Ser Padres

Este experimento del arcoíris va a dejar a los niños con la boca abierta

Si estás con los niños en casa y de repente ves cómo entra el sol por la ventana, no lo dudes, haz este sencillo experimento que seguro que les va a llamar la atención. ¡Con unos materiales muy fáciles de encontrar y la luz solar vais a poder crear un arcoíris casero! Mira aquí cómo lograrlo y la explicación de este fenómeno.

Si quieres sorprender a los peques de la casa, este experimento les va a encantar y es posible que les sorprenda. Hay dos fenómenos que tienen que ver con la meteorología y que impresionan muchísimo a los más pequeños, y estos son la nieve y el arcoíris. ¿Qué pasaría si pudiéramos hacer uno de ellos en casa de forma muy fácil?
Esta vez vamos a ver cómo hacer un experimento casero que tiene relación con el espectro de colores que van del rojo al violeta. Sí, el arcoíris. Con unos materiales que encontraréis en casa, podréis crear vuestro arcoíris casero. Eso sí, necesitaréis esperar a que haga sol para que pueda producirse este efecto óptico. Mira a continuación cómo hacerlo y qué cosas son necesarias para esta sencilla, pero educativa actividad.

Cómo conseguir un arcoíris en casa

Fuente: Nerdy with childre

arcoirisFuente: Nerdy with childre

¿Qué necesitáis?
  • Un recipiente de cristal, como un vaso o un tarro
  • Una hoja de papel blanca
  • Una hoja de papel roja
  • Una hoja de papel azul
  • Un soporte, por ejemplo, una mesa o una silla
  • Luz del sol
Paso a paso
  • Llena el vaso con agua algo más de la mitad de su capacidad.
  • Busca en una ventana un haz de luz directo y coloca el vaso delante.
  • Al lado del vaso coloca el folio blanco.
  • Mueve la posición de la hoja para que se forme un arcoíris. ¡Este será el momento que más sorprenderá a los peques!
  • Una vez hayáis visto este efecto, puedes colocar un folio de color azul para ver cómo se perciben los colores en este caso. Después prueba con el rojo. ¡Les encantará y estaréis entretenidos por un tiempo con ello!

¿Por qué sucede esto?

El arcoíris aparece en el cielo de manera natural después de llover o en lugares como en cascadas, sitios en los que pequeñas gotas flotan en el aire. Aprovechando este fenómeno y que has visto cómo puedes recrearlo en casa con ayuda de un vaso y un soporte, puedes explicarles a los niños por qué ocurre esto.
La explicación es debido a la refracción y a la luz solar. Cuando vemos un arcoíris es porque el sol está brillando y su luz se introduce entre las gotas de agua que están suspendidas en la atmósfera. De este modo, cada gota se convierte en un prisma que refracta la luz y que la refleja de nuevo. Pero claro, te preguntarás… ¿Por qué se ven colores?
Esto es porque la luz del sol es de color blanco, es decir, el tono que surge de la unión de todos los colores a la vez. Y los colores, al igual que pueden unirse, también pueden descomponerse. Precisamente lo que sucede cuando la luz pasa a través de las gotas, que descompone los colores y los vemos en el cielo.
Por otra parte, como cada tonalidad tiene una longitud de onda diferente, puede ser más corta (como el violeta), o más larga (como el rojo o el naranja), unas tonalidades aparecen en la parte superior, y otras en la posterior del arcoíris, de ahí el motivo del orden de los colores.
Para acabar, si has probado el efecto con distintas hojas de color, habrás visto que en unas se ven los colores con más nitidez que en otros. Por ejemplo, en el caso de la hoja azul los colores se ven más nítidos porque este color absorbe unos tonos y refleja otros.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Etiquetas:

tracking