Ser Padres

Beneficios emocionales de que tu hijo escriba un diario

Escribir un diario es beneficioso para recopilar tus memorias, sin embargo, existen beneficios a parte de guardar recuerdos, y muchos de ellos tienen que ver con la educación emocional. ¿Sabes cuáles son?

Escribir un diario es una dinámica que puede favorecer a la expresión de sus emociones y sentimientos si tienden a sentirse bloqueados. Escribir ayuda a sentirse cómodo frente a un papel que no nos juzga, en el cual podemos expresar sin temores ni miedos nuestras inseguridades, alegrías y actividades cotidianas del día a día.
Además, escribir un diario ayuda a que, en general, tanto mayores como pequeños, consigan dejar por escrito una línea cronológica de su vida que posteriormente servirá para analizar cómo nos hemos sentido en otras etapas de nuestra vida.

La parte emocional

Muchos menores tienen serias dificultades para expresar lo que sienten. De hecho, la gran mayoría utiliza las rabietas, enfados y llamadas de atención para expresar sus necesidades o tomar decisiones acerca de algo. Por ello, proponerles escribir un diario con lo que sienten y no sienten cada día es un ejercicio perfecto para conseguir una buena gestión de sus emociones. Para que el menor o la menor se sientan seguros, lo principal será tratar de explicarles que su diario será confidencial. Es decir: nadie, ni si quiera su madre o padre podrán acceder a esa información sin su permiso. Así, el menor sabrá que puede hablarse a "sí mismo" sin necesidad de que nadie le esté observando ni cuestionando.
Como padre, aunque suene tentador, es imprescindible cumplir con esta promesa. El menor debe confiar al 100% en que sus emociones son confidenciales. En ese momento será probablemente cuando, por cuenta ajena, decida enseñarte lo que ha escrito o explicarte como se siente.

Habilidades en escritura

Por otro lado, si lo que queremos sacarle el máximo partido a este tipo de actividades y dinámicas, también debemos saber que al escribir un diario el niño o niña van a poner en práctica habilidades relacionadas con el mundo de las letras . Así, el pequeño desarrollará facultades relacionadas con poner la fecha todos los días, escribir el día de la semana, poner su firma y practicar la buena letra para que quede bonito y agradable. Además, los menores se plantearán por primera vez como estructurar una historia y contarla para que tenga un sentido.
De hecho, los pequeños y pequeñas aprenderán a redactar de manera clara y concisa conforme avance su edad y su desarrollo madurativo, por lo tanto sus diarios, la manera de expresarse mejorará de forma evidente. El diario puede ser una herramienta para contar historias, aprender la información sobre algo, qué palabras o qué frases quiere utilizar en la conversación pendiente con sus padres, etc. Por otra parte, puede ayudar al pequeño a practicar su ortografía. Las tildes, los verbos, las redundancias y demás normas ortográficas se aprenden tanto leyendo como escribiendo , lo cual puede ser un gran impulso, además de dinámico y divertido, si el niño o niña flojea, por ejemplo en los dictados.
Por todo ello, recomendamos que los menores intenten, aunque sea, una vez a la semana escribir sus vivencias y sus emociones con el fin de que consigan expresarse de la mejor manera posible y de cara al futuro se conviertan en adultos comunicativos y asertivos.

"Los adultos representan el peligro más activo para los niños, a no ser que hayan tomado la decisión de reconocer y respetar los procesos de desarrollo". - Rebeca Wild

tracking