TDAH en niños

Síntomas que pueden indicar TDAH en un niño

¿Alguna vez has pensado que tu hijo es hiperactivo o tiene déficit de atención? Un neuropediatra nos cuenta cuáles son los síntomas más comunes de TDAH en niños pequeños

Esta es una duda que con mucha frecuencia recibimos porque los padres se preocupan cuando ven que las cosas no evolucionan como deben en la conducta o el comportamiento de sus hijos. 

síntomas de TDAH en niños
Fuente: iStock

Precisamente por ello, en este artículo te voy a contar cuáles son los síntomas más importantes que debes valorar para plantearte la respuesta a esta pregunta. 

Antes de nada, hay una serie de aspectos que debes grabar en tu mente a fuego para no caer en los mismos errores de todos los demás. Vamos a ello.

La detección del TDAH no es fácil

Lo primero que tengo con aclararte es que este no es un tema sencillo que se pueda resolver en dos frases rápidas. De hecho, si alguien te dice lo contrario, deja de leer o escuchar sobre la marcha porque, o no sabe lo que dice, o sólo quiere tomarte el pelo

Aún así, te voy a dar las claves fundamentales para que puedas orientar y en caso de necesidad, sepas cuándo consultar con un especialista, con un neuropediatra.

Si no conoces el desarrollo normal no podrás detectar desviaciones del mismo

Lo segundo es que borres de tu mente esa frase que tanto se repite en la calle, en las escuelas y en muchas consultas médicas que dice "las comparaciones son odiosas" o "no se debe comparar a los niños" o "cada niño madura a su ritmo". Tenlo claro, comparar es imprescindible. 

Para poder detectar alteraciones en los procesos de desarrollo de un niño debemos conocer cuál es el proceso normal y para ello, cuantos más niños conozcamos, mejor podremos realizar esta valoración como padres. Especialmente si ya tienes un primer hijo que ha presentado un desarrollo normal, o tienes un segundo hijo y te empiezas a plantear que el desarrollo del primero no era tan bueno como el de este.

El desarrollo neurológico infantil marca los procesos madurativos

Lo tercero importante a tener en cuenta es que en el TDAH se produce una alteración del proceso madurativo en el desarrollo neurológico que hace que las conductas de los niños resulten más infantiles de lo que correspondería a su edad, con lo que este es uno de los aspectos claves a tener en cuenta. 

El retraso en el lenguaje puede ser un marcador precoz de TDAH

El cuarto aspecto a valorar es que ese proceso madurativo alterado, uno de los primeros y más frecuentes áreas a los que afecta es al lenguaje. El desarrollo del lenguaje no es algo innato, todo lo contrario. 

Es algo que debemos aprender a diferencia de aspectos motores como sentarnos, andar y demás. Además, el lenguaje es un proceso neurológico complejo y por lo tanto, se altera con facilidad al ser uno, sino el primero de los procesos de aprendizaje complejo que nuestro cerebro debe adquirir.

Las funciones ejecutivas marcan el autocontrol. Esto es lo que falla en el TDAH

El quinto concepto que debes aprender es el del autocontrol. En el TDAH lo que centra todas las dificultades es una alteración del desarrollo de los procesos de autocontrol.

Se puede alterar el control de la atención, de los movimientos, de los impulsos y/o de las emociones. Esto puede generar repercusiones en el aprendizaje, la conducta, las relaciones sociales y la regulación emocional.

Cuando un niño nace, su capacidad de autocontrol es literalmente cero. Conforme va creciendo y su cerebro se va desarrollando, va adquiriendo las capacidades de autocontrol necesarias. Se denominan de forma global, funciones ejecutivas.

Las funciones ejecutivas son las que se alteran fundamentalmente en el TDAH, pero independientemente de ello, son las responsables de la inmensa mayoría de los procesos de autorregulación tanto conscientes como inconscientes en nuestro día a día. Por lo tanto, juegan un papel crucial como mediador de la mayoría de los procesos cognitivos y nuestro comportamiento.

Sospecha de TDAH por edades

Después de todas estas explicaciones, creo que ya tienes las cosas bastantes más claras. Aún así, te voy a hacer un pequeño resumen y listado de los aspectos a valorar como sospecha de TDAH dividiéndolo en grupos de edad.

Veremos los aspectos generales fundamentales pero dado que los síntomas del TDAH pueden aparecer de forma parcial, lo que veamos dependerá del predominio de dificultades en el control de la atención, los movimientos, los impulsos y/o las emocionales.

Antes de los 6 años

En estas edades predominan sobre todo los aspectos relacionados con el lenguaje y la capacidad de socialización, especialmente de los 0 a los 3 años. Tanto es así, que son fases en las que es frecuente la existencia de dudas a la hora de diferenciarlo de un posible caso de autismo.

En general se trata de niños que no responden adecuadamente a su nombre, no miran a la cara, parecen estar en su mundo y generalmente son bastante inquietos, novios e impulsivos. Suelen asociar dificultades en el lenguaje, así como retraso en los procesos de aprendizaje

Entre los 6 y los 14 años

Cuando los síntomas de TDAH aparecen a estas edades, el factor común más frecuente suele ser el rendimiento académico. 

Nos encontramos con chicos que sacan notas por debajo de sus capacidades y de sus niveles de esfuerzo, aspectos que suelen generarle muchas sensaciones de frustración, inseguridad y baja autoestima que generalmente se asocian a dificultades en las relaciones sociales o incluso a situaciones de acoso o  bullying

Entre los 14 y los 18 años

Para terminar, en estas edades debemos diferenciar un inicio de sintomatología tardío con una detección tardía.

En el primero de los casos, suele tratarse de sintomatología leve o asociada a altas capacidades que han compensado las dificultades de rendimiento académico a lo largo de su desarrollo escolar. Esto, en función de cada chico, puede haberse asociado a un buen desarrollo social, familiar, conductual y emocional o por el contrario, a una situación de incomprensión. Esto condiciona la existencia de conductas sociales y familiares adecuadas o problemáticas así

En el segundo de los casos, la situación es mucho más compleja porque la evolución del TDAH sin detección ni tratamiento a largo plazo conlleva de forma muy habitual la aparición de problemas importantes a nivel social y conductual más allá de los académicos. Es habitual el diagnóstico de trastornos ansiosodepresivo o trastorno límite de personalidad. 

En resumen

En caso de sospechar la existencia de TDAH en tu hijo por alguno de los datos que te he mostrado, no dejes pasar el tiempo esperando que las cosas mejoren por arte de magia. Busca ayuda y ponte en manos de un especialista que os guíe en el camino para que todo vaya bien.

 

Artículo elaborado por el doctor Manuel Antonio Fernández Fernández, neuropediatra y director del Instituto Andaluz de Neurología Pediátrica (INANP)

También te puede interesar:

Continúa leyendo