Ser Padres

Así están viviendo los pediatras el colapso de urgencias por bronquiolitis

“Sabíamos que la epidemia de este año iba a ser especialmente catastrófica, no por la gravedad, pero sí por afectar a un amplio sector de la población”. Estas son las palabras de una pediatra sobrepasada en urgencias: ¿qué está pasando este año con la bronquiolitis infantil?

Así están viviendo los pediatras el colapso de urgencias por bronquiolitis (Carmen de la Torre)
¿Qué está pasando en los servicios de Urgencias de Pediatría? El número de consultas es muy superior al que teníamos prepandemia. Tanto, que hasta la Asociación Española de Pediatría ha emitido un comunicado alertando que el incremento tan acusado en cuanto a demanda en los servicios de urgencias puede repercutir en la calidad asistencial que brindan hospitales y centros sanitarios.

Urgencias de pediatría: domingo 20 de noviembre. 22:00h

Hasta la bola”, “No puedo más, estoy agotadísimo” “No dejan de venir niños” “¿Qué está pasando?” “Si esto está así ahora, no quiero pensar en enero” “Tengo ganas de llorar del agobio que estoy pasando en esta guardia” Estas son frases reales de enfermeras y pediatras de los servicios de urgencias. Totalmente colapsados. Sobrepasados.
La AEP ha emitido un comunicado alertando que, de media, se están viendo un 40% más de niños que antes de la pandemia. Y no solo en urgencias: la Atención Primaria también está más que sobrepasada. Y esto repercute a su vez en las propias urgencias, puesto que, si a un niño con fiebre le dan cita para dentro de diez días en su centro de salud, ningún padre o madre esperará ese tiempo. Esa familia acabará en urgencias, obviamente. 

¿Qué está pasando este año con el VRS?

Pues que estamos pagando los platos rotos de la pandemia. A las epidemias infantiles anuales, ya de sobra conocidas, de gripe y bronquiolitis, añadimos un nuevo virus: el COVID, ya considerado endémico, es decir, que circula entre nosotros como una infección respiratoria más. Un cóctel de tres virus, mezclados con niños no inmunizados y con la retirada de mascarillas. ¿El resultado? Ahí la tenemos: la tormenta perfecta.
Virus Respiratorio Sincitial

Virus Respiratorio SincitialParinya.Agsararattananont

La pandemia de los pediatras

Personalmente, me ha gustado mucho la expresión que ha usado la Dra Paula Vázquez, presidenta de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, en su comunicado. Se ha referido a esta situación de inesperada actividad asistencial como “nuestra verdadera pandemia”. La nuestra, la de los pediatras. Y lleva toda la razón. Los niños van a pasar por aquellas infecciones de las que no se habían contagiado. Distancia social, mascarilla, lavado de manos, confinamiento…Medidas anticovid. Y anti influenza (el virus de la gripe) anti virus respiratorio sincitial (el virus que está detrás de la mayoría de bronquiolitis) y anti muchos otros virus, que básicamente se contagian de la misma manera. Ahora les toca a los peques pasar estas infecciones que se propagan con muchísima facilidad en aulas y escuelas infantiles. Y, literalmente, están cayendo todos a la vez.

Gripe, VRS y COVID: la tormenta perfecta

Si cualquiera se fija en la media de edad de los niños que abarrotan las salas de espera se dará cuenta de que lo más frecuente es que esté entre el año y los tres años. ¿Por qué? Porque son los niños que nacieron en pandemia. Ya portábamos mascarillas cuando nacieron, o empezamos a ponérnoslas cuando contaban pocos meses. No pasaron por una gripe, por un resfriado, por un “boca-mano-pie” o una gastroenteritis. Sencillamente, no están inmunizados.
Por mucho que les pese a los padres que los niños pequeños estén todo el invierno con el moco colgando, la realidad es que las infecciones leves de los primeros años de vida sirven para que el sistema inmunitario se ponga las pilas y empiece a fabricar anticuerpos, que nos protegerán de reinfecciones. Por eso, es mucho más frecuente que se consulte en el pediatra con niños pequeños, y no cuando tienen 5, 6 o 7 años. A estas edades no solamente cogen menos infecciones, sino que los padres están más acostumbrados a batallar con una tos o una fiebre. 

La prevención, el arma más eficaz para combatir VRS

Ante esta situación, contra toda lógica, sigue habiendo padres que preguntan si deben vacunar a sus hijos de gripe. ¡Por supuesto que sí! Éste es el motivo que llevamos explicando desde el inicio de la campaña. Sabíamos que la epidemia de este año iba a ser especialmente catastrófica, no por gravedad, pero sí por afectar a un amplio sector de la población. Así que sí, por favor, vacunad todo lo que podáis.
Y si hay que ser “borde” con las visitas, pues lo seremos. ¿A qué me refiero con esto? A evitar la temida bronquiolitis. Básicamente, lo que para ti es un catarro, para un bebé de meses es una bronquiolitis. Salvo en casos de prematuridad, no se administra vacuna contra el virus respiratorio sincitial. Pero es que, aunque este virus sea el más frecuente, todos los virus respiratorios que hay detrás de cualquier catarro pueden ocasionar una bronquiolitis. Y ésta es más grave cuanto más pequeño es el niño. Así que, si tienes bebés de pocos meses en casa, estos no deben tener contacto con personas resfriadas, así sean los abuelos, primos o la propia suegra. Lavado de manos al entrar en domicilio, distancia de seguridad y, si es necesario, mascarilla. Mejor que nos tachen de “exagerados y locos” antes que tener al bebé ingresado. Así de claro. 

Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

tracking