Ser Padres

Juegos de mesa de tu generación que deberías rescatar para jugar con tus hijos

Las pantallas no lo son todo a la hora de divertirnos y la prueba está en todos esos juegos que disfrutaste en tu infancia y que ahora puedes volver a sacar del trastero para que sean ellos quienes lo pasen en grande contigo.

Aunque vivamos en plena era de la tecnología, hay algunas costumbres del pasado que hemos recuperado a tiempo, afortunadamente. Ya nos hemos dado cuenta de que las pantallas no lo son todo a la hora de divertirnos. Por ejemplo, la sensación de ir de compras no es la misma que la que produce hacerlo online, y tampoco es igual la emoción de jugar con amigos o familia a juegos de mesa cara a cara, con una mesa como único testigo de la partida. No quiere decir que sea ni mejor ni peor, porque para gustos están los colores, pero sí generan sensaciones diferentes y perfectamentes compatibles. El reto, de todos modos, no es que la generación de padres jóvenes actual mantenga el gusto por este tipo de ocio porque, al fin y al cabo, crecieron con ello en los 80 y los 90; el reto es que estos sean capaces de transmitir esa pasión a sus hijos.
Se suele decir a menudo que los niños “nacen con una pantalla entre las manos”, y puede que esto sea así; desde luego, lo es en cuanto a la destreza que se les atisba desde bien pequeños. Pero esto no implica que no puedan ni sepan jugar de otra manera. De hecho, es altamente probable que cuando prueben lo divertido que es una partida a un juego de mesa a la vieja usanza, les acabe sabiendo a poco. Y lo mejor de todo es que no serán conscientes de que al mismo tiempo que se lo pasan en grande estarán aprendiendo y fortaleciendo el vínculo familiar. Todo son ventajas.
Seguro que te haría ilusión que tu hijo recordara cuando crezca aquellos domingos por la tarde de juegos de mesa en familia, exactamente igual que los recuerdas tú, con una sonrisa de oreja a oreja. Y nada mejor para ello que recuperar alguno de los títulos con los que tú fuiste tan feliz. Aunque parezca increíble, ha sido muy fácil incluir al menos un juego recomendado para cada tramo de edad a partir de los cuatro años -el dominó o el memory son dos juegos aptos para edades inferiores-. Lo difícil, en cambio, ha sido tener que dejar fuera algunos juegos emblemáticos porque no caben todos. Que nos perdonen los fans del Scattergories, del Tabú o del Pictionary, tres de los juegos de tu generación que no hemos incluido, pero es que los diez que sí están en la lista son buenísimos.
tracking