Ser Padres

Cremas antiestrías para embarazadas: todo lo que debes saber

Se estima que las estrías pueden llegar a afectar a alrededor del 90 por ciento de las embarazadas, apareciendo sobre todo a partir del tercer trimestre, cuando el bebé empieza a crecer mucho y el vientre también. Aunque las cremas antiestrías pueden ser de cierta ayuda, no siempre son útiles.

Las estrías aparecen cuando la piel tiende a expandirse rápidamente, desgarrando las capas internas debido a que las fibras que mantienen su estructura (como el colágeno y la elastina) no son capaces de responder adecuadamente a ese estiramiento excesivo. Y, como resultado, se generan una serie de cicatrices (que son las estrías propiamente dichas).
Es decir, lo que originalmente pocas personas saben es que las estrías consisten realmente en cicatrices, que son el resultado del desgarro que se produce en la piel como consecuencia de un estiramiento rápido y excesivo.
Por este motivo, cualquier etapa o momento que origine este crecimiento puede acabar influyendo directamente en su desarrollo y formación. Por este motivo, el aumento de peso y de volumen habitualmente relacionado con el embarazo tiende a ser considerado como una de las causas más habituales. Aunque, evidentemente, no es la única.
De hecho, las estadísticas indican que las estrías acompañan a al menos el 50 por ciento de los embarazos. Aunque otras cifras señalan que estas pueden aparecer en el 90 por ciento de las embarazadas, sobre todo a menudo a lo largo del tercer trimestre o incluso en las primera semanas después del parto.
Aunque el vientre suele ser una de las zonas más comunes, la realidad es que pueden llegar a formarse prácticamente en cualquier área de la piel que se estire como consecuencia de ese aumento de volumen, lo que incluye no solo el área de la barriga (debido al crecimiento del bebé), sino también en los senos, las caderas y las nalgas; en definitiva, en cualquier lugar con grandes concentraciones de células grasas.

¿Por qué las estrías aparecen durante el embarazo o después del parto?

Debemos tener en cuenta que la piel se caracteriza por ser bastante elástica. Sin embargo, durante el embarazo, la piel se estira demasiado, y además esto puede ocurrir de forma bastante rápida. Como resultado, surge un desgarro en la dermis, que es la mitad de las tres capas de piel.
Debido a ello, las distintas estructuras tisulares de la dermis tienden a separarse, de forma que el colágeno acaba rompiéndose. El resultado es el temido por muchas futuras mamás: aparece una estría ligeramente abultada, de color rosada, roja, azulada o morada.
Como ya te hemos mencionado en distintos momentos, las estrías son cicatrices, lo que hace que no siempre el tratamiento que se aplique sea todo lo efectivo que nos gustaría en un primer instante. En cualquier caso, no hay duda que la etapa en que los apliquemos podría marcar la diferencia.

¿Las cremas antiestrías son una buena opción?

Muchas de las cremas antiestrías que podemos encontrar actualmente en las tiendas de belleza pueden ser opciones útiles a la hora de ayudar a prevenir las estrías del embarazo, aunque el hecho de que sean preventivas no significa necesariamente que puedan evitar el problema.
Por ejemplo, muchas mamás se sorprenden al descubrir que, a pesar de todo lo que han hecho por prevenirlo, al final las estrías acaban apareciendo.
No obstante, sí es evidente que las estrías siempre tenderán a ser menores cuando la piel es preparada con la finalidad de, al menos, evitarlas en mayor medida. Y es que debemos tener en consideración algo imprescindible: no existe una cura milagrosa para las estrías.
Foto: Istock

Cremas antiestrías en el embarazoFoto: Istock

Y, cuando se forman, la genética tiene muchísimo que ver, por lo que las cremas antiestrías o lociones tópicas desarrolladas con el fin de evitarlas juegan un papel bastante limitado a la hora de prevenirlas.
Como manifiestan muchos especialistas, si bien es cierto que no existe evidencia sólida de que las cremas puedan mejorar la apariencia de las estrías de una forma estadísticamente significativa, no está de más humectar la piel adecuadamente desde una etapa temprana del embarazo, lo que requiere comenzar a aplicarla incluso desde el momento en que la futura mamá tiene la prueba de embarazo positiva.

¿Qué buscar al elegir una crema antiestrías para el embarazo?

Cuando se desea mantener la piel perfectamente hidratada durante la gestación, y se prefiere incluso minimizar la apariencia de las estrías cuando ya se han formado, existen algunas pautas básicas que deberían ser tenidas en cuenta a la hora de escoger un producto para las estrías. Toma nota:
  • La importancia de optar por ingredientes humectantes. Ingredientes como la glicerina pueden ser de muchísima ayuda a la hora de mejorar la elasticidad de la piel y mantenerla debidamente hidratada. Tampoco podemos olvidarnos de otros ingredientes útiles en este sentido, como podría ser el caso de las ceramidas o el ácido hialurónico.
  • Optar por los aceites. Aunque es cierto que a muchas embarazadas les encanta la sensación proporcionada por las cremas, los aceites corporales también se convierten en opciones excelentes a la hora de sellar la hidratación de la piel, al brindar una gran protección contra la pérdida de agua causada por evaporación. Los aceites fácilmente absorbibles y de consistencia ligera pueden ser de mucha ayuda.
  • Ingredientes calmantes. Determinados ingredientes activos con acción calmante pueden ser también de bastante ayuda. Es el caso, por ejemplo, de la manteca de cacao o la manteca de karité, que pueden ayudar a calmar la piel irritada.
Lo más aconsejable es mantener una rutina de cuidado de la piel, lo que incluye a su vez la aplicación de una crema antiestrías o un aceite corporal de forma regular, incidiendo sobre todo en aquellas áreas donde es más común que las estrías se formen.
Esto supone, por ejemplo, la aplicación del tratamiento a ser posible varias veces al día, tanto por la mañana como por la noche, mediante la utilización de suaves masajes circulares, lo que favorecerá su absorción.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking