Educación musical

Por qué se sigue tocando la flauta en el colegio

Aunque por el coronavirus puede que se haya dejado de utilizar de forma temporal, este instrumento sigue siendo el protagonista de las clases de música, igual que ya lo era cuando los que ahora son padres iban al colegio.

En tiempos de COVID-19 las clases de música han cambiado un poco, como pasa en general con toda la actividad escolar, tanto la que se desarrolla en las aulas como fuera de ellas. Pero más allá de la coyuntura actual que puede modificar el programa educativo de forma temporal, hay muchos padres que se sorprenden por el hecho de que con todo lo que ha evolucionado y cambiado la educación en los últimos años, en música sus hijos sigan tocando la flauta como lo hacían ellos cuando eran adolescentes. ¿A qué se debe que siga siendo así?

Motivos generales

Se puede decorar mucho la cuestión y hablar de las muchas virtudes que tienen los instrumentos de viento en general y la flauta en particular a nivel educativo, pero antes de abordarlos se hace imprescindible destacar el motivo principal de que sea la flauta y no otro la elegida: es muy barata. 

La mayoría de profesores y profesionales expertos en música reconoce que este es un argumento de peso para que la flauta siga siendo un instrumento fundamental en las clases de la asignatura, que sigue sin tener el peso en el programa educativo que sí posee en otros países europeos donde su importancia es capital. 

La flauta es asequible y España es un país diverso, donde no todas las familias tienen capacidad para afrontar el gasto que supone la adquisición y mantenimiento de otros instrumentos que a priori motivan más a los alumnos (también a muchos padres, ¿verdad?). Pero es que además de ser barata, la flauta es muy fácil de transportar a clase. Todo lo contrario a lo que ocurre con instrumentos más grandes y pesados, que lo son todavía más en la espalda o el hombro de un niño.

Beneficios de su aprendizaje

Dicho esto, también hay argumentos estrictamente educativos para mantener la flauta en las clases de música. Por ejemplo, que se trata de un instrumento muy intuitivo para aprender las notas musicales y que facilita muchísimo la enseñanza de la respiración a los niños, aspecto clave en la música. 

Además, permite mejorar la  coordinación de manos y dedos por un lado y de estos con la vista y la boca por otro; potencia también la capacidad pulmonar; y mejora las habilidades cognitivas de los pequeños porque deben trabajar la memoria para poder tocarla. 

Cómo motivarles

El problema, entonces, no es tanto que se siga tocando la flauta, sino que la imagen asociada a ella siga siendo la misma que tienen los que ahora son papás y mamás y también la tocaron hasta aburrirse en el colegio. 

Todo depende de las posibilidades que ofrezca un programa educativa que no mima a la música como si lo hace con otras asignaturas -esto hace que muchos padres hagan lo mismo en su escala de valores particular- y del interés del profesor por explorar nuevos caminos para que la flauta siga siendo un instrumento efectivo para aprender, pero que a esto le sume algo que tradicionalmente no ha ofrecido: motivación a los alumnos para querer aprender.

Continúa leyendo