Salud visual

Un nuevo estudio confirma que la miopía ha aumentado entre los niños a consecuencia de la pandemia

Hasta hace poco se creía que el confinamiento domiciliario se asociaba con un aumento en el número de casos de miopía en niños en edad escolar, particularmente entre 6 a 8 años de edad. Y un nuevo estudio lo confirmaría.

Durante el confinamiento domiciliario, los niños de repente empezaron a pasar más tiempo en interiores, utilizando su visión de cerca durante largas horas, ya sea realizando lecciones frente a un ordenador, o jugando videojuegos. Y, de acuerdo a los expertos, es lo es lo que explicaría el aumento de casos de miopía entre los más pequeños desde hace algunos meses.

Es más, en comparación con los 5 años anteriores a la pandemia, los expertos han encontrado que habría 3 veces más casos nuevos de miopía en niños de 6 años de edad, 2 veces más en los de 7 años de edad y 1,4 veces más en los de 8 años de edad.

Curiosamente, los expertos no han observado una diferencia notable entre los niños con edades comprendidas entre los 9 a los 13 años de edad. ¿El motivo? De acuerdo a los investigadores, los ojos de los más jóvenes tienden a ser más sensibles a los cambios que ocurren en su entorno, y también al desarrollo de la miopía.

Recientemente hemos conocido la publicación de una investigación llevada a cabo en Hong Kong, en el que, nuevamente, se constata una mayor cantidad de niños han desarrollado miopía como resultado de cambios en el estilo de vida asociados con la pandemia. Pero, ¿qué debemos saber los padres?

Los investigadores analizaron datos de pruebas oculares de cerca de 2.000 niños en edad escolar en Hong Kong (China), y encontraron que las tasas de miopía, o cuando se pueden ver objetos cercanos con claridad, pero borrosos cuando se encuentran más lejos, han aumentado durante la actual pandemia de coronavirus.

Para llevar a cabo este estudio, los científicos reclutaron a un total de 709 niños con edades comprendidas entre los 6 a los 8 años de edad durante la actual pandemia. Y compararon sus resultados con datos recopilados de más de 1.000 niños reclutados antes del estallido de la pandemia. Así, mientras que en el grupo prepandémico la tasa de miopía fue del 11,63 por ciento, durante la pandemia fue de 26,98 por ciento.

El estudio ha sido recientemente publicado en British Journal of Ophthalmology. Y en él sus autores señal que la miopía no es uno de los problemas en los que comúnmente pensamos cuando se evalúan los diferentes riesgos de vivir una pandemia. 

Miopía en niños
Foto: Istock

Pero es cierto que tiene bastante sentido, especialmente si tenemos en cuenta muchos de los cambios que, en el estilo de vida, han surgido durante la pandemia, al pasar menos tiempo al aire libre y un aumento de 2.8 veces en el tiempo en que los más pequeños permanecen delante de una pantalla.

Como indican los autores del estudio, “cuando las personas piensan en las consecuencias que este nivel de cuarentena sin precedentes tiene en la salud física y mental, en un principio no es obvio que el desarrollo visual de los niños sea una de ellas”. Pero “nuestro estudio mostró que menos tiempo al aire libre y más tiempo dedicado al trabajo cercano, incluido el tiempo que pasamos frente a la pantalla, se asocia con una progresión más rápida de la miopía”.

Los investigadores también observaron cambios en la longitud axial, que consiste en la distancia existente entre la córnea y la parte posterior del ojo, un distanciamiento que aumenta con la edad en los niños que ya presentan miopía progresiva.

En este sentido, observaron una diferencia entre los niños analizados durante la pandemia (en este grupo el cambio de longitud axial estimado anual fue de 0,45 milímetros), en comparación con los analizados antes de la pandemia, que presentaban un cambio de longitud estimado de 0,28 milímetros.

A pesar de los resultados, debemos tener en cuenta un aspecto fundamental: este estudio observó únicamente a un grupo, por lo que sus hallazgos no significan que nuestro hijo/a se vaya a volver miope debido a su estilo de vida durante la pandemia. 

Por ejemplo, aún cuando ha estado utilizando pantallas con más frecuencia de lo que normalmente lo haría, no tendríamos que preocuparnos. Pero sí es importante tener en cuenta estos hallazgos, dado que, como advierten los autores, “la miopía puede aumentar el riesgo de que una persona tenga complicaciones de la vista más adelante en la vida”.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo