Ser Padres

Necesidades nutricionales durante el período posparto

Después del parto es imprescindible que la mamá cuide al máximo su alimentación, escogiendo siempre alimentos nutritivos y saludables que le ayuden a recuperarse mejor y que, además, puedan ser de utilidad a la hora de conseguir una adecuada regulación hormonal.

Tras el nacimiento del bebé, después de nueve intensos meses, el período posparto está repleto de nuevos desafíos para la nueva mamá (y también para el papá), especialmente si se trata del primer embarazo y no se tiene mucha experiencia en este sentido.
La madre debe recuperarse poco a poco a medida que también se encarga del cuidado y la alimentación del pequeño, algo que puede demorarse un poco más si, por ejemplo, se produjo algún tipo de complicación en el parto o si, por ejemplo, el bebé nació mediante cesárea y no a través de parto vaginal.
Debido a ello, es común que muchas mamás tiendan a no fijarse en lo que comen cada día, mientras que, en otros casos, el deseo de perder peso puede ser una prioridad sobre nutrir su cuerpo con aquellos alimentos, nutritivos y adecuados, que podrían ser de mucha ayuda a la hora de apoyar una mejor recuperación, favorecer la producción de leche y el descanso.
Reducir, por ejemplo, la ingesta general de hidratos de carbono no es la opción más adecuada después del parto, puesto que los carbohidratos son imprescindibles para las mamás, no solo para la propia producción de leche materna, sino también para la regulación hormonal, entre otras importantes funciones.

Algunas pautas dietéticas a tener en cuenta

A lo largo del período posparto es sumamente importante concentrarse en optar por fuentes saludables que proporcionen todos los nutrientes que se necesitan en los días, semanas y meses posteriores al parto.
Esto significa que es fundamental abastecerse de fuentes saludables de proteínas, carbohidratos complejos, frutas, verduras y grasas saludables (como el aguacate, las semillas o los provenientes de frutos secos, como las nueces).
Eso sí, en caso de tener algún problema de salud, como podría ser el caso de la diabetes, es posible que se deba seguir un patrón dietético distinto para así optimizar al máximo el control del nivel de azúcar en la sangre. Por tanto, las necesidades nutritivas de cada mujer con diferentes, y dependen, además, de muchos factores.
De ahí que, a la hora de nutrir el cuerpo y mantener el suministro de leche, sea fundamental consumir fuentes de alimentos ricos en grasas saludables, proteínas y carbohidratos (preferiblemente hidratos de carbono complejos).
Foto: Istock

Consejos dietéticos para después de dar a luzFoto: Istock

Es más, las mujeres que dan el pecho requieren alrededor de entre 400 a 500 calorías adicionales al día, más allá de lo recomendado para las mamás que no están amamantando.
El huevo y los pescados grasos son fuentes ideales tanto de grasas saludables como de proteínas de buena calidad. Respecto a las grasas saludables, ocurriría algo similar con los frutos secos, las semillas y frutas como el aguacate. Mientras que las frutas, verduras y cereales integrales son ideales a la hora de optar por carbohidratos con alto contenido en fibra.
La proteína, por ejemplo, es particularmente importante para la recuperación posparto, además de para el crecimiento y la reparación de las células. Y entre las fuentes de proteínas más interesantes podemos mencionar los huevos, yogur, leche, carnes magras, pavo, pescado, tofu, legumbres y nueces.

La importancia de hidratarse según se tenga sed

La hidratación siempre es fundamental, independientemente de que se esté amamantando o no al bebé. Y es que, como indica Julio Basulto, continúa siendo importante beber en función de la sed que se tenga en cada momento, no estando en absoluto justificada la creencia de que por el hecho de dar el pecho haya que hidratarse más.
Lo mismo opina el pediatra Carlos González, dado que si bien es cierto que la madre que da el pecho necesita tomar más agua, no es preciso ni necesario imponerle un consumo específico. Al contrario, basta únicamente con que se hidrate según tenga sed.

¿Se deberían evitar algunos alimentos?

Durante el período posparto, sin embargo, no ocurriría lo mismo que en la gestación, de manera que muchos de los alimentos prohibidos durante el embarazo podrían volver al menú mientras se esté amamantando.
No obstante, esto no significa que se pueda volver a tomar alcohol o que se deba exceder en el consumo de cafeína. No debemos olvidarnos que, por ejemplo, el alcohol es siempre poco recomendable (independientemente de la etapa de la vida en la que nos encontremos).
En el caso de la cafeína, sin embargo, si bien es cierto que al menos por el momento no está del todo claro si la pequeña cantidad que pasa al bebé a través de la leche materna pueda afectarle negativamente, lo más recomendable es limitarse únicamente a un consumo máximo de 300 mg o menos por día.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking