Ser Padres

Estas son las mejores posturas sexuales para practicar durante el embarazo

Durante el embarazo muchas parejas no saben cuáles son las mejores posturas para hacer el amor. Están incómodos o temen hacer algún movimiento que pueda ser perjudicial. Descúbrelas.

¿Sexualidad diferente? El embarazo no supone el fin del sexo, pero hay que adaptarse a los cambios del cuerpo.
Todas las mujeres y sus parejas experimentan cambios en el modo de vivir la sexualidad cuando se convierten en padres o madres: físicos, psicológicos, emocionales... A lo largo del embarazo existen momentos muy diferentes y cambiantes en el tiempo respecto al deseo sexual y las sensaciones. Estas transformaciones, además, varían de unas personas a otras y de un embarazo a otro.
Aunque la sexualidad es una parte muy importante de la vida de las personas, es frecuente que, por pudor, tanto las mujeres como los hombres no se atrevan a formular las preguntas que les surgen cuando acuden a la consulta de la matrona o el ginecólogo.
Se pueden tener hasta viejos prejuicios como que tener relaciones sexuales hace daño al bebé o la mujer pierde la libido y solo piensa en su futuro hijo. La doctora Pilar de la Cueva, ginecóloga, nos da la respuesta a las dudas más comunes.
Salvo contraindicación del médico (por ejemplo, por amenaza de aborto) el sexo es compatible con el embarazo. Pero puede suceder que en este periodo disminuya la apetencia sexual de la mujer, por las molestias típicas del primer trimestre o por temor a dañar al bebé que está gestando. En cualquier caso, consultar con el especialista ayuda a eliminar temores. La matrona o el ginecólogo resolverán esa pregunta que tanto inquieta a la futura madre: "¿va todo bien?". Durante esta etapa del embarazo se puede practicar casi cualquier postura sexual.
La embarazada normalmente se encuentra mejor y suele recobrar el apetito sexual perdido. Las molestias típicas del primer trimestre suelen desaparecer. Y, aunque su cuerpo sigue transformándose, la tripa no supone un impedimento para buscar la mejor postura para hacer el amor. Eso sí, empieza a ser necesario buscar y adoptar posturas para tener sexo que no la presionen. El bebé es ya un ser social a través de sus padres. Los sonidos exteriores que le llegan son sus voces, sus risas y la música que ellos están escuchando. Por eso, cuanto más rico y amoroso sea lo que hay alrededor, mejor.
Las relaciones sexuales suelen disminuir en este periodo porque a la mujer le baja la libido y, además, porque tanto ella como su pareja suelen tener miedo de provocar el parto. Sin embargo, salvo contraindicación médica, el sexo ayuda a liberar ansiedades y mejora la flexibilidad del periné. Los especialistas lo dejan claro: se puede hacer el amor mientras no se presenten contracciones.
Eso sí, hay que buscar las posturas para hacer el amor que más cómodas os resulten y, para conseguirlo, aquí os proponemos algunas de las más cómodas cuando la tripita ya ha crecido.
tracking