Ser Padres

Útero bicorne: ¿qué es y qué implica?

Es una de las malformaciones más habituales entre las que se pueden producir en la cavidad uterina y dependiendo del grado en el que se produzca así serán sus posibles consecuencias.

Entre las posibles malformaciones congénitas de la cavidad uterina una de las más habituales en el útero bicorne, que se caracteriza por presentar una hendidura en la parte superior, cambiando la forma del útero, que pasa a ser parecida a un corazón en vez de a una pera, por utilizar dos ejemplos fácilmente reconocibles.
La malformación se sitúa por lo tanto en la parte superior del útero, que se divide en dos, de ahí el nombre que recibe, bicorne, con dos cuernos. La ciencia conoce perfectamente a qué se debe que pueda desarrollar esta forma en algunas mujeres: a la fusión incompleta de los conductos de Müller, que en condiciones normales se desarrollan de forma completa hacia la semana 16 de la evolución del embrión.
La hendidura puede ser parcial, que es poco profunda, o más amplia, llegando a ocupar incluso toda la cavidad uterina, duplicando el cérvix, que ya sabes que es sinónimo de cuello uterino. En cualquier caso, aunque la hendidura sea muy profunda, siempre existe comunicación entre los dos cuernos del útero bicorne.

¿Qué supone?

En cuanto a las implicaciones del útero bicorne, la que más preocupa a las mujeres que la sufren es si afecta a la fertilidad. La respuesta es que depende en gran medida del grado de separación que presenta el útero, que como ya hemos explicado puede variar mucho de unos casos a otros. En general, la mayoría de las mujeres con útero bicorne pueden ser madres y de hecho lo logran si así lo desean. Algunas incluso ni siquiera son conscientes de que su útero presenta dos cuernos porque ni siquiera les afecta durante el embarazo y por lo tanto la malformación permanece silenciosa, en un segundo plano.
Lo que ocurre es que según sea el útero bicorne, será el lugar que el bebé tenga a su disposición para desarrollarse dentro del útero. En caso de ser muy profunda la hendidura característica de esta malformación, el espacio queda muy reducido y por lo tanto aumentan las probabilidades de experimentar un parto prematuro porque el feto se quedará pronto sin espacio para seguir creciendo.

Embarazo de riesgo

Salvo casos concretos en los que la malformación, como decíamos anteriormente, no crea inconvenientes, un embarazo con un útero bicorne se considera de alto riesgo porque también se vinculan a esta anomalía abortos espontáneos, entre otras complicaciones.  Por este motivo el control médico será mayor que el habitual y en consecuencia también serán más las restricciones para la madre durante la gestación.
Afortunadamente, los ginecólogos conocen muy bien la anomalía del útero bicorne, por lo que en caso de que el tuyo sea así, ponerte en sus manos es toda una garantía. Solo ellos podrán describirte con todo lujo de detalles tu caso concreto, tanto el tamaño de la misma como sus posibles consecuencias.
tracking