Ser Padres

Guía definitiva para fotografiar a niños pequeños

Te encantaría tener recuerdos fotográficos de la infancia de tu hijo pero su energía incansable te lo ponen muy difícil. Aquí los consejos definitivos para fotografiar a un niño pequeño sin morir en el intento.

¡Cariño! ¡Mira, mira a la cámara! ¡Solo va a ser un momento! ¡Mira lo que tengo aquí, sonríe y te lo doy! ¿Te suena esta situación? Como cualquier familiar o persona cercana a un niño pequeño, nos gustaría inmortalizar todos los momentos que pasamos junto a él porque en algún momento serán solo eso, recuerdos. Los niños crecen más rápido de lo que creemos y en un intento por guardar su infancia en un tarro de cristal (o en un álbum de fotos) disparamos fotografías sin pensar, a tutiplén.
Algo que nos ha facilitado mucho la llegada de la tecnología. Quién no recuerda esos álbumes familiares en los que aparecemos de pequeños. De las 36 fotos analógicas que traía, tan solo salimos bien en 10. Y mira que nuestros padres ponían todo su empeño en sacarnos lo más guapos y quietos posible, pero en aquel entonces el juego era nuestro mayor deseo y las fotos estaban de más.
Cuando los niños crezcan, empezarán a saber qué son las redes sociales y serán ellos quienes quieran hacerse fotos. Pero no con nosotros: solo con sus amigos. Así que, hay que aprovechar antes de que llegue ese momento para guardar en el carrete del  smartphone o de nuestra cámara tantos recuerdos como sea posible.
Pero, un momento, parece que nuestro hijo tiene el mismo deseo que nosotros de pequeños: tan solo quiere jugar. Así que seguro que te cuesta un mundo hacerle una fotografía en la que salga bien. Quietecito, con el fondo difuminado y con su sonrisa infinita mirando al objetivo de la cámara, ¿verdad?
Pues no temas. Hemos encontrado la lista de los mejores consejos (algunos proporcionados por fotógrafos profesionales y otros extraídos de nuestra propia experiencia) para fotografiar a niños pequeños sin morir en el intento.
Como decíamos al principio, la tecnología ha facilitado mucho las cosas porque si vemos una foto y no está bien, podemos repetirla en el momento. Y hacer ráfagas. Quizás, de las 200 fotos, al menos una se vea perfecta.
Si tenéis algún consejo fuera de esta lista, no dudéis en compartirlo con todos los seguidores de Ser Padres.
tracking