Ser Padres

Esta es la mejor manera de evitar un melanoma en la infancia

A veces nos lo tomamos a broma, pero la radiación solar es extremadamente dañina para nuestra salud. La piel tiene memoria y si no cuidamos a nuestros hijos en la infancia, podrán ver las consecuencias en su etapa adulta.

Aunque el melanoma es un tipo de cáncer muy raro en niños (apenas significan el 1-3% de los  tumores malignos en este grupo de población), es en la infancia cuando debemos empezar a protegernos contra él.
Según datos de la Asociación Española de Pediatría, en las últimas décadas hemos venido asistiendo a un aumento de la incidencia del cáncer de piel en Europa, sobre todo en países desarrollados con predominio de población de raza blanca (entre los que se encuentra España). Este incremento, según datos de la propia Asociación, en parte al aumento de la exposición a los rayos ultravioletas, especialmente durante la infancia. Y, precisamente, los bebés y los niños son los grupos de población más sensibles a la radiación solar.
Por eso, coincidiendo con el Día contra el Cáncer de Piel, que se celebra cada 23 de mayo, os vamos a hablar de la mejor manera de evitar un melanoma en la infancia y cómo prevenirlo para la etapa adulta.
“La salud de la piel de los niños dependerá de los cuidados que se realicen antes de los 18 años, pues es en este periodo cuando se produce el 90% del daño solar en la piel”, asegura la firma de protectores P20. Por este hecho, la Organización Mundial de la Salud desaconseja la sobreexposición al sol de los niños durante su infancia, ya que de esta forma conseguiremos una disminución de los riesgos para la salud cutánea en la edad adulta.

¿Cómo proteger a los niños frente a un melanoma?

¿Sabías que quemarse con el Sol en cinco ocasiones durante la infancia duplica el riesgo de padecer cáncer de piel en la edad adulta? En este sentido, la dermatóloga Paloma Borregón, Doctora en Medicina CUM LAUDE por la Universidad Complutense de Madrid, insiste en la importancia de reforzar la protección durante la infancia,  pues “el uso regular de fotoprotectores antes de los 18 años de edad puede reducir la incidencia del cáncer de piel hasta en un 78%”.
Aparte de este consejo, la Asociación Española de Pediatría apunta otras claves para evitar el melanoma. Todas han de ser tenidas en cuenta por los padres:
  • Evitar exponer a los niños al sol entre las 12 y las 17 horas
  • Usar cremas o lociones fotoprotectoras con un factor 15 o mayor en niños de piel clara, pelirrojos, niños de ojos claros, con pecas o afectos de dermatitis atópica u otras enfermedades de la piel (y que esos protectores estén especialmente orientados a la población infantil)
  • Aplicar el fotoprotector antes de salir de casa y renovar frecuentemente su aplicación, aproximadamente cada dos horas, o antes si el baño es prologando o hay incremento de sudoración
  • Utilizar sombreros anchos, gorras y gafas de sol con cristales homologados.
  • Utilizar lociones hidratantes y calmantes con posterioridad a la exposición, que actúan conjuntamente para calmar la piel y la quemazón
  • Utilizar prendas de ropa que protejan la piel todo lo posible y que eviten que pase la luz visible.
  • Aplicar protección aunque el día esté nublado

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking