Ser Padres

Bronquiolitis

¿Cómo se trata la bronquiolitis en bebés y niños?

Las urgencias pediátricas, los centros de salud, las plantas de los hospitales e incluso las unidades de cuidados intensivos están colapsadas por la epidemia de bronquiolitis, este año más intensa y prematura que otros inviernos. ¿Se puede tratar? ¿Cómo?

¿La bronquiolitis puede dejar secuelas en la salud infantil? (Carmen de la Torre)

Qué es

Para entender el tratamiento de la bronquiolitis primero tenemos que saber qué es. Se trata de una enfermedad de causa vírica. Aunque puede estar causada por cualquier virus respiratorio, de los que habitualmente producen un catarro, la gran mayoría de las veces la causa es el virus respiratorio sincitial (VRS).

Qué síntomas produce

Al inicio, la bronquiolitis es indistinguible se cualquier otro resfriado. Algunas décimas de fiebre, congestión nasal, mucosidad, un poco de tos…que poco a poco se van complicando con rechazo de la alimentación y dificultad respiratoria. El origen de estos síntomas es la inflamación de los bronquiolos (de ahí deriva la palabra bronquiolitis). 
Los bronquiolos son la parte más fina de las vías respiratorias. Cuando respiramos el aire pasa por la nariz, faringe, laringe, tráquea y bronquios. Estos últimos se van dividiendo sucesivamente como las ramas de un árbol, en vías cada vez más estrechas, llegando a formar los bronquiolos. Como consecuencia de la infección viral, esta zona del pulmón se inflama, se congestiona, se llena de secreciones y mucosidad, dificultando el paso del aire que, al hacerlo por una zona más estrecha, es origen de un flujo de aire turbulento que oímos como sibilancias o “pitos” en el pecho. Por este motivo, el bebé respira con dificultad. Los pulmones intentan compensar que llegue menos aire respirando más deprisa o con ayuda de los músculos intercostales, de forma que se marcan las costillas al respirar.
Cómo se trata la bronquiolitis en bebés y niños

El ingreso hospitalario suele ser necesario cuando el bebé es muy pequeño.Istock

Qué tratamiento tiene

Por desgracia, en los bebés menores de tres meses, el tratamiento médico tiene escaso efecto. La inmadurez pulmonar propia de esta edad hace que los fármacos no actúen como harían en niños de mayor edad. Por eso, decimos que, en bebés pequeños, el tratamiento fundamental es de sostén. Esto significa que realmente el lactante se curará solo, pero debemos mantener su función respiratoria hasta que lo consiga. 
Seguramente va a necesitar que le aportemos oxígeno, que retiremos secreciones y mucosidad de la vía aérea superior e incluso que lo alimentemos por sonda o lo hidratemos con suero intravenoso si está demasiado cansado para comer. En función de la gravedad, puede ser necesario tener que recurrir a diferentes dispositivos para mantener la vía aérea abierta, que van desde la oxigenoterapia con alto flujo hasta la intubación y respiración mecánica llegado el caso.
Si nos encontramos con bebés de más de tres o cuatro meses, el manejo suele ser más sencillo. Muchos de ellos podrán pasar la bronquiolitis en su domicilio, con el cuidado de sus padres y haciendo un seguimiento estrecho por su pediatra, que valorará al niño cada pocos días para vigilar su evolución ¿Cómo podremos ayudarles? Pues lo primero haciendo lavados nasales frecuentes para despejar la vía aérea y en segundo lugar fraccionaremos las tomas para que no se cansen tanto al comer. 
Esta práctica consiste en dar menos cantidad de leche, pero más a menudo. También es recomendable colocar una toalla enrollada bajo el colchón de la cuna para elevar los hombros, cuello y cabeza del bebé unos 15-20 grados, de forma que respire mejor. En este punto es importante evitar almohadas y tampoco elevar solo la cabeza de forma muy exagerada, porque estaremos cerrando el poco cuello que suelen tener los bebés. Dependiendo de la edad del niño y su auscultación, se pueden prescribir aerosoles con broncodilatadores. Es importante señalar que no siempre van a ser efectivos, por lo que a veces los pediatras valoramos la auscultación antes y después del aerosol para ver si hay mejoría en los sibilantes o “pitos” en el pecho.
Tratamiento de la bronquiolitis

El oxígeno humidificado suele ser una opción muy útil como tratamiento.Istock

¿Y los antibióticos?

La bronquiolitis es una enfermedad vírica que no se cura con antibióticos. Estos fármacos no se contemplan como tratamiento de primera línea en ninguna guía clínica. Diferente es que esta patología, como cualquier otra, pueda complicarse con una sobreinfección bacteriana que se manifieste con una bronquitis, bronconeumonía, neumonía u otitis. En estos casos sí que estaría indicado tratar con antibióticos, siempre bajo la prescripción del pediatra.
tracking