Mononucleosis

¿Qué es la mononucleosis o enfermedad del beso y por qué es importante proteger a los niños?

Los adolescentes son los más propensos a contraerla, el virus que la causa es el Epstein-Barr y un estudio la relaciona con la aparición de Esclerosis Múltiple. ¿Qué es exactamente la mononucleosis?

mononucleosis
Fuente: iStock

Un reciente macroestudio, llevado a cabo por la Universidad de Harvard durante más de veinte años, y publicado en la revista Science relaciona al virus Epstein-Barr (VEB) como la causa principal de la esclerosis múltiple. Para llegar a esta conclusión, los autores llevaron a cabo un seguimiento durante ese periodo de más de 10 millones de militares estadounidense, revelando que el riesgo de desarrollar la enfermedad se multiplicaba por 32 tras la infección con el virus de Epstein-Barr, algo que no observaron con otros patógenos.

Eso sí, los autores insisten en recordar que no todas las personas que se infectan por el virus, desarrollarán esclerosis múltiple, así que creen que hay otros desencadenantes que pueden llevar a la enfermedad.

Pero, ¿cuál es la enfermedad que se relaciona con el virus Epstein-Barr? Seguro que has oído hablar de ella: mononucleosis infecciosa, conocida comúnmente como ‘enfermedad del Beso’. Esa es la infección que está detrás de este virus que está dando tanto de qué hablar. “Es común entre adolescentes y adultos jóvenes, especialmente entre los estudiantes universitarios. Se estima que uno de cada cuatro que se infecten presentarán síntomas de la enfermedad”, argumentan en la web del Centro para el Control de y la Prevención de Enfermedades del gobierno.

¿Qué es la mononucleosis y qué síntomas produce?

Como decimos, se denomina comúnmente enfermedad del beso y se transmite por el contacto de fluidos entre una persona que porta el virus y una sana. Principalmente, por el contacto con la saliva (de ahí su nombre).

Desde la infección, pasarán una media de entre tres y seis semanas hasta que se desarrollen síntomas de la enfermedad, si se llegan a desarrollar porque muchas personas la cursan de manera asintomática. Algunos de esos síntomas más frecuente, en los que se basará incluso el médico para confirmar la enfermedad, son, de acuerdo al CDC:

  • Cansancio excesivo
  • Fiebre o febrícula
  • Dolor de garganta
  • Cefalea y dolor corporal
  • Inflamación de los ganglios linfáticos de cuello y axilas
  • Sarpullido
  • Hígado y bazo inflamados (aunque este es un síntoma menos común)

La parte negativa es que no existe una vacuna que proteja contra la enfermedad y, como prevención, solo se puede recomendar no besar a otras personas, no compartir bebidas, comidas, cubiertos o artículos de usos personal. La parte positiva es que la mayoría de los afectados se recuperan de los síntomas, sin secuelas, en un periodo de dos a cuatro semanas, de acuerdo a la misma fuente, aunque el cansancio puede durar unas cuantas semanas más.

¿Por qué hay que proteger mucho a los niños?

Desde Ser Padres insistimos siempre en la necesidad de proteger a los niños, sobre todo a los recién nacidos, de los besos de personas externas a su entorno más cercano. De hecho, ya os hemos contado los riesgos de que una persona con un herpes simple en el labio dé un beso en la cara al bebé.

Pues bien, esta enfermedad es otra de las causas principales de proteger bien a los niños, no solo de los besos, sino también de compartir utensilios, líquidos, bebidas o comidas con cualquier persona (incluidos los papás), ya que la posibilidad de cursar la mononucleosis de manera asintomática es grande y los riesgos de infectar al bebé o al niño son bastante peligrosos, dado que su sistema inmune es más frágil que el del adulto.

Además, la conclusión del estudio que comentábamos al principio es, ahora, otro motivo de importancia para proteger a los pequeños de la infección con este virus.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo