Ser Padres

¿Expondrías a tu hijo a 50 grados? Esa es la temperatura interior de un coche en verano

Un nuevo estudio ha demostrado las consecuencias de un golpe de calor infantil en el interior de un vehículo en cuatro supuestos diferentes. Todos tienen algo en común: son igual de peligroso y demuestran que en verano hemos de tener mucho cuidado con el coche y los niños.

El cambio climático es incesante y ya está haciendo de las suyas en todo el mundo. Las olas de calor cada vez son más extremas y duran más días y, tras ellas, cada vez es más común ver una bajada brusca de las temperaturas. Unos cambios a los que nadie está acostumbrado de momento.
Pero, si en algo se sigue pareciendo el verano que vivimos con el de hace unos años es con las temperaturas que pueden llegarse a alcanzar en ciertos lugares que, como ya hemos comentado, es mejor evitar. Hablamos, por ejemplo, del interior de un vehículo que ha estado expuesto al sol durante un largo periodo de tiempo (algo muy usual en la época estival, cuando bajamos a la playa o la piscina y no encontramos aparcamiento por ningún sitio).
Un estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Atención al Paciente Crítico (SEAPC), en colaboración con RiveKids, pone de manifiesto que un coche en verano a pleno sol puede alcanzar en una hora los 49 grados, una temperatura más que suficiente para matar de un golpe de calor a un niño pequeño. “Las temperaturas por encima de los 42 grados conllevan la muerte celular de órganos vitales de un menos de edad”, asegura José María Arévalo, presidente de la SEAPC.

Cuatro escenarios, el mismo peligro

El estudio ‘El golpe de calor en el coche’ ha tenido en cuenta cuatro escenarios diferentes que relacionan al coche y al calor típico del verano. En concreto, los expertos han querido observar y deducir los grados que aumenta la temperatura del vehículo en estos episodios:
  • Dejando el coche en la calle y al sol para ir a trabajar de 8 a 15 horas
  • Dejándolo durante dos horas, de 10 a 2, cuando la temperatura exterior pasa de 22 a 32 grados
  • Dejando el coche de 14:30 a 16:30 (horas centrales del día)
  • Dejándolo entre las 14:00 y las 17:00 con una temperatura exterior de entre 21 y 24 grados
En los cuatro supuestos, la temperatura del interior del coche supera los 50 grados, siendo en el primer caso, el que más tiempo pasa al sol, en el que se alcanza el pico máximo: 59 grados a las tres de la tarde. “Aunque la mayoría de vehículos tiene climatización y el interior del coche puede convertirse en un lugar seguro, el problema puede comenzar cuando ese coche se detiene al sol y pasa varios minutos e, incluso, horas bajo él”, argumenta José Lagunar, director general de RiveKids.

Mucho cuidado con los golpes de calor en niños

Este estudio sirve perfectamente para volver a demostrar por qué no podemos dejar solos a los niños ni un minuto dentro del coche en verano. “Si vas en un vehículo sin climatización y en el exterior hace calor, alguno de los ocupantes puede sufrir lo que conocemos como un golpe de calor”, señala José Lagunar.
Por eso, desde SEAPC y RiveKids dan una serie de recomendaciones para evitarlo:
  • No dejar NUNCA a un niño ni una mascota en el interior de un coche solo
  • Si te ha pasado alguna vez, hacerse con algún accesorio para evitar que se olvide al niño dentro del coche
  • Cubrir el sistema de retención infantil cuando el niño no está con una funda anticalórica o un parasol para que no aumente la temperatura
  • Rebajar la temperatura del interior del coche antes de montar al pequeño

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking