Ser Padres

Consejos para acabar con el sentimiento de culpa en la maternidad

Si te sientes culpable por cada cosa que le pasa a tu hijo y por cada cosa que te pasa a ti, queremos ayudarte: te damos consejos para callar la culpa en la maternidad.

Es inevitable. Cuando un hombre o una mujer se convierten en padre o madre, las inseguridades y los miedos (incluso los que estaban escondidos y no recordaban) asaltan provocando en ellos un sentimiento de culpabilidad que, a juzgar por lo que dicen muchos que lo viven, no se va nunca.
De repente, una pequeña persona depende enteramente de ti, de tus cuidados, de tus mimos, de tus manos y tus abrazos y te invade esa reflexión de: “seguro que lo estoy haciendo fatal”. Pero nada más lejos de la realidad; aunque la culpa de la maternidad es un sentimiento más común de lo que pensamos, también existen un montón de remedios para ‘acallarla’ de alguna manera o, al menos, por un rato.
No me apetece jugar con mi hijo”; “A veces me siento culpable por haberlo traído a este mundo”; “Pues a mí la maternidad no me parece tan bonita como me la han pintado”; “No me apetece seguir dando el pecho y mi hijo me lo sigue pidiendo sin parar”; “Me apetece estar un rato sola”; “Necesito tiempo para mí misma”. ¿Te suena algo de esto? La periodista Samanta Villar fue una de las primeras famosas en ser valiente y hablar alto y claro sobre la maternidad real. Tras ella, han sido muchas más las que han decidido no callarse los sentimientos menos bonitos de ser madre. De hecho, hay una organización que lucha por la visibilidad de la maternidad real y también de la culpa que invade muchas veces a las madres: la asociación Malasmadres.
Aunque, obviamente, es un sentimiento que también pueden sentir los padres, en la actualidad sigue siendo más común en las mujeres. ¿Por qué? Porque, tal y como explicábamos en este artículo, las mujeres siguen teniendo interiorizada la idea de ‘súper-mamá’ y las normas que ello implica: llegar a todo. De hecho, las encuestas demuestran esta idea: el 30% de las mujeres sufre estrés y depresión, el doble que los hombres.
Aun sabiendo que es difícil acallar esa culpa que envuelve a las madres, aportamos una serie de consejos que pueden venir bien para sobrellevarla y terminar con ella.
tracking