Ser Padres

Cómo proteger a los niños del Virus sincitial respiratorio (VSR)

Aunque los casos de coronavirus siguen disparándose, los expertos continúan advirtiendo del incremento de casos del virus sincitial respiratorio (VSR), que en algunos bebés y niños pequeños puede llegar a ser grave. Por este motivo, la prevención y protección son fundamentales.

El virus sincitial respiratorio (VSR) es un virus respiratorio muy común que, en la mayoría de las ocasiones, causa síntomas leves, los cuales se caracterizan por ser bastante similares a los que ocurren cuando tenemos un resfriado común.
Esto significa que, en la mayor parte de los casos, es inofensivo y la recuperación tiende a ser bastante rápida. Sin embargo, tanto en bebés como en adultos mayores puede ser más peligroso.
Es muy común que los síntomas del VSR (o virus sincitial respiratorio) incluyan dolor de garganta, tos, secreción nasal, fatiga, fiebre, dolor de cabeza y sibilancias. Aunque también es posible que surjan otros síntomas más graves, como la neumonía.
De hecho, el virus sincitial respiratorio es una causa habitual de bronquiolitis, que consiste en la inflamación de las vías respiratorias pequeñas presentes en el pulmón, así como de la neumonía, que es la infección de los pulmones, sobre todo en bebés menores de 1 año de edad.
Como manifiestan muchos expertos, la mayoría de los casos ocurren durante los meses de otoño, invierno y primavera, aunque es cierto que los brotes pueden igualmente ocurrir durante todo el año.
Curiosamente, ahora que nos encontramos inmersos en la actual pandemia de coronavirus, desde hace más de un año, algunos especialistas han alertado desde hace algunos meses de aumentos repentinos de casos de VSR entre los niños, especialmente en un momento en los que no son tan habituales, como por ejemplo durante el verano.

¿Cómo podemos prevenir el VSR y proteger a los niños de este virus?

Según un artículo publicado en la edición especializada Pediatrics, alrededor de dos tercios de los bebés y niños pequeños que habían dado positivo con este virus en el Children’s Hospital de la ciudad de Nueva York, entre el 1 de marzo y el 8 de mayo, acabaron siendo ingresados en el hospital. De los ingresados, más del 80 por ciento fueron ingresados en cuidados intensivos.
Y es que, como indican los autores del citado artículo, “los datos avisan de una enfermedad más grave en los bebés más pequeños posiblemente debido a la inmunidad disminuida por la falta de exposición al VSR en la temporada anterior”. Posiblemente debido a “los cierres continuos de las guarderías y la escolarización virtual”, lo que habría provocado “una menor propagación de la enfermedad a los niños mayores”.
Foto: Istock

Protegiendo a los niños frente al VSRFoto: Istock

Debemos tener en cuenta que existen una serie de factores de riesgo que pueden influir directamente en la aparición de infecciones más graves por VSR, como: bebé prematuro, tener menos de 6 meses de edad o tener menos de 2 años de edad con enfermedad pulmonar o cardíaca.
Igualmente, se sabe que los niños con sistemas inmunitarios debilitados, o trastornos neuromusculares que dificultan la eliminación normal de sus secreciones, también tienden a correr un riesgo mayor de contraer enfermedades más graves.
Como ocurre con el actual SARS-CoV-2 (el virus causante de la COVID-19), es necesario mantener una adecuada higiene y, sobre todo, sentido común. Lo que significa que, si nuestro hijo/a está enfermo, debemos mantenerlo fuera de la escuela o de la guardería hasta que mejore.
Por otro lado, es cierto que, a estas alturas, todos estamos ya acostumbrados a darnos cierto espacio para reducir la propagación de la COVID-19. Pero es cierto que, también, esta es una medida básica para mantener a raya cualquier tipo de virus, y no solo el nuevo coronavirus.
Como manifiestan los autores del artículo, “sabemos que el distanciamiento social puede prevenir la infección”. Y es que la “COVID-19 nos ha enseñado con razón la importancia de los comportamientos de protección de la salud”. Por tanto, “¿qué mejor población para continuar protegiendo que la más vulnerable?”.
En el caso de niños con sistemas inmunológicos comprometidos, o enfermedades pulmonares o cardíacas, los pediatras inciden en la importancia de protegerlos mediante una limpieza ambientan regular, debiendo alejarse de aquellas personas que no conviven con ellos.
Eso sí, dado que algunos de los síntomas del VSR pueden superponerse con los de la COVID-19, ante cualquier síntoma lo más recomendable es consultar siempre con el pediatra. En este sentido, si después de una prueba de la COVID-19 el resultado es negativo, muy posiblemente el médico aconseje solicitar una prueba del VSR para el niño.
Así, si este virus está presente, la familia tomará las precauciones necesarias. Igualmente, el uso de la mascarilla continúa siendo fundamental.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking