Ser Padres

Ideas de juegos en familia para las vacaciones de invierno

Llega el momento de buscar actividades y juegos de invierno de los que podamos disfrutar con los niños. Las vacaciones de invierno están a la vuelta de la esquina: ¿os animáis con estos?

En apenas unas semanas llegan las vacaciones escolares de Navidad, un periodo de descanso envuelto en frío y marcado por las fiestas familiares, los compromisos y, tal vez, algún viaje de invierno. Entre todo el jaleo los más pequeños de la casa tendrán mucho tiempo libre y tanta energía como siempre, pero al mismo tiempo pueden sentirse aburridos y algo desplazados mientras ‘los mayores’ trabajamos o nos ocupamos de interminables preparativos.
Para algunos ratos de esos en los que no podemos hacerles demasiado caso, y sobre todo si son más pequeños, podemos dejar que durante un tiempo controlado jueguen con alguna app educativa de calidad. Si tenemos la garantía de que sus contenidos son adecuados para ellos y de que les ofrecen un entorno seguro, es una forma de que se entretengan y al mismo tiempo puedan aprender y divertirse.
Pero lo ideal es aprovechar los días libres que en estas fechas nos tomemos también los mayores para disfrutar jugando en familia. Ya sea en casa, calentitos, o fuera bien abrigados, existen infinidad de posibilidades con las que pasar un rato divertido mientras estimulamos su imaginación, su creatividad o su memoria.

¿Cómo divertir a los niños en vacaciones?

Aquí tienes algunas ideas pensadas para divertirse y mientras aprenden y ejercitan diferentes habilidades y destrezas:
  • Bolas de ‘nieve’: Si en tu ciudad nieva, jugar con la nieve es una magnífica actividad para desarrollar la psicomotricidad y hacer ejercicio. Si no, puedes preparar un juego ‘indoor’ un poco más reposado pero muy interesante. Necesitas diez vasos o recipientes de plástico que marcaremos con números del 1 al 10. Las bolas de nieve serán trozos de papel en los que escribiremos operaciones de sumas y restas, y luego los arrugaremos para convertirlos en bolitas (por ejemplo: 7-4=?, con una complejidad adecuada a su edad). El juego consiste en tratar de colar cada bola de papel en el recipiente con la solución correcta, con lo que practicarán el cálculo y también la habilidad de la puntería. Con los niños más pequeños se puede jugar también con nombres de animales, alimentos o colores y, si somos un poco más atrevidos, podemos hacerlo en inglés para practicar el idioma.
  • Manualidades de reciclaje: En la calle, en el parque, en los contenedores de casa, en cajones olvidados, podéis recoger hojas y ramas, botellas de plástico, cajas, vasitos de yogur, tarros de vidrio, latas, telas viejas, etc., que pueden reconvertirse en algo bonito y divertido. Desde decoración navideña hasta tarjetas o regalos para amigos y familiares. En Internet puedes encontrar recursos con ideas originales de este tipo. De este modo desarrollarán la creatividad y también la conciencia responsable, al reutilizar y reciclar materiales y darles una segunda vida.
  • Música de siempre… e improvisada: La música navideña solo se escucha en esta época del año, por eso merece la pena aprovechar la ocasión para ponerla en casa y animar los momentos familiares. Al cantar juntos las canciones de toda la vida estaréis estimulando su oído y al mismo tiempo fomentando su sensación de pertenencia.
  • Y si queréis ir un poco más allá, ¡podéis crear vuestras propio villancico familiar! Puede ser tan largo o corto como queráis, acompañado de instrumentos o panderetas, con algún paso de baile… No hay reglas. Si vais a viajar estas navidades, es una estupenda actividad para realizar durante el viaje en coche (eso sí, en este caso sin baile). La creatividad, la imaginación, la memoria y la autoestima se desarrollarán al ritmo de la música. También podéis hacer un vídeo y mandarlo a la familia o amigos, o realizar un ‘directo’ cuando estéis con más gente, ampliando así la diversión.
  • Pantallas en familia: Ver juntos una típica película navideña es una forma de pasar una agradable tarde de invierno, palomitas incluidas. También podéis organizar un karaoke en la televisión o el ordenador, que es muy divertido. Lo ideal, en especial con los más pequeños, es que los ratos de pantalla sean compartidos, para poder estar al tanto de lo que ven y lo que hacen, y para reforzar los lazos familiares mediante una actividad entretenida. Comentar sus impresiones sobre la historia o los personajes de una película les ayuda a trabajar la comunicación y a desarrollar habilidades lingüísticas y sociales. Un uso equilibrado entre el uso de pantallas y el tiempo de interacción con la familia y otros niños no tiene por qué ser malo.
  • Ayudar en la cocina: Tal vez pensemos que tenemos que ‘sacarlos de en medio’, pero ellos suelen estar encantados de ayudarnos en la cocina, o incluso de elegir y liderar una receta apetecible. Hay montones de snacks navideños muy fáciles de realizar que además les ayudarán a desarrollar capacidades como la motricidad fina, el orden procedimental y el paladar.

¿Cómo divertir a los niños en vacaciones?

Para esos momentos en los que vamos de visita a casa de familiares, una buena práctica puede ser llevar un ‘kit de supervivencia’ que permita a los más pequeños estar entretenidos y al mismo tiempo disfrutar de la situación. Su composición dependerá del niño y de lo que les gusta y les interesa, pero hay algunos objetos clave que no deberían faltar: papel, lápices de colores… (para escribir o dibujar, hacer tarjetas de Navidad, practicar palabras…), una pelota (que sea grande o pequeña depende de si se podrá jugar en exterior o solo en interior), su cuento favorito (una historia familiar antes de dormir, aunque estén lejos de casa, les resulta tranquilizador y relajante), una tablet (para, ocasionalmente, jugar a juegos educativos o incluso ver vídeos de baile y, así, asegurarnos de que se mueven).
Y, sobre todo, recuerda que a los niños les encanta compartir momentos con sus progenitores y familiares, así que estarán encantados de participar en cualquier actividad común, y de que seáis vosotros quienes les propongáis algún juego. Disfrutar de unas buenas vacaciones familiares es posible también en invierno. 
Artículo escrito por Rhona Anne Dick, directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids
tracking