Más de 7 años

¿Qué seguridad necesita para ir en bici?

Se lo pasan bomba montando en bici. Pero ¿van seguros? ¿Qué deben saber para evitar riesgos?

También te puede interesar: Seguridad infantil y primeros auxilios en carretera
seguridad bici

Les chifla la bicicleta. Y especialmente en el verano y a partir de los siete años, cuando tanto les mola salir en grupo, en busca de sus rincones favoritos. Pero ¿es el juguete más seguro?

Su interés por la bici demuestra curiosidad natural y deseos de superación; les proporciona confianza y mejora la percepción del entorno. Al practicar un ejercicio completo (desarrolla los músculos, la coordinación y la destreza motriz), su salud se fortalece. Descubren una manera sencilla de desplazarse más deprisa con menos esfuerzo, y de acceder a lugares que antes quedaban fuera de su alcance. Salir en bici con los amigos despierta su compañerismo y su deseo de compartir grandes descubrimientos.

¡Ojo al parche!

Los beneficios son muchos, pero la seguridad de nuestros hijos exige que les enseñemos ciertas precauciones. El peligro de caídas aumenta en pendientes, curvas y desniveles. Al principio, es mejor que practiquen en un terreno llano lo suficientemente amplio como para que no se vean forzados a realizar giros muy cerrados. Ni que decir tiene que ha de estar cerrado al tráfico rodado, para no encontrarse con sorpresas. Las grandes ciudades suelen tener parques con amplios caminos donde los niños circulan sin peligro. En el campo, deben elegir zonas sin agujeros, baches o desigualdades del terreno.

Claro que no se puede ser Miguel Indurain en una sola tarde. Ayudar al niño a enfrentarse a pequeños desafíos, ir paso a paso, no solo evitará accidentes provocados por su excesivo entusiasmo, también les será más sencillo aplicar esta norma a lo largo de su vida y conseguir muchos logros que a menudo la falta de paciencia pone fuera de su alcance. Debe dominar la estabilidad de la bicicleta antes de correr a más velocidad, saber coger una curva antes de enfrentarse a circuitos cerrados y conseguir frenar sin brusquedad antes de lanzarse por una pendiente.

En resumen: de lo fácil a lo difícil, de lo conocido a lo desconocido, de lo poco a lo mucho. El miedo a una caída puede ser tan peligroso como el exceso de confianza. Antes de coger la bicicleta por su cuenta debe estar muy seguro de su conducción, pero nunca tanto como para ponerse en peligro circulando por zonas de tráfico intenso, muy irregulares o demasiado alejadas de casa. Cuando ya domine la técnica, nuestro cometido será ponerle al tanto de los parques, ciclovías y lugares cerrados al tráfico por los que pueda circular sin nuestra vigilancia.

Lo aconsejable, y lo adecuado, es que a estas edades no circulen por carreteras ni zonas con tráfico rodado; pero es posible que alguna vez tengan que atravesar una carretera comarcal (poco transitada, pero con tráfico) o bien circular por urbanizaciones o caminos rurales por los que transite algún que otro vehículo. Utilizar casco, circular siempre por la derecha (prohibido ir en pareja), detenerse ante un STOP o cruces no señalizados, no adelantar a otra bici (especialmente en un tramo sin visibilidad), y reducir la velocidad (o incluso detenerse) cuando se acerca un vehículo son normas de obligado cumplimiento.

Bien equipados

Antes de una excursión, es preciso que un adulto experto en estas lides dé un repaso general a la máquina y al equipo.

Sistema de frenos: tanto el delantero como el trasero han de estar en perfectas condiciones. Comprobemos que el niño puede realizar sin dificultad la presión necesaria para ponerlos en acción.

Casco: en las zonas con tráfico rodado, su uso es obligatorio, pero mejor si lo llevan siempre. Ha de ser ligero, ajustable y bien ventilado.

Cambio de marchas: Asegurémonos de que funciona correctamente y de que sabe cómo y cuándo accionarlas.

Captafaros en los radios: imprescindibles, y obligatorios, para circular de noche: indican a otros conductores la presencia de un ciclista.

Mitones: evitan que las manos suden (algo clave en una frenada de emergencia) o que se lesionen en caso de caída (las manos son las primeras en parar un golpe).

 

Asesor: Juan Carlos Pérez, autor de La construcción del ciclista y Los orígenes del ciclismo.

Etiquetas: 7 años, 8 años, 9 años, deporte, juguetes, seguridad vial

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS