Ser Padres

La piel seca en niños deberías tratarla así

No es una cuestión ajena a los niños y adolescentes, cuya piel puede sufrir sin necesidad de tener una enfermedad específica. 

La piel reseca no es algo ajeno a los menores de edad. También los adolescentes y, sobre todo, los niños, la padecen en ocasiones. Y no tiene por qué ser fruto de tener la piel atópica o eczema, aunque lógicamente esto sea un agravante ya que su piel es más sensible.
Como explican desde el Children’s Colorado Hospital, “El resecamiento de la piel es menos común en los adolescentes que en los niños, ya que las glándulas sebáceas están más activas en la adolescencia”. No quiere decir que no ocurra en esa etapa vital, pero es más habitual en la infancia cualquier tipo de piel seca: desde la piel agrietada o seca en todo el cuerpo a la localizada en zonas sensibles y expuestas al frío como las manos, los labios o los pies.
En esta última zona es el calzado el responsable, que puede causar en los jóvenes y niños “dermatitis por calzado”, que se produce sobre todo en “la planta del pie, el talón y el dedo gordo”, señalan desde el Children’s Colorado Hospital. En las manos, además del frío, también puede producirse un agrietamiento o sequedad excesiva por lavar malas con demasiada frecuencia y por no secarlas bien.
Y los labios, añaden desde el hospital norteamericano, es otra zona que se agrieta con frecuencia en los niños, sobre todo a causa del sol y del viento. “Las grietas en los labios ocurren sobre todo si el niño tiene la costumbre de mojarse los labios con la lengua. La piel alrededor de los labios puede volverse de color rosado y resecarse”, explican.
Foto: Istock

Foto: Istock

Desde Maûbe, firma especializada es cosméticos, señalan otros factores que también pueden causar en los niños y adolescentes (también en los adultos, por supuesto), la piel seca o agrietada: los cambios de tiempo, el aire seco, las duchas calientes, los baños frecuentes en piscinas con cloro, jabones y detergentes que no sean naturales y algunas colonias infantiles. A esto hay que añadir, como decíamos al inicio de la pieza, enfermedades de la piel que pueden provocar daño en esta. Además del eczema, también la psoriasis, por ejemplo.

¿Qué se puede hacer?

Hay una serie de consejos que se pueden aplicar en el ámbito del hogar para combatir la piel seca en niños y adolescentes. Si no funcionan, la sequedad persiste o crea lesiones graves, lo aconsejable es ir al pediatra para que vea al menor un dermatólogo.
Desde Maûbe insisten en los siguientes tips como eficaces para la prevención y tratamiento de la piel seca y la irritación en los niños y adolescentes:
  • Utilizar productos suaves para el cuidado de la piel: “Si notas que su piel está especialmente seca después de empezar a usar un nuevo gel puede que sea el momento de probar un producto diferente”, señalan desde la marca de cosmética. “Una forma excelente de comprobar si los productos son perjudiciales es probar una cosa nueva cada vez en lugar de reconstruir toda la rutina de la noche a la mañana”, añaden al respecto.
  • Hidratar la piel todos los días: la hidratación no es solo importante en la edad adulta; cuanto antes cuidemos la piel, mejor. Y más en peques con la piel seca, para los que “la hidratación diaria es imprescindible”, inciden desde Maûbe. “La piel se reseca cuando carece de los aceites naturales que necesita, y las cremas hidratantes pueden devolverlos. Incluso las personas con la piel más grasa pueden empezar a experimentar sequedad si descuidan la hidratación”, apuntan. Después del baño, aplica una crema hidratante natural en tus peques y trata de que mantengan el hábito en la adolescencia..
  • No exfoliar en exceso: “La exfoliación puede eliminar las células muertas de la piel y la suciedad, pero también puede resecar considerablemente el rostro y el cuerpo”, aseguran desde Maûbe. De hecho, si la piel es muy seca o sensible, es mejor evitar la exfoliación por completo, que es algo en lo que muchos adultos insisten cuando sus hijos e hijas llegan a la adolescencia porque así lo hicieron con ellos en su día. • Usar protección solar a diario: Esta es una recomendación general en la que el consenso de los expertos es total, es igual si hablamos de dermatólogos, pediatras, investigadores o firmas de cosmética. Da igual el tipo de piel; se debe proteger siempre. “Cuando se es adolescente, se puede tener la tentación de omitir el protector solar, pero es una cuestión de salud. […] La piel seca de los niños y adolescentes puede ser especialmente reactiva al sol, cuando se lidia con la irritación de la piel y la falta de hidratación, el daño solar puede ser especialmente dañino”, apuntan desde Maûbe.
  • Usar un humidificador o difusor en casa: es importante evitar el ambiente seco en casa. Si no puedes hacerlo por medios naturales, puedes poner de vez en cuando el humidificador. “Los humidificadores no sólo son excelentes para la piel de los adolescentes, sino que también pueden evitar la sequedad de la garganta y la nariz”, indican fuentes de la marca de cosméticos.
  • Beber mucha agua: no hay mejor forma de cuidar la piel que protegiéndola contra los rayos e hidratarla. Y esto se hace con una crema diaria, sí, pero sobre todo bebiendo agua. “Mantener la piel hidratada bebiendo agua es una de las mejores cosas que se pueden hacer por tu piel y por el cuerpo”, dicen los expertos de Maûbe.
  • Cuidar de la alimentación: “Si los pequeños se conciencian y habitúan a llevar una dieta saludable tendrán un gran punto ganado a la hora del cuidado de la piel”, concluye el equipo de Maûbe. Y es que la calidad de la dieta que ingerimos también impacta directamente en el aspecto de la dermis.  
tracking