Lactancia materna

¿Cómo saber si mi hijo se queda con hambre después de mamar?

Cuando acabas la toma te quedas dudando si tu bebé se habrá quedado con hambre y no sabes si los soniditos que haces son alerta de que quiere seguir comiendo. No te preocupes, con ayuda de un experto en lactancia resolvemos la duda.

lactancia
Fuente: iStock

“A lo largo de los años se han generado dudas y miedos sobre el poder de nutrición de las madres, de su pecho”. Esta es la respuesta que nos da el doctor José María Paricio, presidente de la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna (APILAM), especialista en Pediatría y autor de El Libro de la Lactancia (Ed. Vergara), cuando le preguntamos si un bebé puede quedarse con hambre después de una toma de lactancia.

Y es que, la duda de si nuestro bebé tendrá hambre después de mamar se les pasa por la cabeza en más de una ocasión a casi todas las madres lactantes. Pero, ¿cuál es la razón para pensarlo si, tal y como dice el experto, son muchas las generaciones que han crecido sanas gracias a la leche del pecho de su madre?

“Lo habitual es que una mujer fabrique leche suficiente para alimentar a su hijo e, incluso, a sus hijos gemelos, ya que el pecho funciona a demanda”, nos comenta el profesional. Por eso, es muy difícil en la práctica que el bebé se quede con ganas de más al terminar de mamar. “Cuanto más le pedimos al pecho, más leche produce gracias a la estimulación del pezón que realiza el bebé”. Además, dice que igual sucede al contrario. Si reducimos el número de tomas, el pecho pasará a producir menos leche.

¿Puede quedarse con hambre entonces?

Sí podría darse el caso de que el bebé se quede con hambre después de mamar. Pero, tal y como cuenta el doctor, la razón no estaría en la baja producción de leche ya que, como hemos explicado, el pecho es un órgano que funciona a demanda. “Generalmente obedece a errores en la técnica de la lactancia”, explica. Esto es, combinar el pecho y el biberón (como forma de ayuda para cerciorarnos que se queda satisfecho), no conseguir el enganche adecuado del niño al pecho o aguantarnos el dolor de la mama, entre otros.

¿Cómo saber si el bebé se queda con hambre?

Para resolver esta cuestión también hemos contado con la ayuda del doctor Paricio, que nos cuenta que hay varios datos que podría tener en cuenta la madre durante las primeras semanas de vida y que resumimos a continuación:

  • Que no se haya notado la subida de leche dentro de los 3 o 4 días posteriores al parto.
  • Que el bebé haga menos de 6 a 8 tomas diarias y que no esté muy interesado en mamar
  • Que tengamos que despertarlo cada vez que lo vamos a poner al pecho
  • Que no haga casi deposiciones o que sigan siendo de color muy oscuro en lugar de grandes, pastosas o líquidas y amarillas
  • Que haga menos de cuatro micciones diarias

A su vez, recuerda: “el llanto en el lactante no es un buen indicador de que se esté quedando con hambre”. Así que, si tu bebé llora, mejor buscar otras razones.

Otro de los datos muy extendidos y comentados por varios profesionales es estar pendiente al peso del recién nacido, aunque el experto está poco de acuerdo: “durante el primer mes, el peso del bebé es un dato complicado de manejar ya que es normal que pierdan casi el 10% de su peso al nacer los diez primeros días y luego tarden quince en recuperarlo”, nos cuenta. Por tanto, “no es un buen indicador de una lactancia correcta las tres primeras semanas de vida”, bajo su punto de vista.

Eso sí, una vez que ha pasado el primer mes, el peso sí nos puede indicar si la lactancia está evolucionando favorablemente o si, por el contrario, el peque está pasando hambre. Para saber si está en el peso ideal, recomienda consultar las tablas de crecimiento de la OMS para lactantes amamantados.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo