Mascarilla y coronavirus

Qué son las mascarillas KF94 y por qué serían útiles para los niños

Fabricadas en Corea, las mascarillas KF94 serían una buena alternativa para los niños a las mascarillas KN95 y las mascarillas quirúrgicas, y ayudar a retardar la propagación del virus. Te descubrimos en qué consisten y cuáles son sus ventajas.

Qué son las mascarillas KF94
Foto: Istock

Ahora que los niños han comenzado el nuevo curso escolar, y cuando las medidas no han cambiado tanto en comparación con el pasado año (cuando la incertidumbre era muchísimo mayor, después de la suspensión de las clases como consecuencia de la proclamación del Estado de Alarma a mediados de marzo de 2020), es normal que ya sepamos cómo deben usar las mascarillas faciales para protegerlos de la COVID-19.

Las más comunes continúan siendo las mascarillas quirúrgicas, aunque también es normal ver a muchos niños (mayores y pequeños) con mascarillas KN95 diseñadas para el público infantil. Sin embargo, en los últimos meses se han vuelto muy populares las mascarillas faciales KF94, fabricadas para niños en Corea.

¿Qué son las mascarillas KF94? ¿Cuáles son las diferencias con las KN95?

En realidad, las mascarillas KF94 son el equivalente surcoreano a las mascarillas KN95 desarrolladas en China. Se encuentran reguladas por el Ministerio de Seguridad de Alimentos y Medicamentos de Corea.

“KF” significa ‘filtro coreano’, mientras que el número “94” indica que filtran el 94 por ciento de las partículas que tienen un tamaño de 0,3 micrones o más. Aunque es cierto que el virus SARS-CoV-2, el causante de la enfermedad COVID-19, mide alrededor de 0,1 micrones, viaja a través de gotitas y aerosoles (que se caracterizan por ser bastante más grandes), por lo que estas mascarillas seguirían siendo una buena forma de prevenir la transmisión de la COVID-19.

Se componen de cuatro capas de material no tejido. En estudios limitados ha demostrado ser tan eficaz para bloquear el SARS-CoV-2 como las mascarillas N95 aprobadas por la FDA que son utilizadas por los profesionales médicos. Y también se ha demostrado que los materiales de mascarilla no tejidos tienden a ser más efectivos que los tejidos (conocidos también como mascarillas de tela sin filtros) para bloquear la transmisión de partículos.

No obstante, son mascarillas faciales desechables que no han sido aprobadas por la FDA para entornos médicos. Además, un estudio mostró que no tienden a ser tan buenas como las N95, principalmente porque no son capaces de ajustarse tan bien alrededor de la cara del usuario, permitiendo con ello filtraciones.

Mascarillas KF94 para niños
Foto: Istock

En cualquier caso, dado que no existen mascarillas N95 para niños, los investigadores detrás de ese mismo estudio concluyeron que las mascarillas KF94 sí son una excelente opción para su utilización en entornos de mucho menor riesgo.

En Estados Unidos, por ejemplo, ha habido algunos problemas tanto con la exportación como con la venta de las mascarillas KN95, ya que se descubrió que algunas habían sido falsificadas. 

En Corea del Sur, sin embargo, cuando se pone un sello ‘KF94’ en una mascarilla, y no cumple con los estándares exigidos, la empresa responsable podría ser multada severamente por el gobierno. De ahí que a muchos expertos les guste estas mascarillas llegadas directamente de Corea, porque cumplen con el sistema de calidad establecido.

¿Cómo son?

En general, el uso de mascarillas faciales ayuda a retrasar la propagación de la COVID-19, y la mascarilla KF94 es una opción útil como mascarilla disponible para el público, aunque no es perfecta. No duran tanto como una mascarilla de tela, y no pueden ser lavadas (como ocurre con las KN95), algo en consonancia con el resto, especialmente si tenemos en cuenta que ninguna mascarilla es eficaz si no la usamos correctamente o si el aire se escapa fácilmente a su alrededor.

En estos casos, tanto el ajuste como la comodidad son muy importantes. Y las mascarillas KF94 cuentan con dos características muy interesantes para los niños: un clip nasal flexible que permite un ajuste ceñido en la parte superior, algo tremendamente útil para niños que utilicen gafas; y la forma de la mascarilla en sí, que poseen una banda de material horizontal ancha y plana en el área de la boca, resultando muy cómodo para niños y adultos. 

Gracias a este diseño, da la sensación de tener algo más de espacio para respirar y hablar, a pesar de que la mascarilla se encuentra perfectamente ajustada a los lados.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo