Ser Padres

Hacer el Camino de Santiago en familia: ¿es buena opción el camino inglés con niños?

Desde Ferrol, son 118 kilómetros hasta Santiago de Compostela, una distancia factible de recorrer con niños mayores de diez años con tiempo y previsión.

El Camino Inglés es como se conoce a la ruta por la que se puede llegar a Santiago de Compostela, destino final del Camino de Santiago, desde Ferrol. Esta es una ruta adecuada para hacer con niños a partir de 10 años, pero tomando algunas precauciones que afectan sobre todo a la previsión del hospedaje para garantizar el descanso de los peques y a la planificación de las rutas, que deben ser ajustadas a la capacidad de los pequeños del grupo.
El Camino Inglés es uno de los ocho caminos a Santiago de Compostela. Se trata de una ruta marítima utilizada sobre todo desde la mitad del siglo XII. Los peregrinos que llegaban desde los países escandinavos, Países Bajos, el norte de Francia y las islas británicas utilizaban esta vía para llegar en barco a lugares como Ribadeo, Ferrol o La Coruña.
La ruta más accesible del llamado Camino Inglés con niños arranca precisamente en La Coruña, pero también se puede hacer desde Ferrol, que está más al norte. Desde esta última ciudad se superan los cien kilómetros de camino, distancia mínima exigida para conseguir la Compostela. Osea que si este es uno de vuestros objetivos, marcad Ferrol como el punto de inicio de la ruta. En concreto, el puerto de Curuxeiras.
En total, son 118 kilómetros, por lo que como mínimo os llevará siete y ocho días recorrerla, aunque no pasaría nada porque fueran más al ir con niños. Lo más importante es no improvisar, que ya sabemos que no suele salir bien con peques, por mucho que ya tengan más de diez años.

Recomendaciones

Incluso cuando solo viajan adultos en el grupo de peregrinaje es fundamental planificar bien las rutas para cada día y también localizar los albergues en el final de cada uno de los trayectos para tener asegurado el descanso. Además, hay que preparar muy bien el macuto y prestar especial atención al calzado, que es recomendable probar antes para que llegue ya bien adaptado al pie de quien lo vaya a usar. También en el caso de los niños.
Por último, tened en cuenta los imprevistos y la necesidad de descansar de vez en cuando de los niños cuando dibujéis la ruta y las etapas que queréis hacer. Es mejor ser cautos y conservadores que no intentar hacer más de la cuenta y que luego no podáis completar la ruta.
En la página web oficial del Camino de Santiago podéis consultar información detallada antes de planificar vuestra experiencia en familia por el Camino Inglés.
tracking