Vídeo de la semana

Sal de dudas

¿A qué edad pueden usar los niños cepillo de dientes eléctrico?

Aunque los fabricantes de este tipo de productos los hagan para niños a partir de 3 años de edad, los expertos elevan dicha edad al menos hasta que el pequeño sea capaz de aprender y ejecutar bien la técnica.

Cepillado de dientes (Foto: Pexels)
Cepillado de dientes (Foto: Pexels)

Las fuentes históricas otorgan al suizo Philippe-Guy Woog el honor de haber inventado el cepillo de dientes eléctrico. Lo hizo con la intención de ayudar en la higiene dental diaria a las personas con problemas motores, pero con el paso de las décadas, se ha convertido en un utensilio recomendado por todos los odontólogos a partir de los cinco años de edad.

Es importante recalcar dicha edad porque los fabricantes de cepillos dentales distribuyen diseños aptos para niños a partir de los 3 años. “Si te estás planteando cepillarle los dientes a tu hijo con un cepillo eléctrico, espera a que cumpla 3 años. No uses un cepillo de dientes eléctrico si no ha alcanzado esa edad. Antes, debes usar un cepillo de dientes manual”, inciden desde OralB, por ejemplo. 

La duda, por lo tanto, está en si dejar al niño que use cepillo eléctrico con tres años o esperar a los cinco. La decisión, como siempre en estos casos, es personal, pero el consenso médico apunta hacia la segunda opción, aunque no es algo imperativo, como bien explican desde Grupo IMQ, especialistas en sanidad de ámbito privado: “El criterio para cambiar de uno a otro puede ser, simplemente, el de la madurez del propio niño; es decir, el momento en el que ya ha adquirido el hábito de cepillarse los dientes y conoce el modo correcto de hacerlo”, explican.

En la afirmación anterior se mencionan brevemente los motivos por los cuales los odontólogos ven pronto usar cepillo eléctrico antes de los cinco años: no es fácil aprender la técnica y ser responsables con ella durante el cepillado, por lo que es conveniente esperar a que el niño sea capaz de usar de forma autónoma y adecuada el cepillo eléctrico. 

El momento adecuado

Por lo tanto, no es tanto porque pueda ser perjudicial para la salud bucodental del niño de forma directa, sino porque lo sea de forma indirecta. De un mal uso se pueden producir lesiones en la encía o alguna pieza dental, y tampoco hay garantías de que la higiene sea mejor que con uno tradicional. 

Sí es cierto, en cambio, que el cepillo eléctrico suele despertar interés en los niños a la hora del cepillado de dientes, ante lo que no suelen demostrar mucho entusiasmo como norma general. Por eso, si les veis preparados para dar el paso, podéis utilizarlo como elemento de motivación, para que asimilen la importancia que tiene la higiene dental diaria. 

Cómo elegir modelo

Es importante antes de que empiecen a usar cepillo dental que compréis un modelo que sea apto para su edad. “Importante: “Asegúrate de seleccionar un cepillo eléctrico que tenga un cabezal de tamaño infantil para que quepa adecuadamente en la boca de tu hijo y llegue hasta la parte de atrás de los dientes cómodamente”, recomiendan en este sentido desde Colgate.  

Por otro lado, también hay que explicarles cómo utilizar el cepillo eléctrico de la forma correcta. Tienen que dejar que este haga el trabajo por ellos y no guiar su movimiento. Basta con ir apoyándolo pieza dental por pieza dental (unos 7-8 segundos) tanto por dentro como por fuera, y también en la parte superior, e ir inclinándolo cuando sea necesario para llegar a las piezas más pequeñas. 

En dos minutos se pueden recorrer todos los dientes. Y el proceso se debe repetir después de cada comida, por lo menos las que hagan en casa, desayuno y cena. Además, es importante cambiar el cabezal cada tres o cuatro meses. 

Continúa leyendo