Salud en el embarazo

¿Se pueden usar mantas y almohadillas térmicas durante el embarazo?

Durante el embarazo, especialmente a medida que avanzan los meses, es muy común que surjan dolores de espalda y otras molestias musculares. La pregunta es, ¿puede la manta eléctrica o la almohadilla térmica una opción segura?

Se pueden usar mantas y almohadillas térmicas durante el embarazo
Foto: Istock

Los dolores articulares y musculares son muy comunes durante el embarazo, especialmente durante los últimos meses de gestación. Si en algún momento has utilizado una pequeña almohadilla o manta térmica, es probable que ya conozcas los beneficios que puede proporcionar a la hora de calmar los puntos doloridos.

Esto se debe a que no solo son útiles para brindar un alivio inmediato. También pueden actuar como una fuente de calma y comodidad durante un momento que podría ser físicamente incómodo (o tremendamente doloroso y molesto).

La terapia de calor abre los vasos sanguíneos y aumenta el flujo sanguíneo, por lo que es muy útil a la hora de ayudar a aliviar el dolor de los músculos, ligamentos y tendones, a la vez que reduce el dolor articular.

El calor también puede aumentar el rango de movimientos mientras disminuyen los espasmos musculares. Por lo que, por lo general, el uso de calor se puede convertir en una buena forma de aliviar el dolor. Pero, ¿es una opción apropiada, segura y efectiva durante la gestación?

De acuerdo a la American Pregnancy Association, casi todas las mujeres sienten alguna molestia o dolor de espalda durante la gestación. Y las razones pueden ser muy variadas: desde un aumento de los niveles hormonales a un cambio en el centro de gravedad, pasando por el aumento de peso o, finalmente, por la existencia de una postura comprometida, ya que debe adaptarse a su nueva “forma”, lo que puede llevar a una mala postura.

Por otro lado, los calambres musculares también pueden ser habituales para algunas mujeres. Consisten en espasmos musculares involuntarios que ocurren rápidamente, y que pueden llegar a ser dolorosos. En este sentido, se calcula que cerca de la mitad de las embarazadas tendrán calambres musculares en algún momento, principalmente en las piernas. Pero también pueden surgir en otras zonas, como la espalda o el abdomen.

¿Es seguro usar una manta eléctrica durante el embarazo?

Es seguro usar una manta eléctrica durante el embarazo
Foto: Istock

Lo cierto es que, una almohadilla térmica, al igual que una manta eléctrica, pueden ser dos buenas opciones para aliviar el dolor de espalda o pélvico de forma temporal durante el embarazo. O para calmar y reducir los incómodos y molestos calambres musculares. 

Esto se debe a que, a diferencia de una sauna o un SPA, el uso de una almohadilla térmica en partes aisladas del cuerpo no tiende a elevar la temperatura corporal. Eso sí, aunque se considera seguro usar una manta eléctrica o una almohadilla térmica durante la gestación, esto no significa que no se deban tomar algunas precauciones necesarias.

Cómo usar una manta eléctrica o una almohadilla térmica de forma segura durante el embarazo

Es recomendable seguir las siguientes pautas cuando utilices una manta eléctrica, o una almohadilla térmica, durante el embarazo:

  • No es recomendable aplicar el dispositivo directamente sobre la piel. Lo mejor es colocarlo encima de la ropa, o envolverlo en primer lugar con una toalla fina.
  • No se aconseja usar el dispositivo durante largas horas (por ejemplo, durante toda la noche). No se debe aplicar calor durante un período prolongado. En este sentido, los expertos recomiendan no hacerlo más allá de 20 minutos.
  • En caso de que la manta eléctrica permita ajustar la temperatura, es aconsejable utilizar el nivel más bajo que te haga sentir mejor.
  • Es imprescindible evitar quedarse dormida con la manta eléctrica o la almohadilla térmica encendida.

En este sentido, es imprescindible evitar colocar el dispositivo directamente sobre el útero o el abdomen, siendo una ubicación más segura en la espalda baja, las caderas o en otros músculos afectados. Eso sí, en caso de que surja dolor abdominal, es mucho más adecuado comentárselo al médico para asegurarse de que todo está bien.

Como vemos, el uso de una manta eléctrica o una almohadilla térmica durante la gestación, por lo general, se considera seguro, siempre y cuando se tomen las precauciones adecuadas. En todo caso, se recomienda que, en caso de duda, se pregunte primero a nuestro médico de confianza.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo