Vuelta al cole

Vuelta al cole, niños con alergia a alimentos y coronavirus: ¿qué debemos saber?

El coronavirus ha hecho que en muchos coles se establezca por protocolo comer en las aulas. Una situación en la que los niños con alergias a alimentos pueden ser más vulnerables. Hablamos de qué medidas de precaución se deben tomar y cómo hacerlo.

alergia a aliementos
Foto Istock

Los niños con alergias a alimentos aprenden, desde muy pequeños, que deben extremar las precauciones con lo que comen fuera de casa, que deben tener cuidado y no coger del almuerzo de sus compañeros o a estar muy pendientes de qué alimentos pueden tomar y cuáles no. Ahora, con la COVID-19, muchos coles han decidido que los niños más pequeños coman en el interior de las aulas, en sus propias mesas, por ello, los alergólogos hacen un llamamiento a extremar las precauciones.

Comer en el aula y niños con alergia a alimentos

Los expertos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recomiendan que los niños alérgicos a alimentos tengan un sitio determinado y fijo para comer en el aula y que su comida y cubiertos estén siempre bien identificados para evitar errores que puedan ser peligrosos. Además, recomiendan que el aula esté ventilada durante el momento de la comida, ya que no hay que pasar por alto que, durante ese tiempo, los niños no llevarán la mascarilla puesta.

¿Y qué se debe hacer cuando terminen de comer? Los responsables deberán limpiar todas las mesas para evitar riesgos de contaminación y de contaminación cruzada en el material y en el mobiliario del aula debido a los restos de comida: “El niño debe estar debidamente identificado y los responsables deben conocer cómo cuidar su alimentación, así como el resto de sus compañeros y comunidad educativa que participe en su alimentación en el colegio”, explica la doctora Mónica Antón Gironés, presidenta del Comité de Alergia a Alimentos de la SEAIC.

Sin embargo, no es durante la comida el único rato en el que hay que tener precaución, ya que es importante saber que el material escolar también puede suponer un peligro: “Es importante que tanto alumnos como responsables del centro sepan que no se debe compartir el material escolar con otros compañeros. El objetivo es evitar la contaminación cruzada. Se debe tener en cuenta que hay materiales que no son alimentos, pero que también pueden ocasionar alergia, como por ejemplo el látex o algunas tizas, en el caso de los niños alérgicos a la leche”, puntualiza la doctora Carmen Andreu, miembro del Comité de Alergia a Alimentos de la SEAIC.

Si algo estamos oyendo estos días es que, a causa del coronavirus, es necesario explicar a los niños, lejos de lo que hemos venido haciendo siempre, que, dado el momento que estamos viviendo, es importante no compartir. Ni comida, ni juguetes, ni material escolar…debe evitarse compartir todo esto para reducir el riesgo de contagio. Una situación que nos choca, pero una realidad que puede ayudar a proteger también a los niños con alergias alimentarias.

No obstante, los expertos instan a hacer todo lo posible porque el niño con alergia a alimentos se sienta incluido en las actividades que se realizan en el colegio y que su patología no se convierta en un factor limitante. Para ello, es muy importante que tanto la comunidad educativa como los compañeros de clase conozcan bien en qué consiste la alergia alimentaria del alumno y se haga hincapié en que es necesario tener unas precauciones, pero invitando en todo momento a vivirlo con naturalidad y empatía.

Cómo prevenir reacciones alérgicas a alimentos

Desde la SEAIC advierten de la importancia de que la comunidad educativa adquiera conocimientos para saber identificar y actuar ante una reacción alérgica, por eso, recomiendan recurrir a materiales de formación como el curso soyexpertoenalergia.es o los vídeos del canal de Youtube de SEAIC sobre el uso de la adrenalina.

Además, el Comité de Alimentos de la SEAIC, ha elaborado unas recomendaciones para prevenir reacciones en pacientes que sufren alergia a alimentos:

- Identificar de forma clara los niños que tienen alergias a alimentos y a cuál o cuáles alimentos la tienen.

- Hablar con la familia para conocer bien la alergia que padece, qué síntomas pueden poner en alerta y cómo actuar. Los familiares deben aportar un informe médico en el que se explique con detalle.

- Solicitar a la familia un plan de actuación recomendado por el alergólogo en el caso de que el menor tenga contacto accidental con el alimento al que es alérgico.

- Del mismo modo, se debe contar con una autorización firmada por los padres para autorizar la utilización de la medicación de rescate indicada en el plan de actuación del médico alergólogo. También es necesario saber cómo se administra la medicación y en especial, la adrenalina precargada que debe utilizarse ante una reacción grave o anafilaxia.

- Los padres deberán facilitar sus datos de contacto, para que el centro pueda hacer una ficha con ellos y sepan a quién llamar en caso de urgencia.

Estas pautas pueden ayudar a actuar ante una reacción alérgica a un alimento, por ello, es importante que, además, la familia, los profesores y los cuidadores de los niños que padecen alergia a los alimentos tengan un claro control de los etiquetados, dispongan de un autoinyector de adrenalina tanto en el domicilio como en el colegio y que haya gente en el entorno del paciente que sepa cómo utilizarlo.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo