AEP.

Beneficios de ir y volver caminando al colegio

ponentes de la AEP
Doctor Juan Antonio Ortega García (izq.), doctora María García-Onieva y doctor Julio Álvarez Pitti

Caminar al colegio tiene numerosos beneficios físicos como ayudar a prevenir la obesidad, reducir el riesgo cardiovascular, aumentar en un 11% la resistencia de la columna vertebral, en un 69% el equilibrio y en un 8% la flexibilidad.

Sin embargo, los beneficios de esta actividad van mucho más allá de lo físico: también contribuye a disminuir la Contaminación Atmosférica Urbana (CAU) y ayuda a crear entornos y estilos de vida más saludables desde la infancia y adolescencia. Y no solo eso: está comprobado que los niños que van caminado al cole sacan mejores notas, tienen mayor rendimiento y mejor capacidad de concentración: “si el niño saca malas notas, hay un error muy frecuente por parte de los familiares que es quitarle de las actividades extraescolares que implican deporte. Si hay que quitar tiempo de algo es de las pantallas”, asegura el doctor Julio Alvarez Pitti, vocal de actividad física del Comité de Promoción de la Salud (CPS) de la AEP. Además, los niños que hacen actividad física tienen mayor confianza en sí mismos, mayor autoestima, lo que es fundamental para su desarrollo. Otro factor a tener en cuenta es que ir andando al colegio ayuda a reducir el estrés en los niños y disminuye el riesgo de padecer depresión.

Por todo lo anterior, se puede observar que la actividad “Caminando al cole” es claramente beneficiosa para la salud: “la realización de esta actividad física ayuda a disminuir los valores de presión arterial, mejora la capacidad de regulación de los niveles de azúcar de la sangre mejorando la sensibilidad a la insulina, disminuye los valores de triglicéridos, incrementa los valores de colesterol bueno (HDL) y contribuye a mejorar la condición física cardio-respiratoria”, afirma Alvarez Pitti.

La marcha rápida es una actividad que se puede adaptar a casi cualquier niño. Ir caminando al cole es gratis, ahorra y es muy saludable.

También hay que aclarar, que otras actividades como ir en bicicleta, en patinete o patines también son beneficiosas para la salud. Si tenemos en cuenta que para coger el transporte público, también hay que desplazarse, se puede considerar un desplazamiento más saludable que el que se realiza en coche.

"Caminando al cole"

Los comités de Salud Medioambiental y de Promoción de la Salud de la AEP lideran este Proyecto “Caminando al cole” con el objetivo de poner de manifiesto que con un sencillo gesto se pueden tener grandes beneficios en la salud de los más pequeños, y redundar en un mejor estado del medioambiente.

Muchos de los padres que estéis leyendo esto pensaréis: “muy bien, pero si el cole está lejos, qué hacemos?”. Esa es una realidad que también se reivindica con este proyecto. El poder ir caminado al colegio depende en gran medida de factores geográficos, culturales y de la distancia al colegio o instituto, que es una gran barrera: "es una realidad que cuanto más lejos viven los niños de su centro educativo, menos probable es que se desplacen activamente al colegio, también influye la planificación urbana o la percepción que la comunidad tiene de la edad y la distancia a la que un menor puede acceder solo al colegio”, asegura el doctor Juan Antonio Ortega García, coordinador del Comité de Salud Medioambiental (CSM) de la AEP.

Hay un apoyo desde diferentes asociaciones y áreas para promover esta vuelta de los niños al contacto con el entorno, a poder ir y volver andando al cole, por eso, se pide involucración por parte de ayuntamientos, ya que hace falta un cambio en el plan de urbanismo que permita acercar el colegio a los niños, que facilite que los peques puedan ir andando al colegio. Se pide el apoyo de las administraciones locales “que tienen potestad para mejorar la salud y bienestar de la infancia en la escuela desarrollando y apoyando propuestas para crear entornos escolares más saludables como la proposición no de ley (PNL) en la que actualmente trabajamos con otros grupos de España”, asegura el coordinador del CSM.

En los coles en los que se ha llevado a cabo este programa se ha comprobado que baja la obesidad infantil, se observa una reducción del diámetro abdominal, se asocia esta actividad con un menor índice de masa corporal y contribuye a disminuir el exceso de peso y a prevenir la obesidad abdominal independiente de otros factores como los demográficos, las dietas, el porcentaje de grasa corporal o el tiempo dedicado a hacer ejercicio.

Con este proyecto se busca crear una red colaborativa en la que participen desde los niños, los familiares, las instituciones, los pediatras y las escuelas para poder conseguir el cambio: “la participación de la comunidad escolar y ayuntamientos en este proyecto es un punto clave, los interesados en colaborar con nosotros en la implantación de este programa en sus localidades y centros educativos encontraran más información sobre cómo hacerlo en el documento explicativo que encontraran en la web de la AEP, queremos expandir y realizar una llamada a la participación de Caminando al cole a Ayuntamientos, Comunidades Escolares y Pediatras de España, podrán adherirse y participar a través de una metodología de ‘ciencia ciudadana’ y ‘metodología de trabajo en abierto’ para que sea fácilmente reproducible, explica el coordinador del CSM.

Además, sus promotores aseguran que también ayuda a construir relaciones, a recuperar la esencia de “barrio”, favorece los momentos de encuentro entre padres e hijos y propicia el establecimiento de nuevas amistades.

También te puede interesar:
foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo