Piojos

Vuelta al cole, ¿vuelta a los piojos?

La vuelta al colegio puede complicarse con la aparición de piojos en las aulas. ¿Qué debemos hacer y qué podemos hacer para evitarlos?

Los piojos se transmiten con facilidad entre los niños, desencadenando pequeñas epidemias en los colegios. Aunque no se trata de una patología grave, puede ser engorroso librarse de ellos. Vamos a ver en qué consiste esta afección y cómo podemos tratarla.

¿Qué son los piojos?

Vuelta al cole y piojos
Foto: Istock

Los piojos son unos insectos que viven en el pelo de las personas. Se transmiten por contacto directo:  al rozarse o tocarse las cabezas, el piojo pasa de un pelo a otro con gran facilidad. Es más difícil pero también pueden trasmitirse por el intercambio de peines u otros accesorios del cabello. Es importante explicar a los padres que las mascotas no son transmisoras de estos insectos.

Los piojos ponen sus huevos (llamados liendres) sobre el pelo, cerca del cuero cabelludo. Estas liendres crecen, de forma que a las dos semanas aproximadamente se transforman en un piojo adulto, que vuelve a poner sus huevos. Para hacernos una idea, cada piojo hembra pone alrededor de 6 a 10 liendres en cada ciclo. Esta capacidad de multiplicación explica lo rápido que se propaga la infección.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas típicos de la infección por piojos o pediculosis son el picor de cuero cabelludo y el consiguiente rascado. Al revisar la cabeza, veremos las liendres como unas motas blancas pegadas a los cabellos.

Como se alimentan de la sangre del cuero cabelludo, las encontraremos cerca de la raíz del pelo. El tamaño de un piojo adulto es de unos 2- 3 mm y el de las liendres 0,8 mm. Para diferenciar entre caspa y liendres intentaremos despegarlas. Las motas de caspa se desprenden con facilidad, mientras que las liendres quedan adheridas al pelo con fuerza.  

¿Qué hago si me dicen que mi hijo tiene piojos? ¿Cuál es el tratamiento?

Los medicamentos más usados son a base de permetrina como principio activo, en crema o loción. Deben ser siempre prescritos por el pediatra, especialmente en menores de 2 años, en los que algunos productos están contraindicados. 

Es muy importante seguir las instrucciones que nos indique el prospecto. En general, se debe aplicar el producto sobre el pelo seco y dejarlo actuar unos 10 ó 15 minutos. Después, tras el aclarado, se retiran los piojos y liendres a mano, o usando una lendrera (unos peines con las púas muy juntas y alargadas que permiten la adecuada visualización de todos los cabellos, casi uno por uno).

Cómo limpiar los piojos en los niños
Foto: Istock

Aunque dejemos la cabeza limpia, debemos revisarla las siguientes dos semanas peinando con la lendrera, para detectar algún otro piojo o liendre. Este paso es importante porque pasadas estas dos semanas, si quedó alguna liendre ya habrá pasado a ser piojo y, si había algún pequeño huevo recién puesto y no detectado por su tamaño, será suficientemente grande como para poder verlo.

Es muy importante tener en cuenta que los piojos pueden vivir uno o dos días en los tejidos u otras superficies. Por eso debemos lavar con agua caliente la ropa, toallas y sábanas. Los peines y accesorios del pelo deben sumergirse durante 10 minutos en la loción parasitaria. Lo que no pueda limpiarse se introducirá en una bolsa de plástico que se dejará cerrada durante dos semanas.

En caso de persistir la infección por piojos puede ser necesario dejar la loción de permetrina actuar durante una hora, o incluso durante toda la noche, utilizando un gorro de plástico. Además, existen productos con principios activos más potentes, que se reservan para casos resistentes a la permetrina.

¿Se puede prevenir la aparición de los piojos?

Los piojos aparecen en cualquier ambiente y no significan que el niño que los padezca tenga peor higiene que otro. Lo mejor es inspeccionar la cabeza de los peques cada tres o cuatro días para detectar la pediculosis lo antes posible.  

Los tratamientos preventivos a base de lociones o colonias, en general, no se recomiendan. Pondremos tratamiento al niño sólo si existe infección.  En caso de aparición de piojos en la escuela, no se debe prohibir que los niños vayan al colegio, simplemente los padres deben revisar a su hijo, realizar el tratamiento si detectan que está infectado, y volver a enviar a su pequeño al colegio una vez completado.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo