Ser Padres

Cómo saber si el niño está durmiendo lo suficiente

Tanto el tiempo como la calidad del sueño en niños pequeños y en edad escolar son fundamentales. Pero cuando nuestro hijo se muestra habitualmente cansado, o nos cuesta despertarlo por las mañanas, es posible que sean señales de advertencia de que no está durmiendo lo suficiente.

El sueño juega un papel importantísimo en el correcto funcionamiento y desarrollo cerebral de los más pequeños. De ahí la importancia de promover un sueño suficiente y de la máxima calidad.
En el año 2017 se publicó un estudio en el que sus autores alertaban que, la falta de sueño en los niños, podría tener repercusiones más adelante en la escuela. Según esa investigación, los niños pequeños de 3 años de edad o más, que no duermen lo suficiente, presentan más probabilidades de desarrollar problemas tanto de atención como de razonamiento en la escuela.
Y no solo eso: también tendrían más dificultades para manejar sus emociones y sus relaciones con el resto de los estudiantes.
Se trata de algo sobre lo que ya te hemos hablado en alguna que otra ocasión. De hecho, hace pocos días, conocíamos la publicación de otro estudio que alertaba sobre las consecuencias del insomnio infantil en la etapa adulta, al aumentar el riesgo de ansiedad y trastornos del ánimo, sobre todo cuando no es debidamente tratado.
Aunque cada niño/a dormirá lo que necesita, los científicos coinciden en señalar que los niños de entre 3 a 4 años deberían dormir al menos 11 horas al día, y los niños con edades comprendidas entre los 5 a los 7 días de edad al menos 10 horas diarias.
No obstante, los investigadores señalan que un niño que duerme menos tiempo, pero que tiende a despertarse de buen humor y, además, no parece demasiado cansado durante el día, puede que no necesite dormir tanto. En estos casos, los padres no tendrían por qué preocuparse.
A la hora de mejorar la calidad de sueño de los niños, es esencial establecer buenos hábitos de sueño, como establecer una misma rutina todas las noches, a una hora determinada, al bañarse, cenar, leer un cuento y, finalmente, acostarse.

¿Por qué el sueño en los niños pequeños y en edad escolar es tan importante?

Es especialmente importante que los niños pequeños y en edad escolar descansen lo suficiente.
Por un lado, no dormir lo suficiente puede disminuir la capacidad del sistema inmunológico para combatir las infecciones. Y, como sabemos, los niños en edad escolar se encuentran constantemente expuestos a enfermedades contagiosas comunes, como los resfriados.
Foto: Istock

Síntomas del niño que duerme poco por las nochesFoto: Istock

Por otro lado, la falta de sueño en los niños también se ha asociado con distintos problemas de salud, como la obesidad infantil o incluso cambios de humor, además de problemas cognitivos que, al final, pueden acabar teniendo un impacto negativo en la capacidad del niño para concentrarse, aprender y prestar atención en la escuela.
Es cierto que las necesidades de sueño de un niño/a cambian rápidamente con la edad. Y los padres deben adaptarse constantemente a estos cambios de ritmo. Sin mencionar, claro está, al adolescente que parece que nunca duerme lo suficiente. Pero sí existen algunos síntomas o signos que pueden servir como señales de advertencia cuando el niño no está durmiendo lo suficiente. ¿Cuáles son?

¿Está el niño durmiendo lo suficiente? Algunas señales de advertencia

Si crees que es posible que tu hijo/a no está durmiendo lo suficiente, existen una serie de señales o de signos que pueden ayudar a saber si está o no durmiendo lo suficiente. Así, es posible que el niño/a tenga falta de sueño si:
  • Nos cuesta despertarlo por la mañana.
  • Muestra un comportamiento continuamente irritable. Suele estar enfadado todo el tiempo, especialmente por la mañana.
  • Parece estar la mayor parte del día malhumorado.
  • Es hiperactivo.
  • Tiene dificultad para concentrarse en la escuela.
  • Tiene problemas para mantenerse despierto durante el día.
Si observamos algunas de estas señales, y se repiten cada día, es conveniente intentar establecer algunas buenas rutinas de sueño durante la noche, así como hábitos de sueño saludables. Lo ayudarán a descansar lo suficiente.
Dado lo importante que es dormir lo suficiente para los niños pequeños, y en edad escolar, los padres deben hacer todo lo posible para asegurarse de que su hijo/a descanse lo que realmente necesita.
No obstante, si estos esfuerzos no ayudan a mejorar tanto la calidad como la calidad del sueño del niño/a (por ejemplo, si se despierta de forma constante y / o no duerme continuamente durante las horas aconsejadas para su grupo de edad), es recomendable llamar al médico para una posible evaluación con un especialista.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking