Ser Padres

¿Se hacen demasiadas pruebas médicas a los niños?

El pediatra Carlos González nos cuenta cómo a veces los médicos hacen pruebas médicas a los niños que saben innecesarias por temor a una posible denuncia o un padre enfadado.

En los últimos meses, la prestigiosa revista médica British Medical Journal inició una campaña con título “Demasiada medicina”. Y, actualmente, junto con otras instituciones prepara un congreso internacional sobre prevención del sobrediagnóstico. ¿Y esto por qué?
Porque el exceso de medicina, la superabundancia de pruebas, diagnósticos y tratamientos está convirtiendo a niños y adultos en supuestos enfermos crónicos, creando ansiedad, produciendo efectos secundarios a veces graves, desviando dinero y recursos que no estarán disponibles para quienes de verdad lo necesitan. Además, conlleva otros inconvenientes:

¿Cuándo son inútiles las pruebas médicas?

Antes de pedir cualquier prueba, el médico debería pensar: “¿Qué haré si sale positiva? ¿Qué haré si sale negativa?”. Si en ambos casos va a hacer exactamente lo mismo, no debe recomendar las pruebas.

Cuando las pruebas médicas dan falsos positivos

Los valores normales para muchos análisis son, por definición, los que engloban al 95% de la población sana. Uno de cada 20 niños sanos tiene los valores por encima o por debajo de los límites. Y si le hacen 60 pruebas, es casi seguros que una (o varias) saldrán alteradas. Tal vez no tanto como para ingresarle, y operarle, pero sí lo bastante para que los padres se preocupen, le pidan más pruebas para acabar de aclararlo, para que vuelvan a pincharle dentro de tres meses. Ha entrado en la rueda del “seguimiento”, de la que es muy difícil salir.

Pediatra especializado en alimentación y lactancia materna. Autor de los best sellers: ‘Mi niño no me come', ‘Bésame mucho' o ‘Un regalo para toda la vida' (Temas de hoy)

tracking