Consejos para afrontar la enuresis

Se hace pis en la cama

Un 15% de los niños se hacen pis en la cama después de los cinco años. Esta alteración se llama enuresis y suele deberse a un retraso madurativo. No hay que agobiarles sino tratarles con mucho cariño y comprensión.

enuresis

La enuresis es la emisión involuntaria de orina en un niño con suficiente edad para poder controlar la micción (entre los cinco y seis años).

Se calcula que un 16% de los niños siguen haciéndose pis en la cama pasados los cinco años, y la moda de retirar el pañal diurno y nocturno a edades cada vez más tempranas puede propiciar una frecuencia cada vez mayor.

No hay que vivirlo como un problema, sino ayudar al niño a buscar soluciones.

Hay que consultar

Ahora bien, aunque no conviene darle mucha importancia, es erróneo pensar que la enuresis es absolutamente benigna y siempre de resolución espontánea. Ignorarla puede aumentar en ocasiones el sufrimiento silencioso de los niños (ansiedad, baja autoestima, problemas es sus relaciones con otros niños) y sus familias.

Es verdad que en muchas ocasiones, el problema se resuelve por sí solo y que su prevalencia decrece con la edad, pero en algunos casos es necesario un tratamiento. El profesional más cualificado para hablar del tema es el pediatra del niño. Él dirá si es necesario un tratamiento cuándo empezarlo y cómo hacerlo.

 

Causas

La herencia genética juega un papel importante. Muchos de los niños tienen antecedentes de retraso en el control de esfínteres directos en sus padres, tíos o hermanos (si los padres han sufrido enuresis en su infancia la probabilidad de que su hijo la padezca se multiplica por 6).

Durante el sueño, los mecanismos de autocontrol de la micción varían respecto a los de la vigilia. 

En los niños con enuresis se combinan tres factores:

1. Un sueño más profundo (les cuesta más despertarse por estímulos sonoros.

2. Una menor capacidad de la vejiga

3. Un aumento nocturno de la producción de orina.

Por eso, algunos niños con dificultades en el despertar no tienen enuresis, porque su capacidad de la vejiga les permite contener toda la orina que producen por la noche.

Para calcular el volumen o tamaño funcional de la vejiga se puede hacer un diario miccional durante al menos 3 días. Lo habitual es orinar entre cinco y siete veces al día con intervalos de, al menos, un poco más de una hora. Si el niño hace más de 8 micciones o el intervalo habitual es inferior a una hora, conviene consultar al pediatra.

Cómo afrontarlo

1. En primer lugar no culpabilizar al niño ni culpabilizarnos nosotros.

2. Para prevenirlo es fundamental iniciar el entrenamiento diurno en el momento oportuno, sin prisa.

  • Usar un orinal  o una taza de váter adaptada en la que el niño apoye bien tanto las nalgas como los pies.
  • Sugerir al niño que haga pis cuando nos parezca que tiene ganas, para que lo logre al primer intento.
  • No mantenerle sentado en el orinal hasta que logre la micción ni insistir en que haga esfuerzo si fracasa el primer intento. Y sobre todo, no dispersar los esfuerzos cambiando de técnica frecuentemente

3. Revisar el diario miccional y la cantidad de ingesta de líquido a última hora del día.

4. Evitar el déficit de sueño y el cansancio excesivo.

5. Si el niño duerme el tiempo que necesita, tiene ya seis años sigue haciéndose pis y no está bebiendo excesivamente, conviene consultarlo con el pediatra.

Un dato: la enuresis no es lo mismo que la nocturia (despertarse una o más veces durante la noche para hacer pis), que entra dentro de la normalidad.

Etiquetas: 6 años, pediatra, pis, sueño

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS